Efecto recesión: la capacidad ociosa de la industria es del 38 %

0
48


Bajo un contexto recesivo que afecta a la industria gravemente, en mayo del 2019 sólo se utilizó un 62% de la capacidad instalada. Los sectores con mayor capacidad ociosa de ese mes fueron las industrias de caucho y plástico, metalmecánica, textiles y el automotriz que mantiene su desplome.

Este lunes el Indec presentó el informe correspondiente a la utilización de la capacidad instalada en la industria para el mes de mayo del 2019. Según el organismo en ese mes las fábricas utilizaron en promedio solo el 62 % de su capacidad instalada, un nivel inferior al registrado en el mismo mes de 2018 (65,1%).

Estos resultados siguen reflejando el impacto contractivo de la crisis económica en la industria. Los sectores más afectados que registran niveles de utilización por debajo de la media son: productos alimenticios y bebidas (60,5 %), productos textiles (54,6 %), productos de caucho y plástico (50,9 %), la industria metalmecánica con excepción de automotores (49,9 %), y la desplomada industria automotriz (36,6 %).

Podés leer: Festejan las multinacionales: el Smata de Pignanelli negocia suspensiones y despidos

Las ramas que tuvieron una utilización por encima de la media fueron: refinación del petróleo (78,3 %), industrias metálicas básicas (77,5 %), sustancias y productos químicos (70,8 %), productos del tabaco (70,8 %), papel y cartón (64,8 %), productos minerales no metálicos (64,8 %) y edición e impresión (63,8 %).

En términos interanuales, todos los bloques sectoriales analizados mostraron caídas en los niveles del uso de la maquinaria instalada. Dentro de ellos son los productos de caucho y plástico y el automotriz los que presentan las caídas más alarmantes con un 11,5 % y 18,6 %, respectivamente.

El aumento de la capacidad ociosa es el correlato de la fuerte recesión que atraviesa el país con más fábricas paradas, despidos y suspensiones, producto del plan de ajuste que impone el FMI y aplica el gobierno y los gobernadores.

Te puede interesar: La calma que antecede al huracán: la patota empresarial al ataque



Source link