El gobierno acelera el ajuste pero el déficit creció 132 % por pago de intereses

0
290


Si bien se registró un superávit fiscal por $ 16.658 millones en enero, el resultado total fue deficitario en $ 60.038 millones. Es que los intereses de deuda crecieron 157,2 %. El gobierno festeja que va en línea con la meta del FMI.

“¿Déficit?, ¿cuál déficit?”. Con la óptica del gobierno y del Fondo Monetario Internacional (FMI), debe mirarse el “resultado fiscal” o “déficit fiscal”, para el cual se fijó el Presupuesto de “déficit cero” para este año, aprobado en el Congreso con el aval del peronismo. Dicho resultado fiscal mide los ingresos y gastos del Estado Nacional sin considerar los intereses de deuda.

El gobierno presenta orgulloso su corto PPT con los datos fiscales, destacando con una flecha roja el “logro” de haber alcanzado unos ingresos superiores a los gastos por 6 puntos porcentuales.

Fuente: Ministerio de Hacienda

Esto se debe al “diferencial de crecimiento entre los recursos totales (39% i.a.) y los gastos primarios (33% i.a.) que alcanzó los 6 p.p.” como señala el propio comunicado del Ministerio de Hacienda, que festeja que “por noveno mes consecutivo el crecimiento de los ingresos superó al de los gastos primarios”.

En otras palabras, se trata de una de las expresiones más claras del ajuste fiscal en curso, que redujo el gasto en distintas partidas sociales y continúa haciéndolo a ritmo más acelerado en 2019, de acuerdo a la hoja de ruta del Presupuesto y el acuerdo stand by con el FMI.

De esta manera, se obtuvo un superávit fiscal de $ 16.658 millones en enero.

Pero desde una óptica realista, observando el resultado total o “déficit financiero” que muestra el problema en su conjunto (incorporando en el análisis la partida de intereses de deuda), el agujero del Estado se incrementó 131,9 % interanual, y es claro que la explicación reside en la sangría del pago de intereses de deuda, que creció 157,2 % entre enero de 2018 y enero de 2019. En total, $ 76.696 millones se destinaron a ese fin, en tan sólo el primer mes del año.

“El pago de intereses mostró un importante aumento en enero (157% i.a.), producto del alza en el tipo de cambio y las modificaciones en el perfil de servicios de deuda. El año pasado se prefinanció el programa financiero con importantes colocaciones a principios de año cuyos cupones se pagan este año. No obstante, la previsión del pago de intereses para el año se ubica en línea con lo estipulado en el Presupuesto Nacional”, señala el comunicado.

De esta forma, el resultado financiero fue de un déficit de $ 60 mil millones.

Para el gobierno, nada de esto es contadictorio, pues precisamente se vanagloria de ajustar sobre el pueblo trabajador para cumplir con los “compromisos” con los especuladores y el FMI: “es un importante paso para el cumplimiento de la meta del trimestre, pautada en $ 6 mil millones”, anuncia el comunicado oficial.

“El superávit primario de enero es, en términos reales, el más elevado de los últimos ocho años para un primer mes del año, y es el mayor resultado positivo en casi 8 años (92 meses desde mayo 2011)”, ratifica Hacienda.

Un ajuste “real”, anunciado

El incremento del gasto público no sólo fue detrás de los ingresos, sino que ambos crecieron por detrás de la inflación, verificando un fuerte recorte en términos reales. En enero de 2019 la inflación interanual llegó a 49,31 % (comparado con mismo mes del año pasado), lo que significa que el Estado redujo sus erogaciones 16 puntos por detrás de los precios.

El propio comunicado de Hacienda así lo festeja: “la mejora en el resultado primario observada en el arranque de 2019 ratifica que la mayor parte del esfuerzo fiscal proviene por el lado de la contención de las erogaciones. De hecho, en enero los gastos primarios cayeron 10,9 % en términos reales, 2 p.p. más del promedio de 2018, y muestran 14 meses consecutivos de aumentos inferiores al alza de precios”.

“El elevado superávit de enero se observó pese a una fuerte suba en los subsidios económicos (92% i.a.) producto de la baja ejecución registrada en igual mes de 2018 y al impacto de la suba en el tipo de cambio. Asimismo, se observó un fuerte crecimiento en las transferencias a las provincias (70% i.a.), producto del impacto derivado del subsidio de tasa de los préstamos otorgados en el marco de la Ley de Reparación Histórica”, explica el gobierno.

De hecho, excepto por los subsidios económicos para asegurar las ganancias de las empresas (en especial de servicios públicos) y las transferencias a provincias, en enero todos los gastos corrientes como jubilaciones, asignaciones familiares, salarios, estuvieron muy lejos de alcanzar el ritmo de precios de casi 50 % en el mismo período.

Fuente: Ministerio de Hacienda

Sin dudas, la vara con la cual se mide el resultado es la satisfacción que el directorio del FMI tenga al revisar los números. De hecho, actualmente el organismo se encuentra directamente en el país monitoreando la economía, y también la política. “El superávit obtenido en enero marca un importante paso en pos del cumplimiento de la meta establecida para el primer trimestre en el actual acuerdo stand-by con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que asciende a los $ 6.000 millones”, deja en claro el comunicado de Hacienda.

Mientras el gobierno anuncia medidas de ataque a los jubilados como la quita de la devolución del 15 % del IVA, y a los trabajadores con proyectos de reforma laboral y previsional, al tiempo que hunde la actividad económica, el empleo y los salarios, por otra parte brinda garantías de rentabilidad a los especuladores pagando miles de millones de pesos en intereses de deuda y a las empresas, como por ejemplo, con el beneficio de reducción de contribuciones patronales a más de 47 ramas de producción impulsada la semana pasada.

Te puede interesar: De 2001 a hoy: ¿cómo hacemos para que la historia no se repita?



Source link