Derecho al aborto: ¿qué expresan las candidaturas de las listas porteñas?

0
107


Entre otras cosas, la lucha por el aborto legal mostró cuáles son los intereses y responsabilidades que recaen sobre los partidos y bloques mayoritarios, sobre sus diputados y senadores, sobre los gobernadores y sobre los jerarcas que inciden desde las cúpulas de las Iglesias sobre las decisiones del Estado y la vida de las mujeres. En la Ciudad de Buenos Aires, como en todo el país, ese interés trasladó al terreno electoral, donde a excepción de la izquierda, conviven pañuelos “verdes” y “celestes” en casi todas las listas.

Aunque el llamado “poroteo” mantuvo en vilo a millones en 2018, para estos sectores no hubo grandes sorpresas cuando llegó la hora de votar en la Cámara alta. Los “celestes” del oficialismo, de la oposición del PJ-FPV y de sus bloques aliados, actuaron como lo hicieron durante más de una década de presentaciones sucesivas del proyecto de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto.

En definitiva, como vieron millones, complotaron para impedir que la interrupción voluntaria del embarazo sea un derecho reconocido por el Estado, en primer lugar, para que no mueran más mujeres ni miles sigan sufriendo las consecuencias que la clandestinidad impone sobre la salud.

Pero esa vez, producto de la movilización que llevó el debate hasta seno del recinto, los “celestes” de todos los partidos clericales (que siempre estuvieron ahí, aunque no se los viera), volvieron a ejercer su función, para que no sea ley. Sólo los diputados del Frente de Izquierda mantuvieron sin fisuras, en el Congreso y en las calles, su apoyo a la iniciativa.

Te puede interesar: Ocho presentaciones y catorce años de Campaña: el aborto no puede esperar más

Hoy, marea verde de por medio, el tema es ineludible en la campaña electoral. Saber qué piensa cada candidato (y no sólo la fórmula presidencial), así como quiénes son los que se alían al conformar una lista, no es un detalle menor, y habla incluso de mucho más que del derecho a decidir y a no morir producto de la clandestinidad.

El análisis es complejo, porque las operaciones y maniobras, nuevamente, son muchas, pero veamos qué pasa, por ejemplo, en la Ciudad de Buenos Aires, donde a excepción de la izquierda, los candidatos y candidatas que se pronunciaron por la legalización comparten lista, muy armoniosamente, con candidates que preferirían volver al siglo XIX antes que concedernos el derecho a decidir.

Hay sumas que restan

Si hablamos de coaliciones políticas, sólo el Frente de Izquierda Unidad, que lleva como candidatos presidenciales a Nicolás del Caño y Romina del Plá, promueve en su plataforma el aborto legal, la educación sexual integral, la anticoncepción gratuita y la exigencia de separación de las Iglesias del Estado.

Eso también distingue a la fuerza que en la Ciudad de Buenos Aires apuesta con Myriam Bregman, como primera candidata a diputada nacional, a llegar al Congreso. La referente del movimiento de mujeres y de la lucha contra la impunidad ha apoyado en reiteradas ocasiones, junto a los restantes diputados del FIT, al proyecto de la Campaña por el Derecho al Aborto, siendo además una activa impulsora de este reclamo.

Que ninguna otra coalición tenga en su plataforma electoral esta demanda, llegando a casos en que candidatas como la joven Ofelia Fernández o la reconocida feminista Dora Barrancos suscriben plataformas que no mencionan al aborto legal en sus programas, no es un dato menor para la lucha de las mujeres y de la diversidad sexual, y eso abre y abrirá sin dudas nuevos debates.

Te puede interesar: Nuestras vidas no pueden esperar: debates sobre el aborto legal

Independientemente de la proporción de “celestes” que tienen la mayoría de las listas, la unión de pañuelos verdes y celestes hace tiempo que intenta condicionar la agenda del debate, y en consecuencia también las perspectivas del poderoso movimiento de mujeres que se desarrolla en Argentina desde 2015, con el primer Ni Una Menos. Si se mira de conjunto, y si se observa también con la perspectiva del tiempo, se trata de una suma que resta.

Pero ahora que están conformadas las listas, volvamos y veamos qué pasa por ejemplo en la Ciudad de Buenos Aires, para hacerlo más concreto.

  • Frente de Todos

La lista porteña que integran kirchneristas y massistas puso a la cabeza a un hombre de confianza del papa Francisco: el empresario y presidente de San Lorenzo de Almagro, Matías Lammens, quien estaría acompañado por la periodista Gisela Marziotta, muy cuestionada por el movimiento LGTBI a raíz de sus declaraciones transfóbicas. El vínculo político que une a la candidata a Vice-jefa de gobierno con el presidente del PJ-Capital, el empresario, sindicalista y propietario del diario Págína/12, Víctor Santa María, es también otro aspecto cuestionado.

Te puede interesar: ¿Quién le hace el ‘juego a la derecha’?

En los primeros lugares del Frente de Todos hay candidatos considerados “verdes”, como el también allegado al Vaticano Pino Solanas ; la actual legisladora de La Cámpora Paula Penacca; Itaí Hagman, cercano al militante papal Juan Grabois; y la diputada nacional Victoria Donda, que volvió a su alianza con el kirchnerismo y el massismo.

Te puede interesar: Alberto Fernández festejó el triunfo de Manzur, enemigo de los derechos de las mujeres

Pero usar pañuelo verde no da inmunidad contra la influencia celeste. Otra prueba (más) de ello es que a estos referentes le siguen en la lista candidatos como Eduardo Valdés, otro aliado del papa Bergoglio, ex embajador del Vaticano durante la gestión de Cristina Fernández, y firmante de la declaración del “Peronismo por la Vida”, que acusó a las mujeres, en medio del debate sobre aborto, de promover “la cultura del descarte”. Sin palabras.

  • Juntos por el Cambio

La lista del macrismo en la Ciudad de Buenos Aires, que busca la reelección para el antiderechos Horacio Rodríguez Larreta, lleva como primer candidato a diputado nacional al actual legislador de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro, a favor de la legalización.

En este caso, la definición de la coalición que a nivel nacional terminó uniendo a Macri con Pichetto, fue alternar lugares entre candidatas y candidatos de “verdes” y “celestes”. Otro criterio para un mismo interés: presentar esa amalgama de colores como algo progresivo para las demandas de las mujeres.

En el segundo lugar, así, está Victoria Morales Gorleri, de pañuelo “celeste” y de activa militancia contra el derecho a decidir. Luego, Emiliano Yacobitti, que en algunas ocasiones se mostró “a favor”, pero que tiene una larga “trayectoria” como dirigente juvenil de la UCR que, como denunció en 2016 el periodista Bercovich, hace dudar de cuánta convicción pueda tener con su voto en un próximo Congreso.

En el cuarto lugar está Mariana Zuvic, muy cercana también a Elisa Carrió, que no se declaró “ni a favor ni en contra” de la muerte de las mujeres. Le sigue Álvaro González, también “en contra” del aborto legal; continúa Dolores Martínez, que está a favor; y siguen Pablo Tonelli y Dina Rezinovsky, que están en contra. Todo muy “PRO-vida”.

  • Consenso Federal

La lista de Roberto Lavagna y del salteño Juan Urtubey, otro gobernador que comulga con la cúpula de las Iglesias -como Manzur en Tucumán o Morales en Jujuy-, compite en las PASO con dos listas para la Ciudad de Buenos Aires.

En una, lleva en los primeros lugares al periodista Carlos Campolongo, que decidió “no opinar” sobre el derecho de las mujeres; a la médica feminista Mabel Bianco (UCR), que está a favor; y al abogado Mariano Gendra Gigena, que está en contra.

¿Un dato? Gigena comparte con el candidato porteño del Frente de Todos, Eduardo Valdez, haber firmado la declaración que acusaba a las mujeres de promover una “cultura del descarte”. Esa declaración, que también firmaron otros 300 referentes del PJ, la suscruben tambiém Hugo Moyano y otros dirigentes sindicales, que hoy apoyan nuevamente a Cristina Fernández. Como si fuera “el círculo de la vida”, pero en versión peronismo…

Te puede interesar: Para el PJ, el derecho al aborto es la “cultura del descarte”

La otra lista de Consenso Federal está encabezada por Marcos Lavagna, que el año pasado votó en contra de la legalización. Lo secunda Maia Volcovisky, que no declaró su posición, y luego Carlos Hourbeigt, que tampoco parece querer referirse a este tema.

  • Frente Despertar

En la lista del economista liberal José Luis Espert hay candidatos como Nazareno Etchepare que dicen estar a favor. Sin embargo, una de las primeras declaraciones que hizo el polémico candidato, al habilitarse su lista, fue que “el aborto es un tema menor”.

Los partidos del Nuevo Mas y de Zamora están a favor y los del Frente Patriota, Partido Autonomista Nacional y Democracia Cristiana, en su totalidad, están en contra.

Te puede interesar: El médico antiderechos Rodríguez Lastra es candidato a diputado nacional en CABA

La vida y los derechos de las mujeres no pueden ser piezas de cambio. Que no nos digan que nuestros derechos pueden esperar. Para conquistar el derecho al aborto, tenemos que avanzar en nuestra organización, fortalecer la movilización en las calles, de manera independiente, y al mismo tiempo, sin dudas, fortalecer al Frente de Izquierda Unidad, que viene de ampliarse con la incorporación de nuevas fuerzas y es la única alternativa que estuvo siempre del mismo lado. Para que la voz de las mujeres, les trabajadores y la juventud de vuelta las prioridades, para que resuene con fuerza en todo el país, para que nuestra voz también retumbe dentro del Congreso, hay que decir bien fuerte: ¡nuestras vidas están primero!



Source link