Frentes de toda la izquierda y el activismo para recuperar los centros de estudiantes

0
38


Este 7, 8 y 9 de noviembre se realizarán las elecciones universitarias en toda la UNLP. El gran proceso de lucha abierto este año, tendrá su expresión política contra las listas de la Franja Morada y del Hay2019.

En dos semanas inician las elecciones universitarias en las 17 facultades de la UNLP y como todos los años se ponen en disputa las conducciones de los centros de estudiantes. Hoy la mayoría de los centros están repartidos entre el kirchnerismo y semi kirchnerismo que conduce la Federación Universitaria de La Plata (Patria Grande, Miles, La Cepa, La Cámpora), y la Franja Morada.

Pero este año las elecciones están cruzadas por una situación totalmente distinta: el proceso de lucha estudiantil que hubo en todo el país con tomas en más de 50 universidades.

En La Plata, este proceso se reflejó en la toma simultánea de 7 establecimientos, asambleas numerosas (hasta interfacultades), cortes de calle y además la confluencia con la lucha de Astillero Río Santiago. “En las aulas ahora se habla de política”, “es difícil volver a cursar como si nada después de todo lo que pasó” comentan compañeros y compañeras que forman parte del activismo que estuvo al frente de la defensa de la educación pública.

Recuperar los centros para la lucha

En estos días se aprobó en Diputados el presupuesto del FMI con la complicidad del peronismo y las burocracias de la CGT hasta el kirchnerismo, que se jugó más a movilizar a Luján para rezar que a enfrentar al gobierno en las calles. Se ha firmado la entrega de millones de pesos a financiar la deuda externa a pedido de Christine Lagarde, quien es hoy la que en los hechos, gobierna Argentina.

El movimiento estudiantil comenzó a ponerse de pie luego de años y eso son malas noticias para el macrismo a pesar de haber logrado la aprobación del presupuesto en la cámara de diputados. Desde la UNLP fueron cientos lxs compañerxs que se movilizaron incluso con las banderas de las tomas. Previo a eso, se chocaron contra sus propias conducciones estudiantiles que no llamaron a ningún tipo de medida para preparar esta pelea.

La Franja Morada es el brazo estudiantil del FMI y el macrismo en la Universidad, pero las corrientes que integran la conducción de la Federación Universitaria de La Plata (Patria grande, Miles, Cepa, La cámpora) que son opositoras al gobierno, hace meses que sólo se dedican a poner palos en la rueda. Desde su voto al rector radical Tauber, hasta el proceso de tomas toda su orientación fue hacia el “Hay2019” para “votar mejor” en las elecciones… ¡dentro de un año!

Lxs cientos de estudiantes que estuvieron al frente de la defensa por la educación pública organizándose desde abajo en asambleas y comités, comprendieron que la lucha es ahora porque hay fuerzas. Pero también comprendieron que hay que recuperar los centros de estudiantes para potenciar esta pelea que será más dura el año que viene luego de la aprobación de un presupuesto de miseria para la educación y coordinar con todos los sectores en lucha. Recuperar la participación y los métodos democráticos para que los centros vuelvan a ser de lxs estudiantes.

¡Un programa del movimiento estudiantil!

Con toda esta experiencia encima, se han conformado grandes frentes de toda la izquierda junto a les activistas para estas elecciones, bajo un programa que refleja todas las conclusiones de este proceso.

Así como la pelea es contra el presupuesto de hambre, también es importante saber con quienes peleamos. Por eso uno de los puntos más importantes es el de la unidad obrero-estudiantil. La pelea de lxs trabajadorxs del Astillero Río Santiago conmovió a miles de jóvenes que han cantado junto a ellos sus tradicionales canciones, incluso yendo a la puerta de la fábrica el día de la permanencia. También lxs trabajadorxs se han acercado hasta las facultades a expresar solidaridad o a pedir apoyo en su lucha. ¡Es la alianza con la fuerza para parar el ajuste!

Pero para lograr todo esto tenemos que cambiar la forma en que son manejados los centros de estudiantes. Desde la vuelta de la democracia, la Franja Morada impuso un modelo de servicios donde el centro “acompaña” en la carrera acentuando el academicismo y la competitividad. Todas las corrientes desde las k a las populistas, hasta las de izquierda como es hoy la FUBA, se han adaptado a este modelo. Hay que terminar con esto: la propuesta es que los centros de estudiantes se conviertan en grandes cuerpos de delegados para que miles de estudiantes se incorporen a los debates que hacen a la vida política de la Universidad. Centros donde los consejeros voten bajo los mandatos de asamblea que serán las que tendrán siempre la última palabra. Centros donde se apueste a que la Universidad se encargue de garantizar todos los servicios y que sean repartidos el 100% de las becas por sorteo y con rendición de cuentas a fin de mes.

Con el pañuelo verde al frente, este modelo de centro y la unidad con lxs que luchan, es que gritamos también por aborto legal, seguro y gratuito ya que los celestes y la iglesia católica se siguen organizando para quitarnos nuestros derechos (como quieren hacer evitando la implementación de la ESI), como ya hicieron el 8A con el senado reaccionario. Por eso también, la separación de la iglesia del estado es una de nuestras banderas.

Con estas ideas claras, es que salimos en todas las facultades con nuestra campaña.

¡Lancemos una gran campaña para recuperar los centros de estudiantes!

Necesitamos centros que no sean ya “chapas” de agrupaciones políticas, sino herramientas para la lucha. A esto nos jugamos desde la Juventud del PTS y las agrupaciones que impulsamos en las facultades de la UNLP. Hay posibilidades reales de cambiar el panorama político universitario en facultades como Humanidades, Bellas Artes, Trabajo Social y Psicología, obteniendo Consejeros y hasta la conducción de los centros. Hacemos un llamado abierto a todxs lxs compañerxs que participaron de las tomas, que han apoyado a la izquierda, pero que sobre todo quieren enfrentar hoy al gobierno, a que se sumen a militar estos frentes.

Peleamos por esta alternativa superadora y dimos debates abiertos y francos, sin dejar de lado nuestras diferencias pero llegando a muchos acuerdos con otras agrupaciones para lograr la conformación de estos frentes con todas las corrientes de izquierda (PO, Lupas y Cauce) encabezados también por compañerxs activistas, porque comprendemos que hay que brindar una alternativa superadora al Hay2019 en la Universidad. La agrupación Ya Basta-Las Rojas (Nuevo Mas), decidió darle la espalda a este reagrupamiento que se dio del activismo con la izquierda en toda la UNLP, priorizando su propia autoconstrucción y autoreferencia aislándose de uno de los procesos de lucha más progresivos que dio el movimiento estudiantil en los últimos años. El activismo no se detuvo en la lucha educativa, en apoyar las luchas obreras y enfrentar con el cuerpo la represión ante el ajuste presupuestario de Macri y los gobernadores, sino que presentaron una alternativa política a las burocracias estudiantiles en la pelea por recuperar los centros de estudiantes. El Nuevo Mas, que vive de la crítica permanente a la izquierda, debería voltear la mirada hacia sí mismo, para ver cómo ha caído en una política completamente funcional a las burocracias estudiantiles que dice querer enfrentar dividiendo a la izquierda.

De acá a dos semanas tenemos un desafío claro: que no haya un estudiante que no sepa que esta alternativa está en pie, entusiasmar a aquellxs que aún están indecisos y maximizar los esfuerzos para recuperar los centros de estudiantes. Es a lo que apostamos toda nuestra fuerza desde la Juventud del PTS en toda la UNLP.



Source link