Entre punteros, patotas y nuevas maniobras fraudulentas ¿Qué dejaron las elecciones del CEFHyCS?

0
29


El día de ayer finalizaron las elecciones de Centro de Estudiantes de la Facultad de Humanidades, entre escándalos por compra de votos y un despliegue de punteros. El PJ alineado al rector mantiene la conducción.

El día de ayer se dieron a conocer los resultados de las elecciones del CEFHyCS que estuvieron plagadas de irregularidades, punteros y disputas entre las agrupaciones peronistas y radicales. La noche del primer día de elecciones la cuestionadísima Junta Electoral (conformada por el PJ y la UCR) resolvió impugnar todo el primer día de votación de la lista Unión Estudiantil, agrupación ligada al vicerrector, Ricardo Slavutsky. La resolución es por haber encontrado pruebas de que compraban votos, práctica que realizan el conjunto de las corrientes peronistas y radicales. No hay precedentes en las elecciones de centro de estudiantes de impugnaciones de este tipo, las internas del PJ en la UNJu están llegando cada vez más lejos. Hay amenazas de que está impugnación se dirima en la justicia electoral.

Mientras se debate cómo continuará la impugnación, algunas agrupaciones ya están haciendo público un resultado que ubica al Frente Democrático como ganador con 983 votos, y es así que la agrupación JUNTOS mantendría la presidencia del CEFHyCS como hace más de una década. En una facultad donde la deserción llega a 50% aproximadamente, en los últimos cinco años aumentó un 60% la cantidad de votantes, por lo que podríamos decir que en 2018 de un total de tres mil votantes, sólo mil estudiantes votaron voluntariamente y alrededor de 2000 solo fueron a votar a cambio de una prebenda.

Como todos los años, va aumentando la cantidad de punteros que podían verse afuera de la facultad, llevando y trayendo gente a votar, el clientelismo es una política que está instalada en la FHyCS. En la provincia la mayoría de las y los jóvenes tiene que trabajar para pagar su educación y ayudar a sus familias, quienes trabajan lo hacen de manera precarizada y la mayoría están desempleados. Esta es una situación de la que se benefician los partidos del PJ y la UCR porque todos los años dicen que están para resolver los problemas inmediatos de las y los estudiantes pero se apropian de todas las becas y las venden como “beneficios diarios” y “eventuales”, pero generan vínculos de dependencia entre los estudiantes y sus agrupaciones. En segundo lugar utilizan el recurso de la despolitización, es decir, proponen como natural que el centro de estudiantes “no se mete en la política” pero ocultan y desinforman a la mayoría que están financiados por el PJ y la UCR y que comparten sus ideas y también ocultan que estos partidos votaron en el senado el presupuesto 2019 que solo es la profundización de un ajuste a pedido del FMI y que va a durar años. Por último en momentos de elecciones utilizan la compra de votos como práctica habitual y mantienen una base cautiva de las agrupaciones, que significa que hay personas que se anotan año a años para solamente votar y que no estudia en la facultad.

Con este proceder se garantizan lugares dentro del CEFHyCS y el gobierno de la universidad, pero que estas prácticas se hayan intensificado este año no es casual, tiene que ver con la crisis que se vive en el país, donde en el marco de que el año que viene habrá elecciones presidenciales, con un gobierno que viene desgastado como lo es el de Macri, tanto el PJ y el radicalismo disputan su poder en la universidad como parte de pelear el armado de sus respectivas listas en las elecciones del año que viene.

Remeras celestes y pañuelos verdes

Con esto planteado, entra en juego el kirchnerismo. La UNJu está gobernada por el PJ, y el kirchnerismo hasta el momento no se había podido anclar como fuerza política con relativo peso y con su propia agrupación en ninguna facultad. En Humanidades la lista de Fortaleza (MPE y PJ) y Unidad Ciudadana sacaron 387 votos, no sin recibir también denuncias por compras de votos, pero también mostrándose por primera vez como un espacio claramente K en la facultad, continuando así también su campaña de “Hay 2019”. Este es un elemento nuevo, en una Universidad dónde las agrupaciones peronistas, producto de la crisis del PJ provincial, no hablan de su política nacional y menos provincial.

Hay una segunda expresión del Kirchnerismo en Humanidades, lo es la lista PDF (La Cámpora, FUP, Pachakuti). Dentro de su espacio tienen el mérito de haber vaciado la 2da asamblea interfacultades durante la lucha educativa. Sacaron 115 votos haciendo una campaña de demandas sindicales.

Los y las jóvenes K intentan capitalizar el descontento con Macri, en ese camino ampliaron su espacio. Tienen contradicciones propias de ser remera celeste y pañuelo verde en el año de la marea verde y también de intentar mostrarse como “distintos” de los punteros del PJ, siendo parte del PJ y utilizando sus mismos métodos.

El espacio de la izquierda

En este escenario donde primo la compra de votos, el oportunismo político y las campañas despolitizantes, la izquierda mantuvo su espacio.

El FEP (CEPA/PCR, UJS/PO, IS, Marabunta Roja-CTEP) sacó 122 votos. Un frente que nuclea sectores que están con las autoridades, otro que se vincula con la iglesia. Este armado, lamentablemente busco llevar la lucha estudiantil tras una de las variantes del descompuesto régimen universitario jujeño. La UJS/PO e IS, integraron ese frente contra el programa de independientes de clase del FIT, como parte de su política más nacional, la UJS/PO terminó deslucida dentro de un frente que embelleció a corrientes del régimen universitario cómo la CEPA/PCR.

Oktubre, una nueva agrupación resultante de la lucha universitaria conformada por Pan y Rosas, Juventud del PTS y estudiantes no agrupades sacó 86 votos. Como única expresión de la pelea contra todas las variantes del régimen universitario, cómo contra el gobierno y la supuesta oposición cómplice de cada ajuste. Una perspectiva que llevamos a cada curso junto con los trabajadores que enfrentan los ataques del gobierno, cómo en el Ingenio La Esperanza.

La política que intenta mantener el PJ y la UCR para dividir al movimiento estudiantil entre quienes se le complica día a día mantenerse en la universidad pero aun canalizan sus necesidades diarias en las “soluciones inmediatas” que proponen las agrupaciones tradicionales y quienes ante la crisis este año decidieron decir basta y organizarse contra un nuevo ataque a educación a pedido del FMI, es una de las bases fundamentales en las que se despliega y desarrolla la burocracia estudiantil. Oktubre por su parte expresa otra tendencia dentro del movimiento estudiantil, una alternativa política militante independiente de las autoridades y partidos patronales, y la unidad con las y los trabajadorxs, las mujeres y la juventud.



Source link