Después de un mes récord de inflación, vienen todavía más tarifazos

0
88


La inflación de junio habría sido la más alta del año con una suba superior al 3 %. El segundo semestre llegó con malas noticias: se esperan nuevos aumentos de precios y tarifazos. La exigencia a las centrales sindicales para que el paro nacional se continúe con un plan de lucha.

En el marco de la corrida cambiaria, que llevó al dólar a orillar cerca de los $ 30 por estos días, acumulando una devaluación de más del 60 % en los últimos meses, el mes de junio, si bien aún no hay datos oficiales, habría sido el de mayor inflación del año, superando el 3 %.

Sin embargo, las malas noticias en este terreno no acaban. Se espera que en los próximos meses sigan trasladándose a precios los costos de la inflación, que podría llegar a superar el 30 % hacia fin de año.

Aun así, ya están pautados nuevos aumentos para los próximos meses.

El más importante que se conoció por estos días ha sido el de los combustibles. El pasado domingo, YPF subió un 5 % las naftas y el gasoil, y fue seguida en los días siguientes por el resto de las empresas. En el caso de Shell, el incremento es de entre 9 y 12 % según el tipo de combustible. Dicho aumento fue realizado avisando que se preven nuevos aumentos para los próximos meses.

Por otro lado, el reemplazante de Juan José Aranguren en el ministerio de Energía, Javier Iguacel, confirmó que volverán a aumentar la luz y el gas en septiembre y octubre, conformando una nueva carga para el bolsillo del pueblo trabajador, que ve que los aumentos en los servicios públicos son un camino sin fin, mientras que los salarios se incrementan en mucho menor medida.

En otro plano, a finales de junio el Gobierno autorizó a empresas de medicina prepagar a aumentar hasta un 7,5 % sus cuotas desde el 1 º de agosto.

Para el área metropolitana de Buenos Aires también está previsto un aumento en los pasajes de subte, aunque el mismo está frenado gracias a un amparo presentado por Myriam Bregman, Patricio del Corro y Claudio Dellecarbonara, del PTS-Frente de Izquierda.

Junto con estos ataques al bolsillo, a los cuales se suman todos los aumentos en todos los productos básicos, hay que agregar que con la recesión ya se observa un incremento de los despidos y las suspensiones en distintas ramas de la economía.

El paro nacional del 25 de junio demostró que la clase trabajadora tiene la fuerza y la decisión para derrotar estos planes de ajuste. Es necesario exigirle a las centrales direcciones de las centrales sindicales y de los gremios que la medida no haya sido aislada para descomprimir la bronca, sino el inicio de un plan de lucha con continuidad hasta derrotar el ajuste: contra el acuerdo con el FMI, por el no pago de la deuda, reapertura de paritarias por un salario acorde a la canasta familiar, contra los despidos y la precarización laboral.



Source link