Desafíos del Movimiento de Mujeres: Entrevista a Myriam Bregman

0
175


En el segundo programa de Pateando el Tablero Jujuy, dialogamos con Myriam Bregman, recién llegada del 33 Encuentro Nacional de Mujeres en Trelew, con quien charlamos sobre los desafíos del movimiento de mujeres en la región y en Argentina. A continuación reproducimos la entrevista.

PelT: El fin de semana pasado, mientras nosotres iniciábamos nuestro primer programa de Pateando el Tablero, miles de mujeres se concentraban en la Patagonia. Allí, en la pequeña ciudad de Trelew, se realizó el 33 Encuentro Nacional de Mujeres. Contanos Myriam ¿Cómo fue este ENM? ¿cuáles fueron las discusiones y qué conclusiones quedan para el movimiento de mujeres?

MB: Este año va a ser recordado como uno de los años con mayor movilización por los derechos de las mujeres de la historia, y se contradice un poco con el lugar que se eligió para que las mujeres nos reuniéramos. A pesar de ello creo que hay que remarcar que el encuentro tuvo muchísima vitalidad y que se dieron los debates que atraviesan al movimiento de mujeres, esto no se puede evitar. Es evidente que en Argentina inicio un proceso de cuestionamiento a las prácticas más machistas que están vigentes, como se escuchaba en los cánticos de las pibas. Muchísima juventud viajo a Trelew, y con Pan y Rosas participamos con una delegación principalmente de la Patagonia, que se acercaron hasta allí, con mucho orgullo muchas trabajadoras acompañaron nuestra delegación, vinieron trabajadoras del sur del país como la compañeras de los mineros del Rio Turbio, desde Neuquén trabajadoras de Zanon y también desde Donnelley, ambas fabricas que están en lucha. Fueron muchísimas mujeres con una fuerza enorme. Una delegación muy importante para el contexto que mencionaba.

PelT: Vos hace poco estuviste en Brasil participando de la enorme movilización del movimiento de mujeres que rechaza el avance de Bolsonaro bajo la consigna #EleNao y comentabas recién sobre la importante delegación de mujeres en el 33 ENM, ¿Hubo debate acerca de si marchar a Lujan o ir hoy a la embajada de Brasil y sumar en todo el país la fuerza de nuestra marea verde contra Bolsonaro y los golpistas?

MB: Si yo participe el 29 de septiembre de la primera movilización de mujeres contra Bolsonaro al grito de #EleÑao que puso otra vez a las mujeres en el continente a la vanguardia de la lucha contra el avance de la extrema derecha, contra los golpistas; la verdad que fue una experiencia muy importante.

Esta idea de participar activamente contra el avance de la ultraderecha en América Latina, la transmitimos en las comisiones en el encuentro, y se da una dicotomía como señalan, porque en el día de hoy muchas mujeres y muchos hombres que han apoyado nuestro reclamo por el derecho al aborto van a estar marchando a la basílica de Lujan y esto es una gran contradicción porque en este lugar se está conspirando contra nuestros derechos. En los últimos días se vio la enorme campaña contra la educación sexual integral, entonces no es inocente que nos lleven a marchar a un lugar como ese. Creo que el planteo que hicimos en las comisiones del encuentro de mujeres sigue estando vigente, creo que los sindicatos no tienen que decidir sobre estos temas, no los puede decidir la cúpula sindical según las proyecciones electorales que hagan hacia el 2019 y en base a eso hagan una marcha según lo que los pueda unir, van a reunirse a Lujan.

Ahora el problema es que eso puede ser una perspectiva para sus candidaturas personales, no lo sé, ahora lo que es seguro es que va en contra de la lucha que las mujeres venimos dando; entonces algunas mujeres dicen “bueno, voy a Lujan con el pañuelo verde”… el pañuelo será verde pero la cabecera no va a ser verde. Los que están convocando la movilización y los que la van a capitalizar (y que según se anuncia el arzobispo va a estar hablando) y demás van a seguir conspirando contra nuestros derechos. Entonces hoy se da esa dicotomía terrible entre un sector que marcha hacia Lujan y otros como la izquierda que planteamos que lo que corresponde ahora es estar enfrentando a Bolsonaro que ataca los derechos de las mujeres, que es homofóbico y racista. En los distintos países de América Latina y el mundo tenemos que estar en las embajadas de Brasil denunciando esto.

PelT: Luego de que el senado nos negara el derecho al aborto, desde el PTS y el FIT vienen impulsando una fuerte campaña por la separación Iglesia/Estado… contanos , ¿Cuales opinas que son los desafíos del movimiento de mujeres?

MB : Una ínfima minoría de personas nos niegan los derechos a millones, entran en una habitación quienes nos niegan el derechos a las mayorías, entonces creo que es un debate muy importante. Nosotros respetamos las creencias de cada persona, pero esto no puede regir las políticas públicas del estado; lo que está ocurriendo es que desde el estado se involucran las cúpulas de la iglesia católica y de las iglesias evangélicas y a partir de ahí hace políticas públicas.

El ejemplo de Brasil también nos tiene que servir para eso. El PT viene de años de darle lugar a las iglesias evangélicas y la iglesia católica, y no fueron una defensa frente al golpe las iglesias. Las evangélicas son hoy las que están sustentando y promoviendo la candidatura de Bolsonaro, entonces hay que sacar las reflexiones de esto y en el caso de Argentina claramente está planteado avanzar con la separación de la iglesia del estado y más en general terminar con toda influencia religiosa en la educación pública, en los contenidos de la ESI y en los contenidos que respectan a la salud. Creo que esa es la gran discusión que tenemos en el movimiento de mujeres.

El principal eje de nuestra lucha pasa por Brasil,por que lo que pase del otro lado de la frontera afecta directamente a la Argentina, no son dos cosas separadas. Creo que que eso tiene que ser el alerta, es evidente que si triunfa la extrema derecha en Brasil, el movimiento de mujeres tiene que seguir organizado, antes y después de las elecciones, porque esto no se termina el día de las elecciones. En Argentina hay que tener en cuenta que no se vuelve de las peleas no dadas, las mujeres tenemos el gran desafió de ser ahora la chispa que encienda a toda la clase trabajadora.



Source link