Donald Trump y Xi Jinping acuerdan tregua momentánea en la guerra comercial

0
41


La Casa Blanca anunció que “suspenderá por 90 días” el plan de subir del 10 al 25% los aranceles a productos chinos, mientras que Xi Jinping se comprometió a aumentar “sustancialmente” sus compras a Estados Unidos.

Por medio de un comunicado, la Casa Blanca anunció lo que es una distensión parcial y momentánea en la disputa entre ambos países después de la cena que Trump mantuvo con el presidente de China, Xi Jinping, al terminar la cumbre del G20 en Buenos Aires. La suspensión del aumento de aranceles se hará mientras negocia con Pekín “cambios estructurales” a su política económica.

Según el mismo comunicado, el presidente chino se comprometió, a cambio, a aumentar “sustancialmente” las compras de “productos agrícolas, energéticos, industriales y de otro tipo” de Estados Unidos.

El anuncio es resultado del encuentro que tuvieron las delegaciones china y estadounidense tras finalizar la Cumbre del G20. La reunión se realizó en el marco de una cena exuberante en uno de los hoteles más excéntricos de Buenos Aires en la que participaron los jefes de estado y los funcionarios de primera línea de ambos gobiernos.

La cena/reunión se realizaba en el marco de la fuerte guerra comercial que desató Trump imponiendo aranceles a las importaciones desde China por un valor que ronda los 250.000 millones de dólares y a lo que el gigante asiático respondió de la misma manera por unos 60.000 millones.

Además, estaba en el horizonte la amenaza por parte de Estados Unidos, de imponer más aranceles por otros 260.000 millones en 2019 con lo que las tensiones aumentarían seriamente y el conjunto de la economía mundial sufriría las consecuencias recesivas del parate comercial.

Por si faltara algo, apenas llegado a Buenos Aires y tras el encuentro con Mauricio Macri, una vocera de Trump había informado que se habló de “enfrentar la actividad económica depredadora de China”. El gobierno argentino puso paños fríos, pero la cosa no empezaba bien.

Desde que se confirmó este encuentro clave, los principales actores del G20 y los grandes medios alrededor del mundo habían hecho llamados, más o menos directos para que las dos mayores potencias económicas del planeta aprovecharan la oportunidad del G20 para poner freno a la guerra comercial o por lo menos no la profundizaran. Este último parece ser el resultado de la cumbre.

Al ingresar al lujoso hotel, los dos mandatarios dieron señales de distensión. Trump manifestó que la reunión era “muy importante” y que tenía “una relación increíble” con Xi. “Creo que acabaremos consiguiendo algo que será bueno para China y bueno para EE.UU.”.

Xi Jinping destacó su “amistad personal” con Trump y le pidió colaborar con él para garantizar la salud de la economía global. “Solo con cooperación entre nosotros podemos impulsar el interés de la paz mundial y la prosperidad”, expresó.

Al comenzar el encuentro, lo primero que manifestó Xi Jinping fueron las condolencias por la muerte del ex presidente George W. Bush (padre) y dijo que se sentía “muy triste” por el hecho. Una primera coincidencia con el jefe de la Casa Blanca en torno a un asesino serial como Bush.

Esta reunión fue la última actividad de Trump en Argentina ya que tras el encuentro partió casi inmediatamente al aeropuerto para regresar a los Estados Unidos. Xi Jinping permanecerá durante el domingo para mantener una reunión con su par argentino Mauricio Macri.

Habrá que esperar las próximas semanas para ver si se trata de un primer paso para terminar con la guerra comercial o solo es un rebaje para volver a acelerar.



Source link