Constructora china representada por Gil Lavedra fue inhabilitada por Banco Mundial por corrupción

0
115


China Gezhouba Group Company fue inhabilitada por mala praxis “en relación con la conservación de agua, la recuperación de terremotos y la gestión de inundaciones”. Una empresa con malos antecedentes.

Hace dos semanas se hizo de público conocimiento que el jurista y socio radical de la coalición Cambiemos, Ricardo Gil Lavedra, participó de una reunión en el Ministerio de Energía y Minería en representación de la constructora China Gezhouba Group Company, la empresa asociada a Electroingeniería en el proyecto de las polémicas represas de Santa Cruz. Se trata de dos de las grandes firmas beneficiadas con la obra pública durante el kirchnerismo.

El tema se dio a conocer luego de que Gil Lavedra apareciera en los registros de audiencia del exministro Juan José Aranguren. Según la documentación, el ex CEO de Shell se reunió con el radical el 31 de mayo pasado a pedido del abogado (“solicitante”), quien actuó “en representación” de los capitales chinos y siendo acompañado por Gerardo Ferreyra, el hoy detenido vicepresidente de Electroingeniería, y por Hu Zhijun, miembro del comité de la Unión Transitoria de Empresas que lleva adelante el cuestionado proyecto. El objetivo de la reunión era discutir cómo acelerar la marcha de la obra, frenada desde hace dos años por un reclamo ambiental.

Entre las irregularidades están la inconsistencia del estudio de impacto ambiental, por el que fue imputado el subsecretario de Energía Hidroeléctrica Jorge Marcolini, Aranguren y Laura Alonso; la ausencia de una consulta previa e informada a los pueblos originarios, lo que ha sido denunciado por miembros de la comunidad mapuche-tehuelche Lof Fem Mapu Per Jur; y las denuncias contra la constructora China Gezhouba Group Company, inhabilitada por el Banco Mundial para recibir financiamiento de este organismo por “fraude y corrupción”.

Relacionado: Hallaron sitios sagrados de pueblos originarios en obras de las represas del río Santa Cruz

Gezhouba International, una empresa corrupta y destructora

Según el Ministerio de Economía de la República Popular China, la empresa que ganó la licitación para la construcción de las represas de Santa Cruz, ocupa el quinto lugar entre las orientales que operan en el exterior en cuanto al valor de los contratos de obras firmados en 2013 (con un volumen de U$S 8.230 millones). Opera en 53 países, entre ellos varios de América Latina, lo que le ha valido la hostilidad de Estados Unidos, que ve al gigante asiático como una amenaza para el control de lo que considera su patio trasero.

En mayo de 2015 fue sancionada por el Banco Mundial tras el reconocimiento de mala praxis “en tres proyectos financiados por el Banco en la República Popular de China en relación con la conservación del agua, la recuperación de terremotos y la gestión de inundaciones”, según declaró el organismo.

En un listado titulado “Fraude y corrupción”, el organismo internacional de crédito incluyó a “las firmas y personas naturales inhabilitadas para la adjudicación de contratos financiados por el Banco Mundial durante los períodos indicados por haber transgredido las disposiciones sobre fraude y corrupción establecidas en el párrafo 1.14 de las Normas sobre adquisiciones y el párrafo 1.22 de las Normas sobre selección de consultores”.

Allí aparecen cuatro filiales de la mencionada empresa: China Gezhouba NO. 1 Engineering Company LTD, China Gezhouba NO. 5 Engineering Company LTD, China Gezhouba NO.6 Engineering Company LTD y China Gezhouba Three Geroges Engineering Company Limited. La sanción abarcó el periodo comprendido entre el 26 de mayo de 2015 y el 26 de noviembre de 2016. Y si bien Gezhouda señaló que se trató de filiales y no de China Gezhouba Group Company, la constatación en “Fraude y corrupción” señala que “la inhabilitación se hace extensiva a cualquier firma o persona natural que controle directa o indirectamente a la firma inhabilitada o a cualquier firma controlada directa o indirectamente por la firma inhabilitada”.

En cumplimiento de un acuerdo conjunto de sanciones, la medida también fue aplicada automáticamente por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Mientras que en Colombia, y tras dos años de indagación preliminar, la Superintendencia de Comercio e Industria formuló un “Pliego de Cargos por colusión o cartelización empresarial y otras prácticas anticompetitivas” que habrían ocurrido en el proceso de selección contractual para la construcción de una autopista (Tercer Carril Bogotá – Girardot) bajo la modalidad de Asociación Público Privada (APP). Entre las empresas coludidas se encuentra Gezhouba. Así lo notificó la SIC el pasado 14 de agosto.

Relacionado: En Colombia acusaron de colusión a Gezhouba, la constructora china asociada a Electroingeniería

Tres Gargantas y el desastre en el río Yangtsé

Gezhouba fue responsable de la construcción de la represa de las Tres Gargantas sobre el río Yangtsé, el proyecto hidroeléctrico más grande del mundo con una potencia instalada de 22.500 MW. Según International Rivers, “el proyecto ha estado plagado de corrupción, costos crecientes, impactos ambientales, violaciones de derechos humanos y dificultades de reasentamiento”.

El resultado fue más de 1,2 millones de personas desplazadas, 13 ciudades, 140 pueblos y 1350 aldeas inundadas. Sus más de 600 kilómetros de longitud de embalse inundaron unos 1300 sitios arqueológicos, que poseían elementos del Paleolítico y el Neolítico, entierros ancestrales, tumbas aristocráticas y obras de las dinastías Ming y Qing.

Los efectos sobre el medioambiente también han sido considerados como alarmantes. Un ejemplo es la reciente extinción del baiji o delfín chino, una especie endémica del río Yangtsé. La construcción llevó al límite las condiciones que esta especie podía soportar. Finalmente en 2008, tras haberse realizado exhaustivas búsquedas, el baiji fue declarado oficialmente extinto.

“La sumersión de cientos de fábricas, minas y vertederos de residuos, y la presencia de centros industriales masivos río arriba están creando un pantano enconado de efluentes, limo, contaminantes industriales y basura en el depósito. La erosión del embalse y las riberas de los ríos aguas abajo está causando deslizamientos de tierra y amenazando una de las pesquerías más grandes del mundo en el Mar Oriental de China”, denuncia International Rivers.

Según un estudio de Yujun Yi, Zhaoyin Wang y Zhifeng Yang de la Escuela de Medioambiente de la Universidad Normal de Beijing y de la Universidad de Tsinghua, la represa de Gezhouba y el Proyecto de las Tres Gargantas ha provocado que la población de las cuatro principales especies de carpa del río, que tienen una importancia significativa para la pesca, sufra una importante reducción.

“Estas reducciones en la población de especies se atribuyen principalmente a la pérdida de la zona de desove causada por la construcción de la represa”, señalaron los científicos en su estudio, titulado Impact of the Gezhouba and Three Gorges Dams on habitat suitability of carps in the Yangtze River. Para Yi, Wang y Yang, la construcción de represas puede reducir la conectividad de los ríos, fragmentar las cuencas hidrográficas, afectar las asociaciones de peces al interrumpir la migración y reducir la diversidad de especies.

Para International Rivers, “el peso del agua del reservorio tiene a muchos científicos preocupados por la sismicidad inducida por los depósitos. Los críticos también han argumentado que el proyecto puede haber exacerbado las sequías recientes al retener el suministro crítico de agua a los usuarios y ecosistemas aguas abajo, y a través de la creación de un microclima por su reservorio gigante. En 2011, el organismo gubernamental más alto de China reconoció oficialmente por primera vez los “problemas urgentes” de la represa de las Tres Gargantas”.

Pese a que la obra es considerada un “modelo del desastre”, las empresas chinas no tienen problemas en replicarlo a nivel nacional e internacional. Gracias a Tres Gargantas, China adquirió los conocimientos para construir grandes proyectos hidroeléctricos y ha comenzado a exportarlos a todo el mundo, con sus devastadoras consecuencias sociales y ambientales. En el caso de las represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic son varias las irregularidades, afectando a las comunidades locales, en las que se encuentran involucrados tanto funcionarios de la administración kirchnerista como de la macrista. Todo parece indicar que saqueo, despojo y corrupción van de la mano sin importa el color político.

Recomendado: Corrupción K y M en las obras de las represas del río Santa Cruz



Source link