Debate: el crimen social de Moreno y la lucha del movimiento de mujeres

0
109


Entre el crimen social de Moreno y la lucha de las mujeres por su derecho a decidir. Una política para llevar adelante en las escuelas y un debate en el Suteba Quilmes.

El viernes 3 de agosto, en el marco de un paro masivo que en nuestro distrito alcanzó más de un 90% de acatamiento, en Quilmes realizamos una importante movilización de los gremios docentes y estatales para denunciar el crimen social que terminó con la vida de nuestros compañeros Sandra y Rubén.

La muerte de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez, expresa dramáticamente lo que desde hace años vivimos en las escuelas públicas: paredes electrificadas, filtraciones de agua en techos y paredes, falta de vidrios, caída de cielorrasos, problemas en las instalaciones de gas… Estos se han agudizado en estos dos últimos años, más que por la “desidia” o “la ausencia del Estado”, por la política direccionada desde el gobierno nacional y el provincial, actual y anterior.

Esta situación no es nueva: bajo el kirchnerismo la docencia reclamó tener escuelas en condiciones y hemos denunciado que nuestros edificios se caían a pedazos. Durante más de una década se siguió pagando la deuda mientras se desfinanciaba la educación pública.

Esta política ahora se profundiza: una de las medidas del gobierno de María Eugenia Vidal fue disolver la UEP, encargada de infraestructura ¡Extraña forma de resguardar las condiciones de enseñar y aprender, y de resguardar “la vida”, por parte de quien se ha pronunciado junto con Monseñor Aguer -arzobispo de La Plata- como enemiga de la sanción de la ley de aborto seguro y gratuito!

Al mismo tiempo que en Moreno se realizaba una gran manifestación (que podría haberse transformado en una verdadera pueblada de haber convocado el Suteba provincial a todas las y los docentes de la provincia de Buenos Aires allí) el presidente Macri visitaba el municipio de Quilmes y expresaba en el Club Bernal que “una pérdida de gas era un problemita”. Terrible provocación ante la explosión que provocó la muerte de dos trabajadores de la educación, “problemita” que terminó con dos vidas, y que se explica por el desfinanciamiento en educación, debido al ajuste que aplica su gobierno conforme a los dictados del FMI.

Desde la Marrón sostenemos que los presupuestos de hambre que dicta el FMI y que este gobierno aplica, no sólo deterioran la calidad educativa, sino que ponen en riesgo la vida estudiantes (ya que la escuela 49 de Moreno podría haberse convertido en un nuevo Cromañón de haber ingresado niños más temprano), de auxiliares y de docentes. Por eso decimos que no hay que pagar la deuda y con esa plata financiar la educación, ya que, como lo demuestra este crimen social, son ellos o nosotros.

¿Cómo seguimos?: la democracia sindical y la fuerza de las mujeres trabajadoras para ganar

La emergencia en infraestructura que padece la educación pública requiere una respuesta urgente. Sandra y Rubén perdieron sus vidas porque garantizaban el desayuno de sus alumnos, como lo hacemos diariamente la mayoría de las y los docentes, docentes que fuimos tratados como vagos por el gobierno anterior “porque trabajamos cuatro horas y tenemos tres meses de vacaciones” y como “los que tomamos como rehenes a los chicos cuando hacemos paro”, por el gobierno actual.

Las y los docentes sabemos que la lucha por aumento de presupuesto educativo la tenemos que hacer con los padres de nuestros alumnos, por eso tenemos que poner en pie comités de infraestructura en cada escuela, con las familias, los docentes y los auxiliares, para que seamos nosotros los que evaluemos las condiciones de la escuela y así exigir al Estado la partida presupuestaria y los plazos de las obras. Pero esta lucha debe ser centralizada, ya que el problema no es de cada escuela, sino que es una situación gravísima que atraviesa a todas las escuelas del país, cuya solución no debe provenir de las cooperadoras, sino de quien es el responsable: el gobierno provincial y nacional. Naturalizar el problema de infraestructura o buscar resquicios y parches como su solución en cooperadoras escolares, o sponsors privados profundiza la municipalización y la autogestión, encubriendo la responsabilidad del Estado.

El parazo del viernes, que rompió la conciliación obligatoria trucha de Vidal, y, sobre todo, la lucha que venimos desarrollando las mujeres trabajadoras estos últimos meses -en particular el 13J donde miles nos movilizamos por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito- pelea que tenemos que redoblar el 8 de agosto, demuestran que, en un gremio mayoritariamente femenino, fuerza hay. Por eso es necesario desplegar la fuerza de los trabajadores y las trabajadoras de la educación, y que sean protagonistas de todas las decisiones.

Para eso, desde la Marrón decimos que en cada escuela tenemos que hacer asambleas por escuela de docentes y la comunidad educativa. Y exigir a Suteba la convocatoria a asambleas distritales comunes de todos los sindicatos, y afiliados y no afiliados, junto a un plenario de delegados de toda la provincia con mandatos de base para decidir cómo continuar.

Debates con la agrupación Azul y Blanca (PCR)

Como parte de la directiva de la seccional Quilmes consideramos que no se puede reducir la participación a la convocatoria a plenario de delegados distrital como instancia de decisión. Venimos insistiendo sin obtener ninguna respuesta por parte de la Azul y Blanca, de la necesidad de convocar a asamblea distrital con mandatos de asamblea de escuela, para ampliar la participación no solo a los delegados de escuela sino al conjunto de los y las docentes del distrito, afiliados y no afiliados. Algo que se encuentra instalado en seccionales recuperadas como Tigre y Matanza, como una conquista. Un método de decisión totalmente distinto al que impone la conducción de Suteba Provincia en manos de la Celeste, donde incluso los plenarios de delegados son consultivos y resuelven los secretarios generales.

Consideramos un error, por ejemplo, que no se haya convocado a una asamblea para decidir la continuidad del no inicio de 72 horas, buscando la forma más amplia de decisión. Ejemplo de esto es que a pesar de lo resuelto en un plenario de delegados hubo escuelas en Quilmes que aún de todas formas pararon junto al resto de las seccionales Multicolor. Ahora nuevamente tampoco se convocará a asamblea sino a plenario de delegados este 6/8, a sabiendas que solo hay unas horas para poder realizar asambleas de escuela.

Hemos solicitado una reunión de Comisión Ejecutiva Seccional para debatir estas cuestiones y tampoco nos han respondido.

No podemos quedarnos a mitad de camino. Tenemos que democratizar el sindicato en todas sus instancias.

Por esto también consideramos que no tenemos que dejar en manos de los directivos o delegados la decisión sobre los problemas de infraestructura que ponen en riesgo a toda la comunidad, sino formar comités por escuela y asambleas.

Por otro lado, 13J -mientras el resto de las seccionales conducidas por la Multicolor decidieron parar y acompañar la enorme movilización de centenares de miles de mujeres al Congreso por el derecho al aborto- Suteba Quilmes no paró. Este 8 de agosto tenemos la oportunidad de dar una pelea de conjunto para que CTERA y Suteba llamen al paro y sino garantizar el paro en nuestro distrito, para que quienes quieran puedan movilizarse, porque no queremos ni una muerta más en las escuelas, ni tampoco más muertas por abortos clandestinos.

La lucha que iniciamos y se merecen los compañeros que murieron en Moreno, que se aúna con la lucha de las mujeres por sus derechos, merece las amplias instancias de organización y un plan de lucha y acciones a la altura.



Source link