Festival en Tigre por los 40 años de Abuelas

0
124


Este Domingo tuvo lugar un gran festival de bandas convocado por las Abuelas de Plaza de Mayo en el marco de sus 40 años de lucha.

A pocos días de conocerse la noticia por la restitución de la identidad de Marcos, el nieto 128, se inicia un nuevo ciclo en esta lucha por encontrar a los más de 300 Nietos y Nietas que aún faltan y que como cada reencuentro será el impulso para continuar en la lucha de manera incansable hasta encontrarlos a todos.

El escenario fue el Playón TBA de Tigre que desde muy temprano fue inundado por jóvenes y familias para disfrutar no solo de los artistas que allí estuvieron sino acompañando a las Abuelas en el mensaje que se replicaba incansablemente de amplificar la búsqueda de los nietos y que ellas aún siguen esperando. Mientras se escuchaban desde el público los cantitos de “a donde vayan los iremos a buscar”, durante la tarde y ante alrededor de unas 70 mil de personas se dieron cita varios artistas que durante toda la tarde sonaron en homenaje a estos 40 años: Bersuit Vergarabat, Kapanga, Bruno Arias, Nonpalidece, La Delio Valdez, Los Espíritus, entre otros.

Junto a las Abuelas, los músicos, organismos y referentes por los derechos humanos se solidarizaron con los trabajadores y las luchas en curso como es el caso del Astillero Río Santiago. Maria Victioria Moyano, Horacio Pietragalla, Francisco Madariaga, Manuel Goncalvez, Victoria Montenegro, la Comisión por la Memoria de Zona Norte entre otros dieron su apoyo.

Entre banda y banda, los Nietos y Nietas fueron subiendo al escenario para dar a conocer y hacer un recorrido de su historia, la de sus padres, hermanos, de aquello que significó en sus vidas recuperar su verdadera identidad, de la lucha que continúan dando día a día contra la impunidad, haciendo un pedido a todos aquellos que estaban presentes que se sumen a la búsqueda, aportando datos por más pequeños que parezcan. En el festival cada nieto invitaba a acercarse a una carpa instalada en el predio a quienes tuvieran dudas acerca de su identidad o aportar datos que pudieran significar el inicio de una nueva búsqueda.

“Levantando sus banderas”

A poco de comenzado el acto se fueron escuchando los primeros testimonios; pasado el mediodía los encargados de tomar la palabra fueron Esteban Herrera Simerman, hijo de Georgina Simerman de Herrera, que continúa la búsqueda de su hermano, quien contó su historia y la de sus padres y junto a él, Victoria Moyano, nieta restituida por Abuelas, quien declaró:

“Logré restituir mi identidad allá por el año 87, a mis 9 años, teniendo la posibilidad desde mi infancia y adolescencia de saber quién era en realidad. Mis padres eran uruguayo- argentinos y llegaron al país siendo militantes, secuestrados en el 77, donde pasaron por lo que fue el Circuito Camps a manos del genocida Etchecolatz, cuando mi mamá estaba embarazada de dos meses, donde permaneció en cautiverio y finalmente yo nací en el Centro Clandestino “Pozo de Banfield” donde me apropia el familiar de un comisario de San Justo, esa es mi historia”.

“Algunos siendo bebes, otro ya niños más pequeños, fuimos apropiados y mucho de nosotros logramos recuperar nuestra identidad y hoy, 40 años después continuamos en búsqueda de los más de 300 hermanos que nos faltan. Las Abuelas han hecho un trabajo incansable durante estos años, y esta semana tuvimos la enorme noticia que recibimos con felicidad de la restitución del nieto 128, de Marcos. Yo pude ver la restitución de muchos de mis hermanos al saber quién era tan tempranamente”.

“Comencé una militancia de mano de mi abuela, porque había que seguir peleando junto con ellas por los Derechos Humanos, y hoy continuamos ese camino, reivindicando la lucha de mis padres por querer cambiar esta sociedad, levantando sus banderas, peleando contra la impunidad , por el juicio y castigo a los culpables, por eso también les pedimos el apoyo a todos ustedes, a toda la juventud, a toda esa juventud que hoy esta movilizada, a nuestras hijas porque se sancione la ley por el aborto legal, por el apoyo a los trabajadores y todos los sectores que hoy están en lucha y ese es el camino que han hecho nuestros compañeros desaparecidos, el camino de los 30.000. Seguimos la lucha contra la impunidad junto a nuestras Abuelas. Seguiremos adelante, acompáñennos en esta gran tarea por encontrar a los que nos faltan”.

Un festival que no se merecía terminar así

Casi ya al término de la jornada, se informaba por redes la detención de varias personas en el Festival. En un día tan importante donde familias enteras y jóvenes que viajaban desde lejos para disfrutar sus bandas favoritas y solidarizándose con las Abuelas, algunos de ellos fueron detenidos de manera arbitraria por parte de la Policía de Tigre y golpeados. Una práctica que no es un caso excepcional en territorio Masista, sino que es parte de un proceso de fortalecimiento del aparato represivo del estado que se viene desarrollando desde los últimos años del kirchnerismo.

La designación del genocida Milani como jefe de las fuerzas armadas, la aplicación de la Ley Antiterrorista y el Proyecto X, hasta la instalación de la doctrina Chocobar y el decreto para que los milicos se encarguen de la seguridad interior muestra que tanto el Macrismo como el Kirchnerismo han tenido han reforzado el poder de fuego de las fuerzas represivas perjudicando especialmente a los jóvenes trabajadores y de los barrios populares que sufren las detenciones arbitrarias hasta el gatillo fácil.

Finalmente, pasadas unas varias horas de ocurridos estos hechos, CORREPI difundió que quienes estaban como demorados en la Comisaría de Tigre, habían sido liberados.

Las detenciones arbitrarias ocurridas muestran que las fuerzas policiales tienen una impunidad hacia los jóvenes. Se hace necesaria luchar contra la impunidad de ayer y de hoy, contra la criminalización de la juventud, por el avance de los juicios, porque el lugar de los genocidas sea la cárcel común y efectiva. En el marco de la lucha de las nuevas generaciones, mujeres, trabajadores, estudiantes, para quienes debe volverse una tarea imprescindible para dar continuidad a lo que supieron dejar aquellas que peleaban por otro mundo, por una vida que merezca ser vivida.



Source link