“Dos mandarinas”, la hazaña del PRO en Pilar

0
28


La concejal, Claudia Zakhem, reivindicó que las escuelas entreguen mandarinas en las aulas, mientras que la realidad de los niños pilarenses es muy dura. Vidal destina sólo $ 24 por día para el servicio alimentario.

El pasado jueves, la concejal del PRO, Claudia Zakhem, dijo que los chicos del Jardín N° 901 de Pilar salen “contentos” con dos mandarinas en el bolsillo gracias al servicio municipal de alimentación escolar. El cual incluye la llamada “copa de leche” que consiste en medio vaso de té o leche rebajada con agua y dos galletitas, mientras que los hijos de la Gobernadora de la Provincia de Buenos Aires y del intendente de Pilar, Nicolás Ducoté, van a escuelas privadas con almuerzos de primera calidad.

Los dirigentes del PTS-FIT no se cansan de denunciar el ajuste que sufre la Educación Pública, sin embargo, Vidal destina sólo $24 por día para cada alumno, la calidad del alimento nunca puede ser buena con esta suma irrisoria. A la “copa de leche” los chicos la tienen que tomar parados durante el recreo y sin posibilidad de repetir la ración. No todos tienen acceso al almuerzo. La comida no alcanza, los cupos son cada vez más reducidos, de mala calidad, y, en algunos lugares, se les quiere exigir a los docentes que decidan quién “merece” comer y quién no. No naturalizamos esto, nos negamos. No podemos ser los jueces de qué chico tiene que comer.

Teniendo en cuenta que la mitad de los niños son pobres en la Argentina, muchas veces el alimento que reciben en las Escuelas es su única porción de comida diaria.

Desigualdad Social

En la Escuela Técnica n° 1 del centro de Pilar, los alumnos empezaron el año con asistencia parcial, ya que al no contar con el mobiliario ni las aulas que necesitan, no iban dos días en la semana para que otro grupo pueda asistir. El pasado 14 de marzo, en la Escuela N° 25 de este mismo distrito, a una semana de haber comenzado las clases, dos niños de primer grado sufrieron la desidia de la política antieducativa de Vidal, cayéndose la mampostería de un techo sobre ellos.

Pilar es uno de los distritos más desiguales del conurbano bonaerense, en donde el contraste social se refleja en los countries a metros de los barrios precarizados (villas), con decenas de escuelas privadas elitistas y de primer mundo, y escuelas públicas con riesgo de derrumbe, sin gas, sin agua potable, sin el mobiliario necesario.

¿Qué futuro les puede deparar a estos niños que recién comienzan su escolaridad?

Emergencia Educativa

Está claro que el sistema educativo público es el más perjudicado por el presupuesto nacional y provincial, sin embargo no se declara la “Emergencia Educativa”.

La provincia armó los spot truchos de la campaña de Vidal sobre educación y los docentes, y Nicolás Ducoté no fue menos y sacó su propio spot, en el que se ven recortes muy bien cuidados de algunas escuelas.

Federico Achával del Frente Pilarense, brazo del Kirchnerismo, el gran “opositor” del PRO en Pilar, se hace eco de todos los reclamos de los vecinos, comerciantes y trabajadores de Pilar para su campaña electoral, como si se hubiese olvidado de los 12 años de gestión del Frente para la Victoria, tiempo en el que no se implementó ni una mejora al sistema educativo en el distrito.

Si en la época del FpV no hubo avances, cómo se puede esperar que en un posible mandato suyo o del PJ, pagándoles al FMI y con la situación internacional y nacional desfavorable, se invierta en mejoras educativas.

Hay una salida

Pero claro, el Presupuesto aprobado en el Congreso gracias a los votos de la “oposición”, no contempla la calidad educativa y será peor si se continúa pagando al FMI. Es por esto que el Gobierno Nacional, provincial y municipal quiere coartar el derecho a huelga de los docentes declarando la Educación como Servicio Esencial.

Para derrotar el ajuste de Vidal y Macri, lo tenemos que hacer entre toda la comunidad educativa, junto a las familias. Todos, padres, alumnos y docentes de cada escuela, organizados en la lucha deben exigir que el presupuesto se amplíe, que la plata vaya para educación y salud, y no al pago de la deuda.

Desde el programa del PTS-FIT se propone no pagar al FMI, que ese dinero vaya a educación y salud. Así, las mandarinas no serían una novedad ni un logro.



Source link