¿Feministas para qué?

0
38


Con colaboración del PJ, el presupuesto tuvo media sanción. Los sindicatos opositores no se esmeraron por movilizar, después de rezar en Luján. ¿Qué haremos las mujeres para impedir este saqueo?

No tuvimos la oportunidad de escuchar a la diputada Silvia Lospenato, durante la votación del presupuesto 2019. La oratoria que desplegó durante la aprobación de la media sanción del aborto legal, celebrada por los medios y hasta por mujeres de la oposición, estuvo ausente por decisión de su bloque, que pidió a sus integrantes que votaran sin chistar el presupuesto de ajuste que impuso el FMI. Hubiera sido interesante escuchar por qué apenas el 0,13% del presupuesto será destinado a programas de derechos de las mujeres y la diversidad sexual; cómo se condice esa cifra irrisoria con la demagogia que hace el gobierno de Macri con una supuesta agenda de equidad de género.

No se trata sólo de un frío dato. El programa “Fortalecimiento de la Educación Sexual Integral” recibirá un tercio de lo que se destinará para la refacción de tres iglesias católicas. Programas de atención a víctimas de la violencia, de promoción del empleo para mujeres, de prevención del embarazo adolescente o de lucha contra el SIDA se verán afectados por los recortes y, también, por la inflación que no está contemplada en el presupuesto.

El programa “Fortalecimiento de la Educación Sexual Integral” recibirá un tercio de lo que se destinará para la refacción de tres iglesias católicas

Ya señalamos en La Izquierda Diario, que los tarifazos del transporte y los servicios esenciales, la inflación (sumada a los bajos salarios) que convierten en inalcanzable la canasta familiar, son las consecuencias del pago de una deuda ilegítima y fraudulenta que se traducen en un aumento de la carga de trabajo doméstico y reproductivo gratuito realizado por las mujeres. Las primeras en ser despedidas en el ajuste; las primeras en ocupar los trabajos más precarios; las que, en su mayoría son jefas de los hogares más pobres de Argentina.

Cadenas de (colab)oración

El gobierno tuvo la colaboración inestimable del PJ para votar este presupuesto que ajustará aún más la vida de millones de mujeres, entre otros. Y no sólo adentro del Congreso, como lo hicieron en el Senado, para mantener el aborto clandestino. Sino también afuera: las direcciones sindicales impidieron que hubiera paro nacional y una masiva movilización para derrotar esta nueva medida de ajuste. La CGT brilló por su ausencia. Moyano, después de haber encabezado una marcha a la Basílica de Luján para pedir por “Pan y Trabajo” en una misa acompañada por todas las direcciones sindicales kirchneristas, tampoco se hizo presente en la Plaza Congreso.

¿Qué significan las declaraciones de hacer un movimiento “nacional, popular, democrático y feminista” cuando se trata de la vida de millones de mujeres? Nada, puro palabrerío para convencer a millones de que no se puede enfrentar el ajuste que hoy está en marcha, que sólo nos queda esperar hasta las elecciones del 2019, para cuando el saqueo a nuestros bolsillos y al país ya esté consumado.

Primero nos dijeron que no había que enojarse con la Iglesia por la derrota que nos propinó, en alianza con sectores de todos los bloques de senadores, impidiendo que se legalice el aborto. Después nos convocaron a esta procesión a Luján, para que esa misma Iglesia transforme la bronca en esperanza pasiva de un futuro mejor. La dirigente kirchnerista del gremio de Judiciales, Vanesa Siley, con la misma cara que habló en las asambleas de NiUnaMenos sobre el Paro Internacional de Mujeres, ahora discurseó desde el púlpito eclesiástico. La única diferencia es que, esta vez, ya no llevaba el pañuelo verde al cuello.

¿Cuántas son las “feministas” que firmaron la declaración pública en apoyo al candidato kirchnerista Juan Grabois, que también acompañaron la procesión? ¿Cuántas docentes hay en el área metropolitana de Buenos Aires? Son aproximadamente 360 mil, de los cuales más del 70% son mujeres. ¿Qué hicieron las direcciones sindicales kirchneristas de CTERA y SUTEBA para que esas más de 250 mil mujeres estuvieran en la Plaza Congreso, impidiendo ese brutal saqueo a sus condiciones de vida?

Es indignante tanta hipocresía y un mensaje tan perverso para engañar a millones de trabajadoras y jóvenes precarizadas que confiaron en sus discursos opositores. Presentándose como diferentes al resto del PJ, sólo hacen una “división de tareas” para prestar su complicidad al plan liquidador del gobierno y el FMI. Quieren que pase el golpe económico que está en curso, para eso nos necesitan quietas, desmovilizadas y rezándole a la virgen; para después, capitalizar el descontento con el gobierno en las próximas elecciones, cuando ya tengan negociadas sus candidaturas y hayan definido si van juntos con los siniestros gobernadores, si suman a los amigos de Bergoglio de los movimientos sociales, si logran seducir al activo movimiento de mujeres con demagogia feminista de última hora.

No queremos que sean sólo la derecha, los fundamentalistas y reaccionarios quienes salgan a las calles, con prepotencia, para atacar brutalmente a las pibas por usar pañuelos verdes, a las docentes por bancar ollas populares o por impartir educación sexual. Cuando “los Bolsonaro” llegan ganadores a un balotaje, ya es tarde para lágrimas. Aquí existe la fuerza para frenar los planes del imperialismo que ejecuta el gobierno con la complicidad del PJ.

Cuando “los Bolsonaro” llegan ganadores a un balotaje, ya es tarde para lágrimas. Aquí existe la fuerza para frenar los planes del imperialismo que ejecuta el gobierno con la complicidad del PJ.

El saqueo es hoy, nuestra lucha tiene que ser ahora

Cuando a los capitalistas les tocan sus intereses, tiembla la tierra. Eso ya lo comprobó el kirchnerismo en el gobierno, que vivió una aguda crisis política cuando las patronales agrarias se opusieron a la ley de retenciones. ¡Pero nosotras también supimos hacer temblar la tierra por nuestros derechos y no vamos a permitir que naturalicen el saqueo que nos hunde en la ruina!

Son ellos o nosotras y nosotros. Pero la pelea no está perdida. Así como después de nuestro triunfo con la media sanción del aborto legal, los sectores reaccionarios nos derrotaron en el Senado, ahora nos dieron un revés en Diputados; pero podemos derrotarlos en noviembre, cuando tengan que aprobar el presupuesto en la aristocrática cámara alta. La clave está en las calles: debemos organizarnos en cada lugar de trabajo y estudio, en cada barrio, hacer asambleas e imponerles a las direcciones sindicales y en todos los movimientos sociales, con nuestra fuerza y desde abajo, un paro nacional con movilización al Congreso para el día que se vote el presupuesto en el Senado. Si ese día somos centenares de miles en las calles, podemos pararles la mano.

Esta pelea empieza desde hoy mismo y las mujeres de Pan y Rosas y el PTS en el Frente de Izquierda, asumimos el desafío y te proponemos llevar estas propuestas a tus propias organizaciones, a los centros de estudiantes, a los sindicatos y a las asambleas feministas donde haya mujeres dispuestas, verdaderamente, a enfrentar los planes de Macri.



Source link