Encuentro de mujeres con Andrea D'Atri en Barcelona: “Las trabajadoras pueden ser dirigentes de su clase frente a la crisis capitalista”

0
772


Junto a la fundadora de Pan y Rosas y dirigente del PTS en el Frente de Izquierda de Argentina (organización hermana de la CRT en el Estado español) participaron un centenar de mujeres trabajadoras, inmigrantes y estudiantes

A un mes de la huelga del 8 de marzo, el pasado viernes, un centenar de mujeres trabajadoras, inmigrantes y estudiantes se propusieron debatir cómo construir un feminismo de clase, anticapitalista y antiimperialista junto a Andrea D’Atri, en su paso por Barcelona como parte de una intensa gira europea, después de haber participado en diferentes actividades en Roma, Munich y Madrid.

El Encuentro tuvo lugar en un sitio que en el año 1909 nació como la primera biblioteca para mujeres trabajadoras primero y como Instituto de Cultura de mujeres después. Hoy es L’Espai Francesca Bonnemaison, donde funciona la Biblioteca de la Mujer y otros espacios culturales para la mujer en Barcelona.

Frente a una sala de más de 100 mujeres jóvenes, estudiantes y trabajadoras que representan las principales huelgas, luchas y procesos de autoorganización, como Las Kellys, las camareras que limpian los hoteles, las contratistas de Movistar que protagonizaron la famosa “revuelta de las escaleras”, de Telefónica y Luisi, protagonista y referente del gran huelgón de 8 meses de Panrico. Andrea D’Atri comenzó, con mucha emoción diciendo: “Es un orgullo compartir la organización de esta corriente internacional de mujeres, no por lo que dicen sino por lo que hicieron. Una corriente de jóvenes capaces de relacionarse con sectores más explotados de la clase trabajadora, es verdaderamente un orgullo y me llena de emoción”. “No es fácil conquistar una relación, no sólo de amistad, de solidaridad y de organización, sino política con las compañeras de las más explotadas de nuestra clase”. “Y este es el origen de Pan y Rosas en Argentina, donde primero conformamos esta agrupación al calor de una enorme movilización que acabó con la caída de un gobierno”.

Verónica Landa, joven militante de Pan y Rosas y la Corriente Revolucionaria de Trabajadores y Trabajadoras hizo la apertura del acto presentando a la agrupación de mujeres Pan y Rosas: “Somos una agrupación de mujeres antiimperialistas e internacionalistas, anticapitalistas y revolucionarias”. Hizo un recorrido por los diferentes momentos protagonizados desde la formación de Pan y Rosa en el Estado español. Y explicó las reivindicaciones planteadas hacia la preparación de la huelga del 8M, “Esta huelga general feminista se enmarca en un contexto político marcado por el ascenso de la extrema derecha. VOX tiene un programa radical de derechas. Nosotras, tenemos que decir bien alto a su programa racista, patriarcal y capitalista, que lo enfrentamos con un programa anticapitalista y revolucionario, con la autoorganización de miles de mujeres, junto a la clase obrera, la juventud y la población inmigrante. A la vez cuestionó la política del mal menor, “Podemos quiere gobernar con el gobierno “progresista” del PSOE, el que mantiene acuerdos con la Iglesia, el de las reformas laborales y recortes, el que defiende a la banca, mantiene los CIE’s y avaló el 155 y la represión al pueblo catalán”.

Àngels, joven trabajadora precaria y militante también de Pan y Rosas expuso que “Pan y Rosas se propone ser voz y parte de esta experiencia de las trabajadoras que que luchan contra la opresión y la explotación”.

Explicó el importante rol que vienen cumpliendo “las mujeres trabajadoras al frente, mientras luchan por sus demandas sindicales, los despidos los recortes, toman con todo la lucha contra los feminicidios, por el derecho al aborto. Y también el conjunto de las demandas políticas y sociales de la clase trabajadora, junto al movimiento de mujeres y la juventud. Contra todas las opresiones, uniendo la lucha emancipadora del conjunto de la clase proletaria, hacia la lucha revolucionaria”.

Rita, empleada doméstica e inmigrante: Nos quieren triplemente oprimidas. Pero somos triplemente combativas: ¡antirracistas, anticapitalistas y antiimperialistas!

Rita, empleada del hogar y portavoz de las mujeres inmigrantes de Pan y Rosas, conmovió a todo el público cuando dijo, “La opresión de las mujeres inmigrantes, se cruza por las políticas racistas y xenófobas de este Estado Imperialista, y sus reaccionarias leyes de extranjería del PP y del PSOE, que nos colocan a las inmigrantes en una situación de “ciudadanía de segundo orden”, donde las dificultades para regular nuestra situación administrativa son cada vez peores”, motivo por el cual “para trabajar nos deja como el blanco perfecto para los trabajos más precarios”. Ante ello, explicó que “Las inmigrantes de Pan y Rosas tenemos un lema: Nos quieren triplemente oprimidas: por mujeres, por trabajadoras y por inmigrantes. Nosotras decimos: somos triplemente Combativas: somos Antirracista. internacionalistas y antiimperialistas”.

Andrea D’Atri les respondía, “Las compañeras Rita y Vilma, paraguayas, contaban recién la situación brutal de discriminación y precarización del trabajo del servicio doméstico. Entre otras cosas, nosotras luchamos contra el capitalismo porque éste no puede disolver absolutamente al patriarcado, porque necesita del trabajo reproductivo que recae en las espaldas de la mayoría de las mujeres y las niñas de todos los hogares, realizado de forma gratuita, para la reproducción de la fuerza de trabajo. Es decir, para la reproducción de la vida de los trabajadores y las trabajadoras para poder ir al día siguiente a ser explotados. Pero, en especial en los países imperialistas, aunque también en nuestro país sucede, donde algunas mujeres de la clase dominante y de otros sectores pueden librarse del trabajo doméstico pero haciendo que esto recaiga como un trabajo asalariado precario sobre las espaldas de otras mujeres que en su mayoría son inmigrantes”.

Paula: El cuestionamiento a las instituciones no debería limitarse a la monarquía y Felipe VI, sino al conjunto de instituciones del régimen del 78 y al sistema capitalista”.

Paula, joven estudiante de Ciencias Políticas de la agrupación juvenil Contracorrent, explicó, “Las jóvenes padecemos, junto a las migrantes, las peores tasas de precariedad y desempleo, acceder a la universidad y a la vivienda es un lujo. Nos condenan a un futuro de salarios de miseria y de frustración”.

Por su parte, Eva de Contracorrent, planteó que “Tenemos muy claro que nada de esto nos lo va a regalar el Estado, sus instituciones ni de los partidos del régimen del 78. Todos nuestros derechos y nuestras reivindicaciones se las hemos arrancado al Estado mediante la autoorganización y la lucha, y con esta perspectiva queremos reconstruir alianzas como jóvenes con la clase obrera y el movimiento feminista para atacar a nuestros enemigos comunes. Por eso, este 8 de marzo, trabajamos la huelga feminista general para que todos los centros de estudios se paralicen, haciendo nuestros los métodos de lucha de la clase obrera”.

Vania, de Las Kellys de Barcelona: “Levantamos los brazos bien alto y decimos ¡Si tocan a una, nos tocan a todas!!”

“Somos las camareras de piso, las que limpiamos los hoteles. Cuando cada persona va a esas habitaciones que limpiamos, parece que se hicieran solas. Pero las que hacen la magia, somos nosotras, las camareras que estamos aquí, que sólo tenemos 15 minutos para poder limpiarlas. Esto agrava en muchos aspectos todo el esfuerzo que hacemos, porque enfermamos muchísimo: enfermedades musculoesqueléticas, a parte de psicológicas. Pero no queremos dar pena, somos mujeres luchadoras que vamos hasta el final y siempre pensamos en el futuro de nuestros hijos. Luchamos por un cambio que se vea en la historia, lleno de verde y de lila. Levantamos los brazos bien alto y decimos ¡¡Si tocan a una, nos tocan a todas!!

Andrea D’Atri contó como Pan y Rosas nació en Argentina al calor de una importante lucha que acompañaron un grupo de mujeres militantes del PTS, cuando una obrera Celia Martínez, dijo: “si las trabajadoras y trabajadores podemos hacer funcionar una fábrica, podemos hacer funcionar un país” y dijo “si tocan a uno nos tocan a todos”. Por eso, “Esa frase que dijo Vania de las Kellys, que surgió de la idea de esta mujer trabajadora que se dio cuenta que lo más importante era la unidad con sus compañeras y compañeros de clase para enfrentar la crisis de los capitalistas que todos los partidos políticos del régimen intentan salvar en su beneficio. Y esta frase fue tomada muchos años después en argentina por el movimiento de mujeres para enfrentar la violencia machista, convirtiéndose en “Si tocan a una tocan a todas”.

“Pero eso surgió de esta experiencia en la argentina y allí en esa fábrica de mujeres, nosotras las militantes del Partido de Trabajadores Socialistas (PTS) nos conocimos con jóvenes estudiantes feministas y discutimos juntas que en Argentina había un movimiento feminista pero lo que faltaba era una corriente que se propusiera luchar no solamente por las demandas de género y contra el patriarcado, sino también hacer con una perspectiva de clase, por la inmensa mayoría de mujeres que son asalariadas, que viven de su trabajo, que son explotadas”, continuó.

Luisi, huelguista de Panrico: “Nosotras teníamos un lema “Sí se puede, si una mujer avanza, ningún hombre retrocede”, y es cierto, nosotras tiramos para adelante con todo”.

Soy Luisi, y hablo como trabajadora de Panrico, como huelguista de Panrico. Una lucha en la que la mayoría éramos mujeres. Pan y Rosas nos ayudaron, nos abrieron los ojos y entendimos que la única salida era la lucha, la unión de la clase trabajadora, la unión de las mujeres que ahora nos estamos preparando para el 8 de marzo. He venido también porque quería conocerte, Andrea, he leído el libro de Pan y Rosas. Yo y mi hijo hemos sido despedidos y era la única entrada que había en mi casa. La huelga duró ocho meses pero yo seguí luchando 5 años más, y el año pasado me reincorporaron. Peor no voy a dejar de luchar nunca porque yo he nacido nada más que para luchar. Nosotras teníamos un lema “Sí se puede, si una mujer avanza, ningún hombre retrocede”, y es cierto, nosotras tiramos para adelante con todo”.

Andrea D’Atri cerró el acto diciendo: “Por eso, para mí es verdaderamente gratificante encontrarme aquí con todas estas experiencias que me rememoraron todo el origen de nuestra agrupación, que hoy, no solamente está en Argentina y en el Estado español, sino también está organizada en Uruguay, en Brasil, en Chile, en Perú, Bolivia, Costa Rica, México, EEUU y Alemania. Próximamente esperamos también que surja Pan y Rosas en Francia y en Italia. Que son parte de la gira que estoy haciendo en estos concentrados 40 días por Europa”.

Como colofón a tan emotivo encuentro el coro de mujeres de la Flor de Maig de Barcelona interpretó en catalán la canción Pan y Rosas, lema que se hizo famoso durante la huelga de trabajadoras del textil de 1912 en Massachussets y que da nombre a la agrupación de mujeres.

Cabe señalar que el coro de mujeres Flor de Maig viene destacando además por su apoyo a las luchas de mujeres trabajadoras e inmigrantes, así como con otras luchas sociales que se vienen desarrollando en Barcelona.



Source link