Constanza Contreras: "hay que declarar la emergencia educativa para frenar la deserción"

0
34


A través de su consejera, la Agrupación Lillo a la Izquierda propuso que se declare la emergencia educativa contra la deserción estudiantil en la universidad.

Después de los anuncios del miércoles pasado, el Gobierno continúa haciendo anuncios que solo están pensados en clave electoral y no compensan el brutal golpe al bolsillo de la devaluación. Esto golpea en la realidad de todos los estudiantes que asisten a la UNT.

Sabemos que la devaluación implica más ajuste por la pérdida de poder adquisitivo de los salarios. Eso repercute a la hora de poder estudiar ya que hay que ajustar gastos. La juventud es uno de los sectores más afectados, especialmente los estudiantes del interior o quienes están en doble turno y deben almorzar en las facultades, porque además del aumento de los precios en la canasta básica alimentaria deberán afrontar doble boleto.

El mes pasado el gobierno provincial habilitó un nuevo tarifazo al trasporte público que también sufrimos los estudiantes porque “boleto estudiantil universitario gratuito” (BEGU), en realidad no es universal. Tiene un cupo limitado y los requisitos son muy exigentes, que incluyen vivir en la capital y aprobar 4 finales por año.

Con el dólar por las nubes no sabemos hasta qué punto puede durar el precio de las naftas y por ende un posible nuevo tarifazo en trasporte. La semana pasada por un aviso de empleo de Gómez Pardo hubo más de 10 mil personas por 500 puestos de empleo. Se vuelve cada vez más difícil conseguir un laburo con el cual poder sustentarse y si se consigue es no registrado, precarizado y mal pago. Los estudiantes que tienen que trabajar, además de venir a la facultad, son los que están más expuestos a esta situación.

También el precio de las fotocopias se va por las nubes y poder cargar la tarjeta del colectivo se vuelve un lujo. Ni hablar si necesitas buscar un alquiler cerca de la facultad, se vuelve imposible. Claramente esto profundizará la deserción estudiantil sino se toman medidas urgentes.

Ante todo esto la agrupación Lillo a la Izquierda a través de su consejera estudiantil, Constanza Contreras, llevó al Consejo Directivo de la facultad una propuesta para que se declare la “emergencia educativa”, propuesta que incluye:

• Elevar la propuesta al consejo deliberante que exija a la municipalidad y al gobierno de la provincia quitar las restricciones al BEGU y que sea universal para todos los estudiantes de toda la provincia.

• Arbitrar los medios necesarios para conseguir fondos para dar becas de estudio a los estudiantes que necesiten ayuda económica.

• Arbitrar los medios necesarios para conseguir fondos para dar becas de almuerzo para todos los estudiantes del interior y para los que necesiten quedarse en la universidad doble turno.

• Con la información del SIU-guaraní elaborar un informe sobre las condiciones socio-económicas de los estudiantes en forma general para tomar medidas en contra de la deserción.

Lo que el consejo decidió es elevar la nota de ese pedido al Consejo Superior del rectorado para que lo trate. En función de ello, Constanza Contreras, insistió en que se saque un comunicado público en las 13 universidades para ejercer presión al Consejo Superior y no pase como si nada.

Cabe recordar que el rector de la UNT, José García, junto a los 13 rectores de la UNT firmó un documento donde expresaba el respaldo a la fórmula de Juntos por el Cambio, encabezada por Mauricio Macri y Miguel Ángel Pichetto, dando apoyo a la continuidad del modelo económico que rige hoy en la Argentina con el argumento de cuidar la educación pública. Deberían estar preocupados ante esta situación que agrava, más aun, el ya bajo presupuesto para educación.

¿Qué hacen las conducciones del centro de estudiantes de cada facultad?

Las distintas conducciones del centro, en su mayoría radicales como franja morada o peronistas/kichneristas como La Bolivar, no llamaron ni siquiera a una asamblea para que les estudiantes podamos organizarnos, debatir, tomar medidas desde la facultad para hacerle frente a la crisis.

Están en silencio ante la deserción estudiantil; no dicen nada del presupuesto que se votó para educación este año. Todas esas corrientes tienen consejeros en el Consejo Superior pero no han propuesto ninguna medida frente al enorme problema que se avecina para los estudiantes con el inminente colapso económico.

¿Y los diferentes bloques políticos?

Desesperado por su dura derrota electoral en las PASO, el oficialismo continúa anunciando medidas económicas. Se trata de manotazos de ahogado por parte de un Gobierno que busca poder terminar su mandato y no seguir derrumbándose aún más en las elecciones de octubre. A la vez, son paliativos que no compensan el brutal golpe al bolsillo que significa la devaluación, y menos aún lo perdido durante todo su mandato.

Por su parte, Alberto Fernández tomó el rol de apoyar el golpe devaluatorio y llevar tranquilidad a los “mercados”, diciendo que el dólar a $ 60 es “razonable”, dando su acuerdo así al gran saqueo al salario que tuvo lugar estos días.

Toda esta corrida cambiaria que sucedió en cuestión de horas tanto cambiemos de Macri como el PJ de Fernández callan que a los únicos beneficiarios son los empresarios y especuladores financieros, que pulverizan los salarios. Alberto Fernández ya aseguró que si gana las elecciones va a seguir pagándole la deuda al FMI a costa del bolsillo y el empeoramiento de las condiciones de vida de las familias trabajadoras.

El Frente de Izquierda y de los Trabajadores – Unidad propone el aumento inmediato de salarios y jubilaciones en función de la inflación y que cubran la canasta familiar; aumento de los planes sociales; anular los tarifazos, prohibición de los despidos y ocupación bajo control obrero de toda empresa que cierre o despida masivamente. Junto a estas medidas de emergencia el FIT-U plantea que hay que romper con el FMI y dejar de pagar la deuda. Esto va de la mano con la nacionalización de la banca para que los empresarios no fuguen más plata al exterior y el monopolio estatal del comercio exterior para terminar con la especulación del dólar.

Para eso es indispensable desarrollar una gran movilización de todos los sectores en lucha y del estudiantado de las escuelas y universidades, para que un puñado de especuladores no decida sobre el futuro de las grandes mayorías.

Bajo estas consignas el FIT-U y el sindicalismo combativo convoca para este jueves 22 de agosto a una movilización en todo el país exigiendo paro nacional activo de 36 horas y un plan de lucha a las centrales sindicales.

En Tucumán la marcha será a las 18 hs, desde plaza Urquiza hacia plaza Independencia.



Source link