En las calles de Bahía Blanca también volvimos a gritar ni una menos

0
118


Por cuarto año consecutivo, se llevó adelante la marcha de #NiUnaMenos contra la violencia machista que se cobra la vida de una mujer cada 20 horas, contra los femicidios y las redes de trata. Pero esta vez, una de las principales consignas fue el derecho al aborto legal, seguro y gratuito.

Una vez más como cada junio, las mujeres volvimos a ganar las calles. A pesar del frío y la inestabilidad climática, una multitud se movilizó al grito de ¡Ni una menos, vivas nos queremos!

Las consignas principales de la jornada fueron: ¡Ni una menos por abortos clandestinos, contra todo tipo de violencia hacia la mujer! La deuda es con las mujeres, no al pago de la deuda. ¡Fuera el FMI!

A partir de las 17 horas en la Plaza Rivadavia, frente al palacio Municipal, cientos de estudiantes secundarios, terciarios, universitarios, docentes, trabajadoras y trabajadores, organizaciones sociales, de mujeres, políticas y gremiales, fueron acercándose al centro del escenario para presenciar intervenciones artísticas y escuchar la lectura de un documento unitario leído por distintas referentes de agrupaciones de mujeres.

En el documento construido en las asambleas de mujeres, llevadas a cabo en la sede del Suteba Bahía Blanca desde hace más de un mes, además de visibilizar la violencia machista, mencionar a cada una de las mujeres víctimas de femicidios y desaparecidas por redes de trata y exigir la legalización del aborto, se denunció el brutal ajuste que implementan el gobierno nacional de Cambiemos y los gobernadores del PJ, FPV; Massismo que recae doblemente sobre las mujeres. Se rechazó el acuerdo de Macri con el FMI y se reclamó el no pago de la deuda externa, entendiendo que la deuda es con las mujeres y el pueblo trabajador.

También se reclamó por los derechos del colectivo de diversidad sexual, por el cupo laboral trans, contra los crímenes de odio, por la libertad a Joe Lemonge y la absolución para Higui. Contra la criminalización de los pueblos originarios y por el fin de la represión y persecución a la protesta social por parte del Cambiemos y de los gobernadores.

La tarde noche estuvo teñida de verde, de pañuelos que claman por el derecho más elemental de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos y a no morir por abortos clandestinos. La exigencia que engloba la consigna de la Campaña Nacional por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito, sonó y resonó, una y otra vez: “educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir”

Lo más destacado, en este sentido, es que esta demanda tan sentida por cientos de miles en todo el país puede visibilizarse a través de miles de jóvenes menores de 20 años, especialmente secundarias, que son quienes vienen protagonizando cada uno de los históricos “pañuelazos” realizados en esta ciudad.

Esta ola verde se hizo sentir frente a la Catedral bahiense donde se denunció la responsabilidad de la institución eclesiástica en conjunto con los distintos gobiernos de turno para que este proyecto de interrupción voluntaria del embarazo haya sido cajoneado en seis ocasiones. Que es urgente la separación de la iglesia y el Estado, que sigue siendo subvencionada con millones de pesos en desmedro de la salud y educación públicas de calidad.

Por su parte, la agrupación Pan y Rosas y el PTS participó con una gran columna encabezada por una bandera con la consigna: ¡Fuera el FMI! ¡No al pago! ¡La deuda es con nosotras!

Que este nuevo #NiUnaMenos, donde miles en todo el país nos movilizamos, sea el puntapié para organizarnos y seguir en las calles hasta el 13 de junio próximo en que se vote en el Congreso el Proyecto de ley por el aborto legal, seguro y gratuito. Fuerzas hay y eso lo venimos demostrando en cada una de las oportunidades en que nos movilizamos. Porque nuestro derecho se vota en el Congreso pero se conquista en las calles



Source link