Empresarios le piden a Cambiemos que ajuste el gasto público y les cobre menos impuestos

0
47


La exigencia fue planteada en Foro de Convergencia Empresaria. Exigen que se implemente lo establecido en la Reforma Tributaria.

“Es imprescindible el equilibrio fiscal, pero éste debe lograrse a través de la reducción del gasto público y no mediante el aumento de impuestos”, sostuvieron desde el Foro de Convergencia Empresaria. La advertencia fue planteada al Ministerio de Hacienda. Los empresarios están incómodos con la decisión de dejar en suspenso la aplicación del cronograma aprobado en la Ley de Reforma Tributaria, que establece la reducción y eliminación gradual de impuestos.

La reforma tributaria implicas cambios impositivos que apuntan a beneficiar a las patronales y agravaría aún más el carácter regresivo del sistema impositivo. Se contempla la reducción de las contribuciones patronales y la disminución de la tasa del impuesto a las ganancias para las empresas.

“El gasto público como porcentaje del PBI se ha incrementado en el período 2008 -2015 en todas las jurisdicciones y se ha mantenido desde entonces en dichos niveles en las provincias y municipios”, continúa el comunicado emitido por el agrupamiento de las principales asociaciones empresariales y de la sociedad civil del país. Entre otras, el foro nuclea a AEA, la Bolsa de Comercio y a la Sociedad Rural Argentina (SRA).

Te puede interesar: Presupuesto “equilibrado” y nuevo acuerdo con el FMI, el programa proempresarial de Macri

El presupuesto de ajuste que Cambiemos negocia con gobernadores y legisladores del peronismo, tiene como blanco de ataque lo que denominan “el gasto público” para reducir el famoso “déficit fiscal”. Según argumentan, la vía para lograr tal objetivo, no es otra que atacar el salario de la clase trabajadora y las partidas destinadas a áreas como salud y educación. Sin embargo, ese ajuste no es para todos, los especuladores reciben partida preferencial para el pago de los intereses de la deuda.

Mientras todos buscan que los sectores populares sean los que paguen los costos de la crisis con miseria y desocupación, los empresarios se atajan y dicen que ven “con preocupación que se propone dar marcha atrás en la baja de impuestos distorsivos como ingresos brutos, impuesto a los créditos y débitos bancarios y el impuesto de sellos”. Además, abren el paraguas y aseguran que “pese a que la rebaja de los tributos fue aprobada en un Consenso Fiscal en noviembre 2017, algunas jurisdicciones aprovecharon para aumentar las tasas en el impuesto a los ingresos brutos o están pensando en hacerlo”.

Leé también: Macri defendió ante la UIA el plan del FMI: “Es una enorme oportunidad para todos ustedes”

Recientemente una delegación de miembros del Foro se reunió con el entonces ministro de Producción Francisco Cabrera y el de Finanzas Luis Caputo. Claudio Cesario, presidente de la Asociación de Bancos Argentinos, sostuvo que “apoyamos las medidas que está tomando el Gobierno. Acudir al FMI es razonable para nosotros y así lo han hecho otros países de la región. Es importante la capacidad de reacción del gobierno y haber previsto lo que podía venir”.

Podés leer: Titular de la UIA insiste con flexibilización laboral

“Es necesario el esfuerzo de todos los argentinos para equilibrar las cuentas públicas procurando una política de gastos austera y eficiente”, sostienen y agregan que “es imprescindible evitar los atajos fáciles que implican las sucesivas subas de impuestos a quienes ya soportan una enorme carga tributaria”. El cinismo de estos empresarios no tiene límites. La mayor presión del ajuste recae sobre las espaldas del pueblo trabajador y el pueblo pobre. Los empresarios no quieren sacrificar un peso de sus ganancias y lloran, como lloraron las patronales agrarias cuando el Gobierno anunció unas retenciones irrisorias que se licuarán con la devaluación. Lloran y si bien Cambiemos ratifica el rumbo del ajuste a cada paso, contra el nivel de vida de la clase trabajadora, por las dudas meten más presión para que los argentinos que hagan el esfuerzo sean todos los demás, menos ellos.



Source link