Cumbre antiabusos: sobrevivientes repudian “simulación e hipocresía” del Vaticano

0
73


Para la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico la puesta en escena de Francisco no hace más que demostrar que la Santa Sede es un “Estado genocida” de niños, niñas y adolescentes.

A través de un comunicado emitido este domingo con el título “El pastor mentiroso”, la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico de Argentina hizo público su repudio “ante la finalización de la cumbre antipederastia”.

El evento se dio en el Vaticano entre el jueves y el domingo. Había sido convocado por el papa en medio de la catarata de escándalos que salen todo el tiempo a la luz, con cientos de clérigos abusadores y miles de víctimas alrededor de todo el mundo.

“Ante este evento llevado a cabo por jerarcas del catolicismo, tendiente a tratar el flagelo del abuso sexual infantil por parte del clero”, la Red de Sobrevivientes enumera una serie de puntos que demuestran la imposibilidad de que pueda producirse algún cambio en la actitud de la alta jerarquía eclesiástica para con los criminales que contiene en sus filas.

“1. Hemos presenciado un nuevo acto de simulación e hipocresía por parte de funcionarios de un Estado independiente, incumplidor serial de Convenciones internacionales sobre Derechos Humanos. Esta Cumbre confirma el estado de corrupción sistémica que impera en la Santa Sede, al evadir premeditadamente las exhortaciones que organismos internacionales le hicieran hace cinco años atrás”.

“2. El objetivo de esta cumbre era la protección de los menores dentro de la iglesia en todos los ámbitos en que ésta incide en la vida de niñas, niños y adolescentes. Pero este objetivo se desenfoca y pierde valor al concluir que la pederastia eclesiástica es solo una parte del abuso como problemática transversal y amplísima tanto que la incidencia de la iglesia resulta siendo mínima, lo que se opone de plano a la organización de una cumbre mundial para tratarla.”

“3. La ‘credibilidad’ de la institución es un valor supremo que como tal, está por encima de la vida y la salud física y psíquica de víctimas y sobrevivientes (es pertinente recordar que el carácter traumático del abuso a muchas víctimas las ha llevado al suicidio). Aún ante esto, los casos de abuso se tratan de forma endógena, lo que nos permite ratificar el carácter transpersonal de la iglesia católica.”

“4. El trato irrespetuoso, denigrante y revictimizante que tuvieron las víctimas – no permitiéndoles el debate ‘cara a cara’, dentro de las deliberaciones – demuestra el alto grado de miseria y cobardía de todos y cada uno de los jerarcas. También el desprecio y la cosificación de estas, tratadas como parias, verdaderos ajenos a lo que se estaba abordando. Estas acciones implican un retroceso sustancial ya que muchas víctimas dispuestas a denunciar pueden desistir de hacerlo y retrasarán o postergarán definitivamente su proceso de recuperación.”

“5. La fraseología bíblica, propia de ‘filisteos de honor’ y el uso de un lenguaje inquisitorial en comunicaciones informales confirman su ineptitud y contumacia en no tratar el flagelo dentro del marco del derecho internacional de los derechos humanos, inexistentes dentro de la organización y funcionamiento eclesial.”

“6. La perspectiva moralista, propia de neofariseos, indica la pérdida de rumbo de una institución religiosa cuya ética ha devenido en un histórico fracaso y es causa de incontables males globales. Cumplir en lo formal, mentir, negar, encubrir y seguir dañando a niños y niñas, es su eje existencial.”

“7. Las 21 propuestas de esta iglesia-pastor mentiroso que fueron simples ‘puntos de partida’, no son otra cosa que medidas ya existentes, mecanismos obsoletos que sólo buscan blindar la institución a favor de los sacerdotes y monjas abusadores y – obviamente – en contra de las víctimas, a las que se les niegan los más elementales derechos y garantías.”

“8. Las medidas de profilaxis y de conducta propuestas por el papa – como la N° 19 – dejan ver el grado de perversión, inmoralidad y libertinaje de sujetos que necesitan de una norma jurídica para no violar niños y niñas. Una radiografía de la putrefacción mental y espiritual de una casta social que se ha caracterizado por su ilimitado vampirismo.”

“9. Esta Red, sin perjuicio de las medidas de acción que propone a las personas de buena voluntad – en documento anexo -, invita a la opinión pública global a declarar a la Santa Sede “estado genocida”, hasta que de una buena vez se decida a cumplir con los compromisos que asumió al suscribir las Convenciones internacionales sobre Derechos Humanos.”



Source link