Desde Puerto Madero, Insaurralde no ve como se hunde Lomas de Zamora

0
152


Luego del último temporal, los vecinos del distrito sufren otra vez las consecuencias por la falta de obras públicas de Insaurralde y de Vidal. #MiraComoNosPonemos con el recorte del presupuesto bonaerense.

El pasado jueves, en menos de media hora, distintos sectores de Lomas de Zamora quedaron cubiertos por el agua. Esta vez me tocó vivirlo en primera persona, mientras estaba en ATE, sindicato del que como trabajadora, soy parte de la Comisión Directiva y que está ubicado en el centro de Lomas. Luego de la lluvia en minutos se anegaron todas las calles circundantes convirtiendo la zona en un río, dejando bajo el agua automóviles, casas y comercios, poniendo en riesgo a los transeúntes y vecinos. Las consecuencias que dejan los temporales no forman parte de un desastre natural como quieren hacernos creer.

Rápidamente, cientos de testimonios no tardaron en llegar desde Olimpo, Budge, Fiorito, Santa Marta, Barrio Obrero, San José, inclusive las zonas céntricas, expresaron las penurias que estaban atravesando. Niños socorridos de las escuelas por camiones de los bomberos, un derrumbe en el Hospital Esteves, la enorme cantidad de agua que entró en el Hospital Gandulfo, donde los trabajadores tuvieron que realizar un doble esfuerzo sacando agua y atendiendo a los pacientes.

Como siempre las zonas periféricas son las más castigadas. Allí donde viven las miles de trabajadoras y trabajadores más precarizados, empleadas domésticas, obreros de la construcción que levantan edificios en el centro destinados a la especulación inmobiliaria, las obreras textiles que trabajan en condiciones pésimas, las miles de personas que viven en viviendas precarias; docentes, auxiliares de escuelas, trabajadoras y trabajadores de la salud, municipales, y estudiantes. Todos ellos sufren las terribles pérdidas materiales tras cada inundación.

La vuelta a casa luego de una jornada laboral se tornó una odisea, ya que era imposible transitar por las calles anegadas y el transporte público quedó casi sin servicio por esas zonas. Una vez más, la falta de inversión por presupuestos que a lo largo de los años, en todos los gobiernos han sido a la baja, mantuvo acorralados a amplios sectores de lomenses. ¿Quién se hace responsable de estas penurias y de las pérdidas ocasionadas?

Presupuesto bonaerense 2019: miseria para los trabajadores

Cuando el intendente Martín Insaurralde envió a su diputado amigo Federico Otermin, a votarle el presupuesto de hambre y el endeudamiento de la Provincia de Buenos Aires a la gobernadora Vidal, sabía que los primeros en ser golpeados íbamos a ser los trabajadores. Le entregan millones de pesos a los especuladores financieros internacionales y al FMI mientras no hay plata para salud, educación y para las obras hídricas que reclamamos hace años los vecinos de Lomas de Zamora y zonas aledañas.

Frente a nuestras narices vemos cómo los que se dicen opositores son cómplices y parte del plan de ajuste con el que viene castigando Cambiemos, junto a las gobernaciones y municipios peronistas, a los trabajadores, a las mujeres y a la juventud. Mientras tanto nos quieren convencer que la salida es esperar y votar “mejor en 2019. Sin embargo, el recorte del presupuesto está a la orden del día. La falta de obras la pagamos todos los trabajadores y trabajadoras.

Tenemos que frenar este maltrato. Un cambio de gobierno en el 2019 no es la solución porque las dos opciones mayoritarias seguirán con el plan de ajuste mientras pagan al FMI. Urge la necesidad de exigir plata para llevar adelante obras hídricas para que no nos inundemos más, no para pagar la deuda externa. .Es necesario poner en pie un verdadero plan de obras públicas que esté bajo el control de los vecinos de Lomas, que somos quienes sufrimos el abandono de las políticas de infraestructura de los gobiernos de turno. Los vecinos de Lomas, no vemos como nos inundamos desde la TV, como lo hace el intendente Insaurralde desde Puerto Madero y la gobernadora Vidal desde su casa. Nosotros, la sufrimos.



Source link