En el oeste, la juventud le dice no al avance represivo

0
104


Cientos de jóvenes, mujeres y trabajadores se sumaron a la jornada impulsada desde No Pasaran, En Clave Roja y la Juventud del PTS, a una semana de la movilización a 10 años del asesinato de Luciano Arruga que se realizará el sábado 26.

Durante la tarde del domingo se realizó una jornada cultural en contra de la baja de la edad de imputabilidad; en un año en el que sabemos que tendremos que enfrentar nuevos ataques, tarifazos, mas ajuste y que saben que solo pasa con más represión.

El macrismo promete que lo peor ya paso y promueve leyes represivas para convencer a su electorado, y el kirchnerismo, como el resto del peronismo, simula de opositor, pero dice que va a sostener el pacto con el FMI y las ganancias multimillonarias de los empresarios. El Frente de Izquierda, en cambio, no solo enfrenta esta escalada represiva contra la juventud, sino que plantea una alternativa para que la crisis la paguen los empresarios, como se planteó en distintas intervenciones durante el día.

Con alrededor de 300 personas presentes, se realizaron muestras fotográficas y de danza, dibujos en vivo e intervenciones artísticas. El mensaje fue claro: los ladrones son ellos que, a medida de los intereses del FMI, saquean el futuro de miles de jóvenes y trabajadores. Mientras hay jóvenes que trabajan 16hs en las peores condiciones, miles no pueden ni trabajar ni estudiar. Son parte de los que entraron a trabajar de manera precarizada bajo el gobierno anterior y para eso ni PJ ni el kirchnerismo proponen ninguna salida.

No solo el macrismo quiere más represión, tanto Pichetto como el kirchnerista Sergio Berni salieron inmediatamente a apoyar y festejar esta medida. Y es que siguen la misma línea del propio gobierno de Cristina Kirchner, quien, en acuerdo con la oposición, en 2009 impulsó la baja de 16 a 14 años, que recibió media sanción en el Senado. Lo único que ofrecen es garantizar la gobernabilidad de Cambiemos a través de la burocracia sindical y llamar a votar en 2019. Pero el saqueo se enfrenta en las calles, como muestran los Chalecos Amarillos en Francia y con una juventud que se organice junto a los trabajadores.

El Frente de Izquierda es la única fuerza que propone un plan alternativo al saqueo del FMI: terminar con el trabajo precario y la desocupación con el pase a planta permanente y el reparto de las horas de trabajo entre ocupados y desocupados, con un salario mínimo igual a la canasta familiar indexado según la inflación. Plan de obras públicas para proveer vivienda digna, cloacas y todas las necesidades, financiado con un impuesto a las grandes fortunas y el no pago de la deuda externa, ilegal, ilegítima y fraudulenta.

Mientras ellos ajustan y combaten a la juventud con mano dura, la izquierda plantea centros recreativos, becas de estudio y boleto estudiantil para todos los jóvenes en los barrios populares. Rechazar el cierre de las escuelas nocturnas y de las comisiones en los terciarios.

Este espacio social y político, autogestionado e impulsado por compañeras y compañeros del PTS en zona oeste, está abierto para que todo los jóvenes y trabajadores lo tomen en sus manos y participen de las iniciativas que allí se desarrollan. Como dijo Nicolas Gerola, estudiante del terciario 45 de Haedo y militante de la juventud del PTS “ Hacemos un llamado a construir una fuerza política que esté dispuesta a dar la batalla por darlo vuelta todo, un partido revolucionario que milita para que la vida valga la pena ser vivida y tirar este sistema que solo nos ofrece miseria”

El PTS, además de impulsar estos espacios de organización, impulsa también una pelea por la construcción de un gran partido unificado de la izquierda y los trabajadores,llamando públicamente a los partidos que integran el FIT y los que comparten su programa, así como a todos los que pelean por esta perspectiva. Esta pelea es central para poder dar una salida desde abajo a la crisis



Source link