¿Como Cavallo en 2001?… Macri le dará “superpoderes” a Dujovne

0
180


El ministro de Hacienda coordinará a nueve ministerios y tendrá a su cargo cuatro “misiones” clave: bajar el déficit fiscal y la inflación, no bajar el crecimiento y supervisar la ejecución del presupuesto.

Las empresas periodísticas con llegada directa a las “fuentes” oficiales informaron en sus ediciones dominicales que Mauricio Macri (luego de una reciente reunión reservada en la quinta de Olivos) decidió darle un nuevo rol a su ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne: será algo así como un “superministro”.

En su edición impresa Clarín publicó que fuentes de la Casa Rosada dijeron que “Mauricio no cree en la figura de un superministro” y que por eso su decisión no provocará la necesidad de ningún anuncio oficial sobre cambios o reacomodamientos en el Gabinete. Esas medidas de corte interno “directamente se pondrán en marcha”, dice Clarín que dicen esas fuentes.

Según se informa, el titular de la cartera económica pasará a ser el coordinador del trabajo de nueve ministerios y tendrá a su cargo afrontar “los cuatro desafíos más importantes” que tiene por delante el Gobierno.

Los ministerios, y sus respectivos titulares, que pasará a coordinar Dujovne son el de Finanzas de Luis Caputo, el de Interior de Rogelio Frigerio, el de Trabajo de Jorge Triaca, el de Energía de Juan José Aranguren, el de Transporte de Guillermo Dietrich, el de Agroindustria de Luis Etchevehere, el de Producción de Francisco Cabrera, el de Modernización de Andrés Ibarra y el de Turismo de Gustavo Santos.

Según explicaron “cerca del ministro de Hacienda”, los cuatro desafíos serían la reducción drástica del déficit fiscal, no bajar demasiado el índice de crecimiento, lograr algún tipo de limitación a la inflación y “controlar” la ejecución del presupuesto. Todos elementos, naturalmente, íntimamente relacionados entre sí.

Déficit fiscal: es una de las claves para que el Gobierno pueda avanzar en un préstamo del Fondo Monetario Internacional. Y es uno de los caballitos de batalla de Macri, sus ministros y sus propagandistas mediáticos que ahora pusieron de moda el latiguillo “no podemos vivir gastando más de lo que ingresa”.

Crecimiento: El propio Dujovne reconoció recientemente que por la “volatilidad” de los mercados financieros Argentina tendrá “menor crecimiento y más inflación” de lo esperado. Ahora él será el encargado principal de evitar que sus pronósticos arrojen números muy alejados de las previsiones realizadas prematuramente.

Inflación: Después de decir en la conferencia de prensa del miércoles que bajar la inflación es casi una tarea exclusiva del presidente del Banco Central Federico Sturzenegger, ahora parece que a Dujovne le tocará compartir esa misión “clave” para la subsistencia del gobierno de Cambiemos. El “superministro”, dicen, será el responsable de aceitar la comunicación con Sturzenegger para trabajar juntos en pos de ese dificilísimo objetivo.

Presupuesto: a partir de ahora Dujovne controlaría los gastos de los nueve ministerios. Eso significa que podrá disponer sobre los egresos y pagos de esas dependencias oficiales, algo que desde diciembre de 2015 estaba en manos de los “ojos presidenciales” Mario Quintana y Gustavo Lopetegui. Y la directiva sería que actúe tanto sobre el presupuesto vigente (2018) como sobre el que se prepare para el año próximo.

La idea de un “superministro” en la estratégica área económica inevitablemente hace recordar a los “superpoderes” que obtuvo en marzo de 2001 el entonces ministro de Economía Domingo Cavallo. En aquel momento fue el propio Congreso el que le concedió, a pedido de Fernando de la Rúa, una batería de facultades al “padre de la convertibilidad” para supuestamente capear la crisis económica, financiera y social que afrontaba el gobierno de la Alianza.

Hoy no están dadas las condiciones para que Macri apele al Congreso para acompañar el mayor fortalecimiento político de Dujovne. Y, a priori, la facultad de tomar decisiones y medidas habilitada a Dujovne distaría bastante de la obtenida en aquel momento por Cavallo. Vale recordar que “Mingo” fue habilitado a subir o bajar impuestos, fusionar o descentralizar organismos públicos, derogar leyes que afecten o regulen el funcionamiento de estos, garantizar operaciones de crédito público mediante fondos de recaudación de impuestos y, entre otras, modificar la ley de Ministerios.

Lo cierto es que Dujovne convertido en “superministro”, en el marco de una crisis económica, política y de credibilidad que tiene al gobierno de Cambiemos en el centro de la escena, es un elemento más que contribuye a recrear un contexto con aroma a delarruismo.



Source link