Estudiante de la UNLP preso por practicar sus tradiciones culturales

0
176


Se trata de José Luis Zurita, un joven estudiante de ingeniería y bailarín de Caporales de la comunidad boliviana, quien lleva casi un mes preso ilegalmente en el penal de Marcos Paz.

Todo sucedió cuando José Luis junto a su madre se disponían a buscar la tradicional hoja de Coca usada por motivo de la celebración de la Virgen de Urkupiña de la comunidad Boliviana, a la localidad de Lugano. Cuando se disponía a regresar a su barrio en la localidad platense de Tolosa, es detenido por la policía de la ciudad. El joven fue procesado por orden del juez federal Marcelo Martinez De Giorgi considerándolo “coautor penalmente responsable del delito de guarda de materia prima destinada a la producción o fabricación de estupefacientes” según consta en la causa a cargo del Juzgado Criminal y Correccional Federal N° 5.

En dialogo con este diario, los familiares nos decían “Exigimos la liberación inmediata de José Luis pues se encuentra ilegalmente detenido y nunca ha incurrido en delito alguno, todo lo contrario es un joven que trabaja y estudia para progresar y además es muy querido por toda la comunidad boliviana donde participa con su grupo de baile Cruz del Sur en todas las festividades tradicionales”. También agregaron “la hoja de coca en estado natural no es droga”. Finalmente comentaban “hemos presentado un recurso de apelación que esperamos lo traten lo antes posible porque José Luis está sufriendo mucho”.

El pedido de Libertad para José Luis está teniendo mucha repercusión en la comunidad platense por tratarse de una violación a la libertad de cualquier individuo de practicar sus tradiciones étnicas, que es un derecho elemental que consta en la constitución argentina.

Cabe aclarar que el ritual de la hoja de coca, denominado “acullico”, se celebra afín de compartir socialmente entre los miembros de la comunidad y es una tradición ancestral que se practica en toda la comunidad andina, tanto en Bolivia como Argentina, Perú, Chile, Ecuador y Colombia.

Te puede interesar: Senegaleses en Argentina, otra historia de refugiados

Ante esta situación los miembros de la comunidad migrante, familiares, amigos y distintas organizaciones sociales y de derechos humanos, están rodeando de solidaridad a la familia de José Luis, por tratarse de una caso más de ataque a los sectores más vulnerables. Una avanzada impulsada desde el gobierno que incluye desde declaraciones de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich identificando a los extranjeros con el narcotráfico, hasta la represión policial a miembros de la comunidad senegalesa, las deportaciones que habilita el DNU 70/17 del Macrismo o la negativa al derecho a la jubilación.



Source link