Consecuencias del FMI: los medicamentos se volvieron un bien de lujo

0
87


La crisis se siente y en particular las familias que acuden al hospital público. Nación y las obras sociales cada día aumentan las trabas burocráticas para la entrega de la medicación.

Las historias que vemos en los Hospitales cada día son peores. No hay padre, ni madre que no acuda por ayuda, con lágrimas en los ojos, con bronca, con impotencia por quienes les tienen que dar respuesta y no se la dan. O también por estar dando vueltas de un lado a otro durante meses.

Una y otra vez escuchamos los que sostenemos a las familias “no me alcanza la plata para comprarle la leche que mi bebé necesita, la lata sale $ 800 por semana”, “me echaron y no tengo plata para comprar la medicación”. “ Me dijeron que no me cubren los materiales”. Son padres que además de cuidar a sus hijes, tienen que salir a golpear puertas de ministerios, obras sociales, van y vienen con un sello, con una documentación que les falta. Ellos son los olvidados, sus hijes mientras tanto esperan durante meses una respuesta.

Las obras sociales ponen trabas al igual que nación a entregar medicación de alto costo, porque son un gasto. Qué piden? Justificación sobre ya lo justificado médicamente, qué pretenden? Dilatar…. las obras sociales dicen no tener plata para pagar a las droguerías. A quiénes comprometen en la salud? A los más chicos..

Como si toda esta situación no fuera poca, cuando llegan al hospital luego de horas de largo viaje, y horas de estar en el hospital la dirección del mismo le pide seguir golpeando puertas para ver si se les autoriza un plato de comida a los pacientes ambulatorios.

Las medicaciones van desde las de alto costo, las que son para tratamientos ontológicos, las de epilepsia, post transplante. Los laboratorios son monopolios que controlan la medicación y en el mercado está a precio dólar, es decir inaccesible.

Juegan con la salud, porque la salud no es un derecho sino un privilegio y así como creció la pobreza las penurias cada día son mayores.

Este es el mundo del FMI que tanto el macrismo y el peronismo en las provincias implementan.

En el interior es aun más grave, la falta de presupuesto, de insumos y mismo de Hospitales para la atención se hace insoportable. No hay forma de renegociar la deuda porque la situación va a empeorar.

La única salida posible es romper con el FMI, que la plata vaya a salud, educación y trabajo. Derrotemos al FMI y su ajuste organizando una fuerza política social que impulse la movilización de las mujeres, los trabajadores y la juventud, con esta perspectiva para dar vuelta todo.



Source link