En el movimiento obrero también hay diversidad sexual

0
160


De todas las formas posibles para expresar que la CGT llega tarde al paro, Rubén “Pollo” eligió hacerlo de una forma desafortunada en un programa de A24. Conductores y panelistas no se lo dejaron pasar. “Pollo, atrasás 50 años”, le dijeron.

Este jueves 30 de agosto, en el medio de la corrida por el dólar, en días claves para la economía y la política del país, con el anuncio de paro de 24 horas efectuado por la CGT (sin movilización) y de 36 por la CTA, y a horas de lo que sería la enorme movilización en defensa de la educación pública, Rubén “Pollo” Sobrero fue invitado al mediodía al canal A24.

Cuando el conductor le preguntó qué opinaba sobre el paro de la CGT del 25 de septiembre, Sobrero dijo “opino que los que paran ese día son maricones”. Totalmente repudiable. Automáticamente desde la conducción, panelistas e invitados salieron a ubicarlo: “Pollo atrasás 50 años”, “estamos hablando de diversidad sexual, seguramente en movimiento obrero también hay gente diversa”, y demás comentarios pusieron bordó al dirigente que quiso volver al tema del paro rápidamente tratando de menospreciar el comentario desafortunado que acababa de hacer, a lo que los presentes, antes de seguir le marcaron la cancha al mejor estilo Kornblihtt: “no está bien, está mal”.

Y es que está mal. De todas las formas posibles para expresar que la CGT llega tarde al paro, “el Pollo” eligió hacerlo de una forma homofóbica que no se le puede dejar pasar. En todos los lugares de trabajo y en la calle es extendido el rechazo a que la medida de fuerza sea recién dentro de un mes, cuando todos los días hay despidos, megadevaluación y el gobierno anuncia medidas de mayor ajuste. Por supuesto que el paro nacional (con movilización) debe ser YA; pero en vez de explicarlo de esta manera prefirió decir “maricones” a quienes son parte de una tregua escandalosa con el gobierno, traicionan al conjunto de la clase trabajadora tomando medidas de una tibieza que está a años luz de contestar a los ataques del macrismo y sus cómplices.

Parece que algunos dirigentes no tomaron nota de la enorme marea verde que inundó las calles desde el paro del #8M. El conmovedor y contundente movimiento de mujeres que llegó para quedarse, “la revolución de las hijas” que salió a luchar en contra posición a una CGT entreguista que incluso se vió obligada a recibirlas días previos a la votación en el Senado ya que las trabajadoras formamos parte del movimiento de mujeres que se pone al frente de sus propias reivindicaciones y también contra el ajuste y los despidos encabezando luchas incluso en el mismo ferrocarril Sarmiento dónde hubo despidos; la marea verde es parte de un cambio, de un faro y de un rumbo que hemos visto que impacta en el resto de los trabajadores que ha seguido con admiración y acompañado la enorme pelea en las calles no solo por el aborto legal, sino por educación sexual integral (que exige la incorporación de las disidencias sexuales dentro de la educación sexual) y por la separación de la Iglesia del Estado, esa misma Iglesia que manda a las personas homosexuales al psiquiatra.

La mejor de las respuestas desde el panel de A24 fue la de que en el movimiento obrero también hay diversidad sexual. Claro que las personas LGTB formamos parte de la clase obrera, y no sólo somos parte de su composición sino que luchamos por su liberación. Por esto rechazamos fervientemente cualquier interno de compararnos con la tibia y traidora CGT de forma peyorativa y discriminadora. Nuestra orientación sexual qué tiene que ver con la entrega que hacen un grupo de burócratas, de ninguna manera se pueden dejar pasar expresiones que refuerzan los sentidos comunes más atrasados y machistas por los que peleamos para terminar, la lucha contra la discriminación hacia las personas LGTB va en claro sentido de unificar las filas obreras que patronales y burocracias quieren dividir, es una lucha por hacer avanzar la conciencia del movimiento obrero entre tanto medievo.

Los “maricones”, tortas, trans, sufrimos el ajuste y luchamos contra él. Una declaración que pareciera obvia, pero que por los dichos de Sobrero parece que todavía es un debate necesario. Sobran ejemplos de trabajadores y comisiones internas combativas que unifican la pelea por la libertad sexual con nuestras reivindicaciones propias como clase trabajadora, contra toda opresión y explotación.

Trabajadorxs LGTB salimos a las calles, bancamos brutales represiones y exigimos el paro general ya.



Source link