Ganaron los especuladores: el BCRA renovó solo el 60 % de las Lebac con tasas al 47 %

0
92


El Central a cargo de Luis Caputo convalidó un aumento de siete puntos de las tasas a 27 días que pasó del 40 al 47 %. A pedido del FMI, el Gobierno desarmará la bola de nieve de las Letras con más deuda.

Ante un nuevo supermartes de vencimiento de Lebac, el Banco Central convalidó una fuerte suba de la tasa de interés a 27 días que saltó del 40 % al 47 %. A pesar del aumento sólo lograron renovar el 60 % de las Letras.

Las propuestas llegaron a un nivel de $ 313.875 millones, adjudicándose $ 308.473 millones, lo que significa la renovación parcial del vencimiento que era de $ 514.779 millones y una reducción en el stock en circulación por $ 206.307 millones.

Las tasas de corte se ubicaron en 47 %, 42,9 %, 43 %, 43 % y 41,99 % para los plazos de 27, 55, 90, 118 y 153 días, respectivamente. El Banco Central definió las tasas de corte, manteniendo los niveles del mercado secundario para cada especie.

En el BCRA, ahora dirigido por Luis Caputo, se mostraron “muy satisfechos” con el porcentaje de renovación de Lebacs que lograron con la fuerte suba de tasas.

Te puede interesar: Caputo pone toda la artillería, pero el dólar solo retrocedió a $ 28,41

El temor del Gobierno era que los tenedores de Lebac que no renovaran no se vayan a comprar dólares para evitar una nueva disparada. Sin embargo, desde diciembre de 2017, la divisa ya trepó más del 60 %.

Un ajuste que se traslada a precios, la inflación esperada para este año ya supera el 30 %. La contracara es el gran deterioro del poder adquisitivo de los salarios.

Tasas por las nubes

Las tasas de interés de las Lebacs fueron en ascenso bajo la gestión de Cambiemos. Cuanto mayor es la tasa, mayores son las pérdidas ya que se pagan más interés a los tenedores de las Letras.

La tasa de interés de las Lebac de plazos más cortos en promedio desde diciembre de 2015 a mayo de 2018 rondó los 29,7 %. Durante marzo, abril y la primera mitad de mayo de 2016 trepó al 38 %. Luego volvió a descender, pero el supermartes del mes pasado el BCRA tuvo que convalidar tasas de interés del 40 % anual cuando el mes anterior había sido de 26,3 %.

El Banco Central desembolsó alrededor de U$S 21.000 millones en concepto de pago de intereses de Lebac en 2016 y 2017, según cifras oficiales de la autoridad monetaria para el primer año y de proyecciones realizadas por expertos para el segundo año. Ganancias siderales para los especuladores.

Desarmar la bola de nieve con nueva deuda

Una de las exigencias del FMI al Gobierno fue comenzar a desarmar la bomba de Lebac, que ya superan el $ 1,170 billón. De ese total de Lebac al 15 de junio pasado, se estima que más del 40 % está en manos de los bancos ($ 475.615 millones).

Los bancos, por las nuevas disposiciones del Banco Central de disminuir el tope a la tenencia de dólares (del 10 % al 5 %), estaban más limitados a vender las Lebac y comprar dólares con esos fondos.

El acuerdo con el Fondo implica que el Banco Central dejará de financiar al Tesoro con adelantos transitorios. Además, el Tesoro cancelará deuda en poder del BCRA como las Letras Intransferibles. El Tesoro se comprometió a comprar esas letras, que equivalen a U$S 25.000 millones, con compras trimestrales, a partir de 2019.

Ayer el Gobierno oficializó que utilizará parte de los U$S 4.000 millones que recaudó este lunes con la licitación del nuevo “bono en moneda dual” y el Bono del Tesoro (BOTE) en pesos 2020 para recomprar letras intransferibles que en la actualidad están en manos del BCRA.

Según explicó un comunicado del recién reunificado Ministerio de Hacienda y Finanzas, se usarán $ 67.552 millones (casi el 60 % de lo que se obtuvo) para comenzar la recomprar de la deuda del Tesoro que tiene en su poder el Banco Central.

Con los fondos que entren al BCRA por la recompra de las letras intransferibles, el Central podrá recomprar Lebac. Es decir, tras alimentar la bicicleta financiera a favor de los especuladores ahora recompraran las letras con nueva deuda.

El capital financiero amasó grandes ganancias gracias a la bicicleta financiera. Ahora necesita el Gobierno desarmar la bomba de las Lebac, que lo hará con nueva deuda, además de los fondos que recibirá del FMI. Un acuerdo que viene con una profundización del ajuste para los trabajadores y los sectores populares.

Te puede interesar: Se acelera el desorden económico: ¿qué hacer para enfrentarlo?



Source link