¿Es posible luchar por una caja justa?

0
80


A raíz del conflicto desatado por el incremento en la cuota mensual que los médicos y médicas de la provincia de Buenos Aires deben pagar obligatoriamente en la Caja de Previsión y Seguro Médico, en paralelo al escándalo por la Inauguración de un Hotel 5 Estrellas en pleno centro de la Ciudad platense, muchos profesionales manifestaron su descontento.

Resulta que médicos y médicas de la provincia de Buenos Aires, al momento de recibirse, tienen un plazo de 30 días para afiliarse de manera obligatoria a la Caja de Previsión y Seguro Médico. Dicha caja les asegura una jubilación/pensión con los aportes mensuales de un monto fijo más un 5% de lo que facturen en concepto de honorarios en el ámbito privado, independientemente de lo que el Instituto de Previsión Social les descuenta en sus recibos de sueldo a

aquellos profesionales que, a su vez, ejercen en relación de dependencia.

Por tal motivo, médicos y médicas autoconvocadas encabezados por la Dra. Zulma Fernández, presidente de la Asociación de Profesionales del Hospital de Niños de la ciudad de La Plata, bajo el proyecto “Luchemos por una Caja Justa” comienzan a organizarse para avanzar en el reclamo contra la forma en la que se administra La Caja en la actualidad.

En este marco se reunirán en el día de la fecha a las 19hs en el Aula Magna de la Facultad de Cs. Médicas de la U.N.L.P, donde debatirán la forma de avanzar con él. Es un hecho que la caja maneja cifras extraordinarias de dinero provenientes, no sólo de los aportes de los afiliados, sino también de las inversiones que dicha caja realiza con el excedente de esos aportes, tal es así que lo del Hotel 5 estrellas que la firma Costa Galana administrará, no es más que una pequeña muestra de los negociados inmobiliarios y financieros que la institución posee.

El presidente Héctor Osvaldo Sainz, médico cirujano vascular, argumentó que sin esas inversiones la caja no podría hacer frente a las jubilaciones, pensiones y demás beneficios que, según dice, gozan los afiliados y que aún así, muchas veces no alcanza.

Algo no cierra, la caja cuenta con un superávit de 2751 millones de pesos, múltiples inversiones en pie que generan ganancias (edificio de oficinas alquiladas en Puerto Madero, campos en Misiones, cocheras…), afiliados que aportan en relación de 4,5 activos por cada 1 pasivo, y ante los altos ingresos que la caja presenta, los supuestos beneficios para los profesionales son bastante mínimos, jubilaciones y pensiones por debajo de la canasta básica familiar que sólo recibirán, en promedio, durante unos 12 años luego de haber aportado durante 35 años y con no menos de 65 años de edad.

Luchar por una “Caja justa” parce ser la fórmula que va en busca de cambiar la cúpula, siendo una institución que no tiene nada para dar. En nombre de una jubilación diferenciada, las cajas terminan siendo el gran negocio de unos pocos ante el aporte obligatorio. Sin modificar las bases de este régimen cualquier cambio es cosmético.

Ante una institución caduca, siendo el derecho de todo trabajador una jubilación igual a la canasta familiar garantizada por el Estado, no se trata de reformar la caja sino que el horizonte sea extinguirla. Se puede prescindir de la caja, como ocurre en CABA (no existe la Caja de Médicos) donde incluso hasta la matrícula profesional es otorgada y regulada por el Estado, o al menos contemplar la afiliación optativa, es decir que aquellos profesionales que están en relación de dependencia (ya sea privada o estatal) puedan quedar exentos de aportar a la caja, modificando la Ley 12.207.

Luchar por un sistema único de salud pública, gratuito, de calidad e igualitario donde el conjunto de los trabajadores y los usuarios sean quienes administren y regulen los recursos en beneficio de las grandes mayorías, contemplando para todxs los trabajadores una jubilación igual a la canasta familiar, es el camino.



Source link