Día Internacional de Lucha contra el VIH/Sida: el ajuste y la pelea por una salud de calidad

0
42


En un marco de ajuste en Argentina se abre nuevamente la necesidad de debatir sobre las perspectivas de pelea por una salud pública de calidad y el rol de las personas seropositivas.

Argentina posee hoy en día la “Ley Sida” que a nivel mundial es una de las leyes pioneras en materia del derecho a la salud, la cual fue conquistada en 1990 producto de años de lucha de diferentes sectores de la salud y activistas. Quienes peleaban por exigirle acciones concretas, a un Estado que hasta el momento no daba suficientes respuestas al problema.

En diferentes aspectos la ley 23.798, contempla campañas de prevención; capacitación de personal; promover la investigación; cuidado de la identidad de los y las pacientes a través del uso de codificaciones y no su nombre de pila; entrega de medicación de manera gratuita en el ámbito publico o privado a todas las personas que quieran acceder al mismo.

La Ley Sida, en un nuevo ajuste

En un contexto donde hace unas semanas de sanciono un presupuesto de ajuste digitado por el FMI, el recorte afecta a la salud en general pero en particular a la población seropositiva.

La reducción presupuestaria a la Dirección Nacional de Sida de 120 millones de dólares en el presupuesto 2018 a 77 millones de dólares en el 2019, es una de las muestras de el desfinanciamiento de la salud publica. Por ende pierden 43 millones de dólares y eso deja afuera a 15.000 personas sin tratamiento entre otras cosas.

Este recorte implica, no solo una reducción en la prevención de la transmisión a través de diferentes campañas, sino retroceder en la pelea por la erradicación de la transmisión a través del control del virus con la adherencia al tratamiento. El acceso a los antiretrovirales no solo garantiza mayor calidad sanitaria a la población seropositiva, sino que garantiza la indetectabilidad del virus, lo que implica la reducción casi total de la transmisión.

La pelea por la nueva ley VIH, las Hepatitis Virales e ITS

Hace un año exactamente perdía estado parlamentario el proyecto presentado por diferentes organizaciones que trabajan sobre el VIH a lo largo y lo ancho del país.

El proyecto contiene aspectos como la prohibición total de testeos dentro de estudios preocupacionales, exige al Estado un stock para evitar faltantes de antiretrovirales, y contempla a niños y niñas nacidos con VIH, incluso otras Infecciones de Transmisión Sexual que se registran en aumento y a las hepatitis virales. Tanto el oficialismo como la oposición prefirieron debatir la reforma laboral en su momento en vez de avanzar en materia de derechos de salud.

En un año donde las mujeres y la juventud dejan lección, que la única manera de dar pelea es en las calles, como lo mostró la enorme marea verde es necesario pensar si la pelea por esta nueva ley va a ser en el parlamento o en los hospitales y las calles.

La historia en los últimos años demuestran que la igualdad ante la ley no es la igualdad ante la vida y un claro ejemplo es la Ley de Identidad de Género, conquistada bajo el gobierno kirchnerista, pero luego de varios años aun no se aplica en su totalidad por falta de presupuesto.

Defender la salud: quiénes y cómo?

El recorte no es solo en la Dirección de sida y ETS, sino que es al sistema sanitario en su totalidad. A lo largo y a lo ancho del país podemos encontrar testimonios de trabajadores y trabajadoras de la salud, los faltantes que tienen para poder atender desde problemáticas simples hasta las más complejas; incluso cientos de problemas edilicios. Esto sin contar las largas jornadas de trabajo, con sueldos a la baja que le implican a muchas y muchos recurrir a trabajar horas extras o doble jornadas para poder sostener sus hogares. Incluso trabajadoras de la salud denuncian que con la

crisis han vuelto enfermedades erradicadas como la tuberculosis o sífilis.

Te puede interesar: Pacientes con VIH en alerta: “Sin los medicamentos nos vamos a morir”

Si pensamos que la pelea por lograr el tratamiento y la aprobación de dicho es contrapuesto al ajuste mas general de la salud impuesto por el oficialismo y la oposición peronista, es necesario la defensa del sistema sanitario en general junto a enfermeras y enfermeros que se movilizaron en todo el país; a los investigadores que vienen resistiendo el vaciamiento y junto a los sectores populares que sufren ese vaciamiento cotidianamente al no poder recibir la atención que necesitan.

Fuerzas para dar esta pelea sobran, el movimiento de mujeres que salio a las calles en esa marea verde peleando por el derecho al aborto.

Esa misma que hoy lo hace por ESI y por la separación de la iglesia y el estado; esa juventud que también defiende la educación pública en las calles.



Source link