Córdoba: el Ministro de Finanzas presentó el presupuesto provincial para 2019

0
69


Osvaldo Giordani destacó la cuatro lineas estratégica de la economía provincial para el 2019: bajar impuestos y presión tributaria para empresarios, financiar futuras obras con deuda en dolares, aumentos de sueldo por debajo de la inflación real.

El ministro de finanzas presentó los puntos principales del proyecto de presupuesto provincial con el cual el oficializamos pretende hacerle frente a la crisis en 2019. Según Giordano, cuatro líneas estratégicas ordenan el presupuesto para el próximo año: bajar impuestos y presión tributaria, fortalecer la “inversión social”, mejorar la calidad de cómo administran los estados y consolidar el plan de obras para el desarrollo provincial.

Una primera lectura permite delinear algunos objetivos del gobierno. La baja de impuesto Ingresos Brutos es un recorte de ingresos provinciales que el gobierno prevé acompañar con un política de achicar el gasto público: la variable de ajuste, al igual que este año, el salario de los empleados públicos.

Además, la obra pública, uno de los puntales de la gestión schiarettista, se financiará con más deuda en dolares. Este es uno de los puntos mas criticados por las oposición.

El Presupuesto de ajuste se aprobaría el próximo 5 de diciembre sin mayores contratiempos. El oficialismo tiene los votos necesarios, pero es probable que varios opositores también levanten la mano, devolviendo el manso favor que el hizo schiarettismo al votar el Presupuesto nacional.

Por lo pronto Osvaldo Giordano, como si se tratara de un show, se propuso explicar la componentes del presupuesto con caramelos sugus.

El “énfasis” en inversión social: como amortiguar los tarifazos

Luego de un año de tarifazos (en luz, agua, gas, transporte) sobre el pueblo trabajador una de sus prioridades es la ayuda social. El presupuesto prevé 19 mil millones de pesos a distintos programa sociales, entre ellos unos dos mil millones de pesos se utilizarán para cubrir los subsidios al transporte, luego de que el Gobierno nacional recortara sus aportes. También habrá una partida de 600 millones de pesos para la tarifa social de electricidad.

Es un intento de compensar los fuertes aumentos en los servicios, pero al mismo tiempo se actualizan el impuesto inmobiliaria rural.

Baja de impuestos y recorte del gasto público

La baja de la carga impositiva que implementará la Provincia, a partir del año que viene, se trata de una reducción del cinco por ciento del Impuesto a los Ingresos Brutos. Esto significará 6.140 millones de pesos menos para las arcas provinciales.

El gobierno buscará cubrir esa falta de ingresos con un aumento del Inmobiliario Urbano y Rural, que ya se habían actualizado en el presupuesto del corriente en el marco del pacto fiscal, y por otro lado continuar con el recorte en el gasto público. Se destaca que aumento salarial previsto para los agentes públicos provinciales se ubicará en línea con la inflación prevista por el Gobierno nacional para el año próximo: el 23 por ciento.

La legisladora Laura Vilches del PTS-FIT reclamo vía redes que la Iglesia Católica y otros cultos son beneficiados con exenciones impositivas, pero que se dedican a lucrativos negocios.

Deuda, un problema en crecimiento para Córdoba

El aumento de la deuda provincial en dolares es uno de los puntos mas criticados del plan económico del oficialismo.

El endeudamiento previsto para el año próximo será de alrededor de 20 mil millones de pesos, es decir, unos 500 millones de dólares. Actualmente Córdoba tiene una deuda que supera los 100 mil millones de pesos. Gran parte de la deuda está en dolares.

Los 500 millones de dolares extras fueron autorizados en la Legislatura 10 días atrás. Es parte de la política de Schiaretti de gestionar créditos directos en dólares con bancos extranjeros con aval de la Nación.

Lograr financiamiento externo es vital para que el oficialismo pueda mantener en funcionamiento obra pública, en el marco del parate económico. El presupuesto para obras de infraestructura en 2019 es similar al del año pasado (unos 41 mil millones de pesos), con una inflación para este año estimada en más del 40 por ciento, nominalmente, significa que habrá menos recursos para proyectos de infraestructura.



Source link