El Gobierno admitió que cada año compra menos vacunas del calendario oficial

0
34


Un informe oficial entregado en la Cámara de Diputados ratifica que el Estado viene adquiriendo cada vez menos vacunas. El recorte de presupuesto a la medida del FMI trae consecuencias.

Un informe oficial elaborado por la Secretaría de Salud y Desarrollo Social confirmó que desde 2016 a la fecha el Estado nacional viene adquiriendo menos vacunas de las que se necesitan para inmunizar a la población, según dio a conocer este lunes el diario Página|12.

Salud detalla las compras de 2016, 2017 y 2018 y entre los casos más alarmantes están la de la Sabin, la de la Varicela, la DTA, la del Rotavirus y la de la Poliomielitis.

En el caso de la Sabin, en 2016 se adquirieron 7.730.000 dosis; en 2017 2.000.000 y en 2018 3.030.000. Hasta el 20 de mayo de este año fueron adquiridas 1.876.000 dosis.

En el de la vacuna contra la Varicela, se pasó de 1.000.000 de dosis en 2016 a 200.000 en 2017 y 500.000 en 2018. En 2019 van 410.000 dosis adquiridas.

La DTA (contra la difteria), fue comprada en 2.594.590 dosis en 2016, 1.300.000 en 2017 y 1.500.000 en 2018. En 2019 van 1.440.000.

En el caso de la vacuna contra el Rotavirus, fueron 1.600.000 en 2016, 1.555.670 en 2017 y 1.100.000 en 2018. En 2019 (siempre hasta el 20 de mayo) se compraron 815.000.

Y en cuanto a las dosis contra la Poliomielitis (Salk), se compraron 1.080.000 en 2016, 1.322.180 en 2017 y 840.000 en 2018. En 2019 van 1.210.000 dosis.

En abril, este diario informó que hay seis provincias que notificaron formalmente el faltante: Santa Fe, Buenos Aires, Tucumán, Neuquén, Chubut y Córdoba. Pero según Carla Vizzotti, presidenta de la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología (Save), “la situación es general” a nivel nacional.

Si la provisión de dosis es irregular y las cantidades son insuficientes, no se puede implementar la planificación. Se requiere una cobertura de entre el 90 y 95 % de la población para que funcione la prevención.

Mención aparte merece el faltante de la vacuna antimeningocóccica, una enfermedad que provoca la muerte. La cartera sanitaria porteña informó que en 2018 recibió sólo 95.040 dosis de la vacuna antimeningocóccica cuadrivalente conjugada, de las 215.261 programadas, lo que equivale a un 44 % de lo planificado.

El Estado provincial de Neuquén salió a cubrir de forma particular el faltante que Nación no proveía, una diferencia de casi seis mil dosis al único distribuidor que la fabrica. Desde Salud afirman que habría 1,5 millones de dosis ya pagadas que aún el laboratorio no mandó al país.

Florencia Vargas, trabajadora del Hospital Garrahan, declaró que “parece que la compra de vacunas suficientes es un ‘gasto’ recortable para la gestión de Cambiemos y todos los peronistas que le avalaron el recorte del presupuesto de salud y ahora se horrorizan ante las consecuencias. Esto no pasaría si no se pusiera por delante el pago de una deuda de la que los trabajadores no vimos un solo peso, tal como exige a todos los partidos el FMI”.

“Los medicamentos y vacunas no pueden ser tratado como mercancías con las que se lucre. La accesibilidad debe estar garantizada por el Estado mediante la producción pública de medicamentos, terminando con los negocios millonarios de laboratorios nacionales y extranjeros. La nacionalización sin pago de los laboratorios que hacen ganancia a costa de la salud de la gente es parte del programa que levanta el Frente de Izquierda Unidad, alternativa en la que voy como candidata a comunera por el PTS, para poner por delante la salud de nuestros niños”, afirmó Vargas.



Source link