El Jardín del Ramos Mejía resiste

0
37


Cambiemos, de la mano de Horacio Rodríguez Larreta, confirmó el cierre progresivo del jardín maternal que funciona dentro del Hospital Ramos Mejía. La comunidad educativa enfrenta este nuevo ataque.

Durante la mañana y bajo la lluvia, la comunidad educativa de la Escuela Infantil Nº6 del distrito sexto denunció el desguace de la institución que se quedará progresivamente sin lactario, el espacio para bebés de entre 45 días y un año, la sala de deambuladores y la de 2 años.

En total, se perderían en el sector maternal alrededor de 170 vacantes en estos niveles. Y ya quedaron cesantes docentes que trabajan en la institución.

En el día de ayer, luego de una reunión donde el Ministerio de Educación a cargo de la Ministra Soledad Acuña confirmó esta medida, realizaron un abrazo simbólico en el Hall del hospital. Allí se hicieron presentes para repudiar la decisión del Gobierno familias del jardín, sus docentes, médicos y trabajadores del hospital, el colectivo de vacantes para tod@s, referentes de sindicatos y agrupaciones docentes como las maestras de La Marrón que acercaron su solidaridad desde la escuela vecina, el Mariano Acosta.

Alejandra Abatte, lleva a su niño al jardín del Hospital Ramos Mejía y aseguró que “están intentando desmantelar y dejar como antecedente el futuro cierre de otros maternales, ya habían adelantado que el plan es implementar más centros de primera infancia (CPI), sistema que vulnera el derecho de las niñas y niños, como de docentes”

Tanto los profesionales del hospital Ramos Mejia como familias que tienen vacante en ese jardín, denuncian que este plan del macrismo, es consecuencia del plan de un presupuesto fe vaciamiento para la educación pública en el 2019. Tan solo a nivel nacional bajaría con respecto a este año un %68 de lo destinado a edificios para jardines de infantes.

El repudio el cierre de la sala de Lactarios en el 2019 y el proyecto de cierre de la escuela más adelante ya se instaló, pese al cerco mediático. Con la creatividad y el apoyo de toda la comunidad ya realizaron festivales, campañas de fotos y difusión en redes sociales. Por otro lado, exigen a los sindicatos que no dejen liberada a la suerte de los pedidos del FMI, una necesidad y conquista tan básica, como es el acceso a jardines públicos.

El colectivo VACANTES PARA TOD@S EN LAS ESCUELAS PÚBLICAS viene acompañando este reclamo y exige la derogación del decreto 1990 que permite que sigan cerrando salas, grados y cursos a pesar de haber más de 17.000 niñas y niños expulsados del sistema público de educación. Por otro lado continúa el pedido de construcción de las 35 escuelas de Nivel Primario que faltan en la zona sur y las 40 Escuelas Infantiles en toda la Ciudad, incorporando el pase de los actuales CPI a la órbita de educación sin pérdida de puestos de trabajo. Su lema es: #NoSobranNiñxs #FaltanEscuelas. Por eso son uno de los tantos sectores que rechaza el presupuesto de ajuste que ataca particularmente a la educación y la salud pública.

Desde las bancas del Frente de Izquierda se vienen apoyando cada uno de estos reclamos y el Viernes pasado denunciaron particularmente la presentación del presupuesto porteño 2019 para educación presentado por Soledad Acuña en la Legislatura donde hizo oídos sordos a los reclamos educativos que brotan en cada nivel y barrio de la Ciudad.



Source link