Familiares de víctimas de gatillo fácil se movilizaron para exigir justicia

0
223


En el mes de lucha contra la violencia institucional, los familiares de Facundo Ferreira, Miguel Reyes, y Raúl Robles, entre otros, se movilizaron a la Plaza Independencia.

En el mes de lucha contra la violencia institucional, familiares de víctimas de gatillo fácil se movilizaron a Plaza Independencia, junto a organizaciones sociales y políticas, para exigir justicia.

Al llegar a la Casa de Gobierno tomaron la palabra familiares de Miguel Reyes, el joven de 24 años que en la víspera de Noche Buena de 2016 fue ejecutado por dos oficiales de la patrulla motorizada. Ana Reales, la madre de Miguel Reyes, contó que los policías Mauro Navarro y Gerardo Figueroa, siguen en libertad y amenazando al resto de sus familiares.

Tomaron la palabra también los familiares de Raúl Robles, un joven de 17 años asesinado en febrero por un policía de la Guardia Urbana; hablaron también familiares de Milagros Avellaneda, desaparecida junto a su hijo de dos años desde octubre de 2016. En la causa se señala a su ex marido y guardia cárcel, Roberto Rejas, como responsable. Tomaron la palabra familiares de Ismael Lucena, Jalil Juárez, y cerró el acto la tía de Facundo Ferreira, el niño de 12 años ejecutado por la policía el pasado 8 de abril.

Malvina, la tía de Facundo, contó que los policías que asesinaron a Facundo, Nicolás Montes de Oca y Mauro Díaz Cáceres, no han sido imputados en la causa y ni siquiera fueron apartados de la fuerza. Recordemos que en el mes de abril trascendió que a los policías que dispararon contra los menores les dio positivo el test toxicológico de cocaína y marihuana.

En diálogo con La Izquierda Diario, nos contó también que de acuerdo a los peritajes realizados sobre el arma adjudicada a los menores no tiene huellas ni rastros de ADN de ninguno de los chicos. Y nos cuenta que desde el momento del asesinato de Facundo, a la una y media de la mañana, hasta que se hizo presente la Fiscalía, la policía tuvo más de 3 horas para modificar la escena del crimen.

Facundo Ferreira fue ejecutado de un disparo por la espalda en un supuesto “enfrentamiento” que mantuvo la policía con un grupo de niños en moto que iban huyendo de la policía.

Al margen de los resultados de un cuestionable peritaje judicial, a cargo de la Fiscal Adriana Giannoni, lo más escandaloso del proceso es que los policías todavía no hayan sido siquiera imputados en la causa y apartados de la fuerza.

El caso de Facundo Ferreira cobró relevancia nacional no solo por tratarse de la ejecución sumaria de un niño, sino también por ser la expresión más brutal de la “doctrina Chocobar” impuesta por la Ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, con el acompañamiento en nuestra provincia del gobernador Juan Manzur.

Recordemos que en medio de los cuestionamientos a la ministra Bullrich y a la Gendarmería Nacional por el asesinato de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel, el gobernador designó al frente de la cartera de seguridad al ex gendarme Claudio Maley.

Las medidas de ajuste que el gobierno nacional y provincial vienen aplicando contra el pueblo trabajador anticipan mayores niveles de desempleo y aumento de la pobreza estructural. La lucha contra la impunidad en los casos de gatillo fácil y brutalidad policial se inscribe dentro de la batalla contra esta institución descompuesta que tiene las manos libres para actuar con total impunidad, y contra una casta política que garantiza el orden de un sistema que condena a la pobreza y la miseria a sectores cada vez más amplios de la sociedad.



Source link