En octubre siguen los tarifazos: gas, transporte, naftas… ¿hasta cuándo?

0
48


El mes arranca en caliente para los tarifazos y los precios, pero no para los salarios. Suben los pasajes, el gas, las naftas, los peajes y prepagas. El Gobierno dice combatir la inflación desde el Banco Central con recesión, pero no frena los tarifazos.

Distintos relevamientos y analistas privados estiman que la inflación de septiembre podría haber alcanzado el 7 % a causa de la devaluación que lleva al dólar a rondar $ 41 y de los tarifazos. Con este ritmo, la inflaciónacumulada a diciembre superará fácilmente el pronóstico ya elevado de 42 % que anticipó el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, en el Presupuesto 2019.

Pero a pesar de que el gobierno quiere frenar la inflación a base de un parate y una recesión económica (que incluye un plan monetario ultra restrictrictivo), por otro lado aspira a que el incremento de precios recaiga sobre los bolsillos del pueblo trabajador.

Como hemos constatado en este medio,la situación comienza a ser insostenible para muchas familias. En ciertos casos el peso de las tarifas superan el 40 % del ingreso del hogar. En octubre ya empiezan a regir nuevos incrementos de los servicios públicos y también de servicios privados como la medicina prepaga.

Gas

Desde este lunes se incrementa por segunda vez en el año la tarifa del gas, con subas que están entre el 30 % y el 35 %. Parte del incremento se expresará en las boletas de noviembre, ya que el incremento es bimensual, por lo que octubre tendrá los nuevos precios pero septiembre no. El alza plena en las facturas se verá entonces desde diciembre.

A su vez se elimina la bonificación por ahorro en el consumo del 10 %.

Esto se suma al aumento de abril que fue de un promedio de 32 %. La segunda parte de este aumento llegará en enero de 2019, con un 10 a 15 % adicional.

Al momento está confirmado el incremento de 19,67 % en Transportadora de Gas del Norte y Transportadora de Gas del Sur, según el Boletín Oficial.

Transporte de colectivos y trenes metropolitanos

A partir de este lunes se incrementaron los boletos colectivos de la Ciudad y el Gran Buenos Aires. Los colectivos ya tienen un piso de $ 13 cuando habían arrancado el año en $ 6.

En tanto, los pasajes de trenes metropolitanos subirán entre un 9% y un 18% a partir del 15 de octubre. Se trata de la quinta remarcación en el año para un servicio que transporta a más de un millón y medio de usuarios todos los días. Así, con la actualización de las tarifas ferroviarias los trenes San Martín, Sarmiento y Mitre tendrán un costo mínimo de $ 8,75; el Belgrano Sur, Roca y Urquiza de $ 5,50; y el Belgrano Norte de $ 4,75.

Combustible

Los últimos días de septiembre vieron incrementarse otra vez el precio de los combustibles. Axion incrementó primero un 8,9 % sus precios, luego el domingo pasado Shell e YPF un 9 % y 8 % respectivamente.

De esta forma, el precio del litro de nafta súper de YPF cuesta en Ciudad de Buenos Aires $ 36,74, y Premium $ 43,57, en tanto que el gasoil $ 32,98.

En lo que va del año, la nafta súper en YPF subió 13 veces y acumula un alza del 58 %.

Peajes

El peaje de la autopista Buenos Aires-La Plata aumentará entre un 20 % y un 25 %. Para quienes tengan Telepase el aumento será de 12,5 %.

Prepagas

Las empresas que brindan medicina prepaga aumentaron un 8 % los precios a partir de ayer. Con este nuevo incremento, las cuotas de este servicio acumulan un ajuste del 29,8 % en lo que va del año y un 33,5 % en los últimos doce meses.

El sector cuenta con 6 millones de beneficiarios, de los cuales 1,2 millón son voluntarios. Por la gran caída en el poder adquisitivo de los trabajadores, vienen disminuyendo la adhesión al servicio. Los planes que ofrecen las prepagas tienen un costo promedio de $ 3.500/4.000, mientras un plan para una familia tipo, cuesta en promedio $ 8.500/9.000.

Inflación y caída del salario real

Otros aumentos de bienes importantes en la canasta familiar son los precios de los alimentos. En este sentido, las empresas lácteas tienen previsto un aumento del 20 % para octubre y ya fue presentado por las empresas al Gobierno.

Por su parte, para los habitantes de edificios o condominios se esperan nuevos aumentos en las expensas, que en septiembre pasado ya se habían incrementado un 15 %.

De conjunto, en los ocho primeros meses de 2018 los precios aumentaron 24,3 % respecto del nivel que tenían en diciembre. Con el aceleramiento previsto para los últimos meses del año es probable que la inflación supere el último pronóstico oficial de 42 % anual.

Te puede interesar: Devaluación, preciado tesoro (para los capitalistas)

Lo más grave de este fenómeno autoimpuesto por las medidas del gobierno es el impacto sobre el poder adquisitivo de los ingresos. Según el Indec, en la comparación con el año anterior, la brecha entre la evolución del índice de salarios y los precios marcaba en julio una caída del poder adquisitivo del 7 %.

Tirar abajo el tarifazo, una demanda más a ser conquistada por la movilización popular

Los tarifazos no son tan “necesarios” e inevitables como plantea el gobierno. Por el contrario, bajo su aplicación muchas de las empresas concesionarias de servicios públicos obtienen exorbitantes ganancias millonarias. Estas empresas, como en el caso de la energía, de los peajes y del gas, fueron privatizados durante los años 90 bajo el gobierno de Carlos Menem, y que de esa fecha a la actualidad así se han mantenido.

Pero los empresarios no solo llenan sus bolsillos con los tarifazos, sino también con los millonarios subsidios que les otorgó el Estado en ese momento y que hasta el día distintos gobiernos han seguido manteniendo sin ningún tipo de control ni auditorías.

Una concepción racional y necesaria de los servicios públicos es que deben estar puestos en función de satisfacer las necesidades básicas de la población, y no al servicio de garantizar una alta rentabilidad para un puñado de parásitos.

Pero eso nunca pasará si este esquema sigue vigente. Hoy se hace urgente la estatización de todos los servicios públicos, bajo control de sus trabajadores junto a comités de usuarios, los únicos interesados en que los mismos sean de calidad y no obtener ganancias por ello.

Frente a la inflación, se torna evidente la necesidad de abrir los libros de contabilidad de las empresas, de modo de constatar si las “pérdidas” y los “costos” son efectivamente los que dicen tener las patronales, o lo que se esconde es un intento de trasladarlos a los consumidores (el pueblo trabajador), así como las amenazas de despidos y suspensiones a sus trabajadores.

Estas propuestas sólo podrán ser debatidas en instancias verdaderamente democráticas, no en las actuales instituciones del régimen que gobiernan para los ricos. La Asamblea Constituyente Libre y Soberana debe incluir la discusión sobre los servicios públicos bajo control de sus trabajadores y usuarios y el freno inmediato al alza de precios de los bienes de la Canasta Familiar.



Source link