El PS no quiere avanzar con el retiro de las imágenes religiosas que votó el Concejo rosarino

0
158


Luego de votar a favor el proyecto de ordenanza, concejales del PS se retractaron, convocaron al diálogo y aseguraron que la discusión “no es prioritaria”.

A más de un mes de que el Concejo municipal votara la ordenanza que formula al ejecutivo provincial el pedido de remoción de imágenes religiosas de los lugares comunes de hospitales y escuelas públicas, el oficialismo busca los vericuetos para dar marcha atrás con la medida.

El fundamento del proyecto de ordenanza presentado por la concejal Celeste Lepratti, afirma que: “La simbología religiosa no sólo no es representativa de la totalidad de la población, sino que a su vez no se condice con la laicidad del municipio y la provincia”.

En este lapso de tiempo la intendenta Mónica Fein no vetó ni reglamentó la ordenanza, como está estipulado. Por lo que la resolución que fue aprobada en el recinto está en un limbo. Por su parte el concejal Horacio Ghirardi hizo público que los concejales del Partido Socialista que votaron a favor de la medida se retractaron, y que el jueves pasado presentaron un proyecto de declaración en el Concejo, que llama a un “diálogo interreligioso”. Aunque esta declaración fue aprobada, la ordenanza original para remover las imágenes religiosas sigue vigente. Lo que busca el “socialismo” rosarino es dejarla atrás para que la intendenta Fein no se vea obligada a tomar la decisión de vetarla o promulgarla, enemistándose así con un sector u otro de la sociedad y correr el riesgo de perder votos de cara a las próximas elecciones.

Para justificar la contramarcha del partido de gobierno, Ghirardi afirmó que: “Hay una posición histórica, conceptual del socialismo que plantea la independencia del Estado hacia las religiones, pero no se nos va la vida en esta discusión”. Evidentemente no. El principio de laicicidad que sostiene el PS es cada vez más endeble, como se vio en el debate en el Congreso del proyecto por el derecho al aborto, en el cual Luis Contigiani, su único diputado nacional, votó en contra y rompió con el PS ante las tibias críticas que formularon algunas figuras políticas de ese espacio.

El año en que tomó un auge impresionante la marea verde de jóvenes, hombres y mujeres que salió a pelear por conquistar el derecho al aborto, y que generó un amplio repudio al rol que jugaron las iglesias católica y evangelista, el PS considera que la discusión “no es prioritaria”, y en consecuencia “no se les va la vida en ello”.



Source link