Impactante registro fotográfico de la selva amazónica en llamas

0
38


El trabajo del fotógrafo brasileño Araquém Alcântara demuestra los datos científicos que Bolsonaro busca negar.

El gobierno de Bolsonaro viene intentando acallar las instituciones que proveen datos científicos sobre la deforestación y la destrucción de la Amazonia por la quema. Por ejemplo el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE, por sus siglas en portugués), que fue desautorizado y descabezado recientemente por el Ejecutivo.

Te puede interesar Deforestación: Bolsonaro lucha contra los hechos y pone en riesgo la Amazonia

Esta misma estrategia de negación de la realidad fue adoptada en relación a los datos socioeconómicos provistos por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), que a través de la reducción del cuestionario con el que los investigadores realizan el relevamiento de datos buscan tapar la realidad.

Sin embargo, el trabajo del fotógrafo brasileño Araquém Alcântara en la Amazonia demuestra el desastroso aumento de la destrucción de este ecosistema tan importante para todo el planeta.

El mensaje que el gobierno da a través del ministro Ricardo Salles -condenado por otorgar licencias ambientales en el estado de San Pablo- al agronegocio, a las mineras, a los latifundistas que utilizan trabajo esclavo, es “pueden quemarlo todo”.

Recientemente, Alemania y Noruega vienen disputando los beneficios de la riqueza de la Amazonia. Los países europeos, después de destruir todas sus reservas, tienen la vista puesta en las riquezas de países como Brasil. Lo hacen con una gran dosis de demagogia, ya que Noruega tiene nada menos que la tercera empresa petrolera en el país -la Statoil, que se beneficia con el saqueo y el desgajamiento de Petrobras. Alemania, por su parte, es la gran utilizadora de la energía nuclear en sus usinas productoras de electricidad.

La destrucción de la Amazonia y el medio ambiente para la satisfacción de la sed de ganancias de los empresarios pone en riesgo las condiciones de vida de toda la humanidad y afecta con mayor intensidad a las barriadas obreras y populares, que sufren el impacto de los aluviones, inundaciones, polución de los rios y napas subterráneas, además del saqueo de las riquezas, la expropiación de las tierras y el deterioro de sus condiciones de vida. Frenar este saqueo es de vital interés para los trabajadores y jóvenes.

Fotografía: Araquém Alcântara



Source link