EE.UU.: con desempleo en mínimos históricos, Trump presiona por una baja de tasas

0
57


La tasa de desempleo de abril fue de 3,6 % en el país norteamericano, la más baja desde diciembre de 1969. Sin embargo, la explicación de la caída del desempleo reside en gran medida en una disminución de la fuerza laboral.

El informe mensual de empleo del Departamento de Trabajo de este viernes mostró que la tasa de desempleo fue de 3,6 %, la más baja desde diciembre de 1969. Sin embargo,la explicación principal de la disminución de la tasa de desempleo fue por un abandono de la actividad por aquellas personas que salieron de la fuerza laboral en el último año y medio.

La cifra total de desempleados se situó en 5,82 millones de personas, por lo que descendió en 387.000 desempleados con respecto al mes precedente. Por su parte, la tasa de participación en el mercado laboral cayó dos décimas, hasta el 62,8 %. Con respecto al mes anterior, la población activa en abril se redujo en 490.000 personas.

Así también, se informó que se crearon 263,000 nuevos empleos el mes pasado, los que se distribuyeron en la mayoría de los sectores de la industria.

Al mismo tiempo, los salarios no crecieron tanto como se esperaba (un 2,3 % interanual), manteniéndose la previsión de una inflación moderada.

Con estos datos, el gobierno de Trump en voz del vicepresidente, Mike Pence, ha vuelto a insistir al Banco Central estadounidense que baje las tasas de interés, justo un día después de que el presidente del instituto emisor, Jerome Powell, declarar que, por el momento, la institución no tiene planeado mover las tasas.

“Éste es el momento no para subir tipos. Deberíamos bajarlos”, declaró Pence a la cadena de noticias financiera CNBC después de la publicación del dato de desempleo.

Por su parte, Harm Bandholz, economista jefe de UniCredit Research in New York

señaló que “las ganancias en el empleo son lo suficientemente fuertes como para disipar cualquier preocupación inmediata sobre la salud de la economía, mientras que las ganancias salariales no son lo suficientemente fuertes como para obligar a la Reserva Federal a reforzar la postura de la política”.

Las noticias sobre el mercado laboral alimentan las esperanzas de reelección del presidente Donald Trump el próximo año.

No obstante, las previsiones para la economía global y en particular la norteamericana no son buenas en el mediano plazo, como surge de los propios pronósticos de la Reserva Federal, y en particular de organismos internacionales como el FMI, que advierten por una desaceleración del crecimiento.

La proyección del organismo hacia 2020 es que la economía de Estados Unidos se desacelere de un crecimiento de 2,3 % en este año a 1,9 % el próximo.



Source link