Ganancias: un impuesto que Macri y Cristina reivindican, y cada vez pagan más trabajadores

0
31


Subió el mínimo no imponible y las escalas del impuesto al salario en un 28,29 %. El presidente prometió en la campaña electoral que eliminaría el gravamen, pero en la actualidad lo pagan el 20 % de los trabajadores cuando en 2015 eran el 13 %.

“En mi gobierno los trabajadores no van a pagar impuesto a las Ganancias” prometía Macri en un spot de la campaña electoral de 2015. Otra promesa sobre el bidet como la pobreza cero, la lluvia de inversiones y otras.

Según los últimos datos disponibles aumentaron los trabajadores que pagan el impuesto. En la actualidad paga aproximadamente el 20 % de los asalariados mientras que en el 2015 representaba el 13 %, según un informe de Iaraf.

Según datos aportados por Jefatura de Gabinete ante el Congreso de la Nación la cantidad de trabajadores en relación de dependencia que pagan el impuesto pasó de 1,2 millones en agosto 2015 a 1,9 millones en agosto del 2018. Un incremento de casi el 60 %.

Durante el kichnerismo se defendió a capa y espada el mal llamado impuesto a las Ganancias y recientemente Cristina en la Conferencia de la CLACSO lo reivindicó.

Durante los 90 el impuesto a las Ganancias sólo alcanzaba al personal jerárquico, como gerentes o supervisores. En 1999 el ministro de Economía de la Alianza, José Luis Machinea, estableció la conocida “tablita” y desde entonces cada vez más trabajadores fueron afectados.

Lo que ningún gobierno patronal cuestiona es el sistema tributario regresivo que recauda mayormente en base a impuestos que gravan en proporciones más altas los ingresos de los trabajadores y el consumo popular mientras tiene un peso inferior los que tienen ingresos elevados y riqueza.

Te puede interesar: ¿Cómo se financia y a quién sostiene el Estado argentino?

Cambios leves en el impuesto al Salario

El Gobierno de Macri incrementó el mínimo no imponible y las correspondientes escalas del impuesto a las Ganancias sobre los salarios en un 28,29 %. Así, se establece a partir del índice que publicó la Secretaría de Trabajo, el RIPTE (Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables) correspondiente a octubre. Con este aumento un trabajador soltero sin hijos pagará impuesto a las Ganancias en 2019 a partir de $ 38.301,86 neto (salario de bolsillo) y los casados con dos hijos que superen los $ 50.667,76 neto.

En 2018 pagaban los soltero sin hijos desde los $ 29.855,68 y casado con dos hijos, $ 39.494,71.

La canasta de consumos mínimos fue de $ 35.336,50 en septiembre, según una estimación elaborada por la Junta Interna de Ate Indec. Es decir, que en la actualidad ya pagan Ganancias quienes cobran como esta canasta mínima. Con las paritarias del año próximo seguramente haya más trabajadores que paguen el impuesto. Así, el tributo se podría llevar una parte del aumento salarial negociado en paritaria luego de la caída del poder adquisitivo de este año.

Impuestos regresivos

Macri incumplió su promesa y los trabajadores siguen pagando el impuesto al Salario. Por su parte, durante la gestión de Cristina Kirchner -a pesar de cinco paros generales contra el impuesto- esa mandataria se negó a eliminarlo y sólo realizó modificaciones del mínimo no imponible que no impidieron que más trabajadores paguen.

Cristina trató de “egoístas” a los trabajadores que paraban en reclamo de este impuesto. En 2015, previo a un paro general, por cadena nacional afirmó “los que tienen un trabajo bien remunerado tienen que ceder un poco de su sueldo para otros compañeros. Si no lo hacen, razonan como oligarcas”. Así, la expresidenta promovía la división entre las filas de los trabajadores apelando a que los que tenían un salario mejor colaboren con los pobres.

Los ingresos de aquellos que pagaban el impuesto apenas eran mayores al costo de una canasta familiar mientras que las empresas la “juntaban en pala” como volvió a confirmar Cristina recientemente en el Senado.

No se trata sólo del impuesto al Salario, sino del conjunto del sistema tributario que es regresivo.

En 2017 la recaudación del Estado nacional, incluyendo impuestos, cargas sociales y recursos aduaneros, se distribuyó en aportes y contribuciones a la seguridad social, 33,31 %; Impuesto al Valor Agregado (IVA), 27,65 %; Ganancias, 19,53 %, impuesto al cheque, 6,08 %; recursos aduaneros, 5,53 %; impuesto a combustibles líquidos y GNC, 3,62 %; impuestos internos (tabaco y otros) 2,43 %; impuesto a los bienes personales, 0,78 %; y un resto de varios impuestos de menores. Se puede observar que alrededor de un 70 % de la recaudación no recae de manera directa sobre el capital mientras se grava los ingresos de los trabajadores y el consumo popular.

Cambiemos promovió el blanqueo de capitales (que benefició a familiares y funcionarios del gobierno), la reforma tributaria que profundizó la regresividad de sistema y esta semana se votaron modificaciones sobre bienes personales, que grava a los más ricos.

El anuncio de Cambiemos sobre los cambios en Ganancias son cosméticos en relación a los beneficios fiscales que recibieron las patronales con la reforma tributaria y los sectores de más altos ingresos.

El salario no es ganancia. Hay que eliminar el impuesto al salario para todos los trabajadores bajo convenio, terminar con las exenciones para los jueces y el clero, eliminar el IVA para todos los bienes de consumo masivo y establecer impuestos a las grandes fortunas.



Source link