Impulsan carta abierta ante la convocatoria a marchar a la Basílica de Luján

0
38


Frente a la convocatoria de las conducciones sindicales, las trabajadoras que integran el sindicalismo combativo llaman a marchar contra el avance de Bolsonaro y la derecha en Brasil. Reproducimos la carta que hicieron llegar a La Izquierda Diario.

Ante la convocatoria a marchar el 20 de Octubre a la Basílica de Luján

Carta abierta a las trabajadoras y sindicalistas feministas

Muchas de nosotras nos venimos encontrando en las calles. Somos parte de la enorme marea verde que enfrentó al Senado y a la Iglesia el 8A por el derecho al aborto legal. Nos encontramos discutiendo cómo enfrentar el avance del plan de ajuste del Gobierno Nacional junto al FMI y los gobernadores provinciales, que trae mayor desocupación, salarios a la baja, precarización y pobreza en nuestros hogares y que se lleva la vida de trabajadoras y trabajadores como las de Sandra y Rubén.

Venimos cuestionando las estructuras machistas y patriarcales en los sindicatos. Dimos peleas para que convoquen a parar el 8 de marzo y también el día que el Congreso trataba el proyecto para legalizar el aborto. Nos encontramos con mucho esfuerzo para viajar el pasado fin de semana al Encuentro Nacional de Mujeres en Trelew.

Somos parte del movimiento de mujeres que en Argentina y en el mundo copó las calles. Hoy, ante el avance de la extrema derecha en Brasil, encarnado en la figura de un candidato misógino, xenófobo y antiobrero como Bolsonaro, y frente a la votación del presupuesto 2019 redactado en Washington por el propio FMI, tenemos un desafío enorme: poner toda la fuerza de la marea verde al servicio de impedir que avancen los planes de ajuste de la derecha contra las mujeres y las familias trabajadoras en la región.

La clase trabajadora tiene cada vez más rostro de mujer. Y esa fuerza que mostramos en las calles nos proponemos ponerla al servicio de derrotar el plan de ajuste que recaerá en nuestras espaldas y hogares. Por eso en Brasil ante unas elecciones manipuladas, acompañamos el odio y la voluntad de lucha contra Bolsonaro votando críticamente a Haddad, con el objetivo de ayudar a conducir ese odio hacia el único terreno en el que podemos triunfar: la movilización independiente en las calles para que la crisis la paguen ellos, algo que ni el PT de Lula ni la Central sindical más importante que dirige el PT (CUT) se propone hacer.

En la Argentina, las conducciones sindicales, incluso las que se han pronunciado a favor de nuestros derechos, como las dos CTAs, pretenden borrar del mapa la fuerza que venimos demostrando. Ni hablar de la CGT que directamente se declaró enemiga de nuestros derechos. La situación en Brasil, nos plantea un gran alerta y conclusión: los ataques y avances de la derecha contra las y los trabajadores y las libertades democráticas que no enfrentemos hoy se pagan con mayor fortalecimiento de la derecha y las iglesias que históricamente juegan el rol de pasivizador frente a las crisis sociales y económicas. Necesitamos la mayor unidad de acción en las calles, pero estas conducciones nos dividen cuando pretenden que después de la batalla del Senado vayamos a rezarle a la Virgen este 20 de octubre.

Somos respetuosas del credo que individualmente elija cada trabajador/a, pero no olvidamos que en la Argentina las atrocidades de la dictadura fueron bendecidas por la misma Iglesia a la que desde Ferro nos convocaron a marchar las conducciones del “Frente Sindical” y la conducción de la CTA de Yasky, que nuclean a nuestros sindicatos como UTE, ATE, APA, Agtsyp, la Bancaria, Conadu, entre otros. Las trabajadoras que sí nos enojamos con las Iglesias, nada tenemos que ver con el Papa que comparó a las mujeres que abortan con sicarios, por eso exigimos la inmediata separación de la Iglesia y el Estado. Muchas compañeras en los sindicatos vienen planteando, incluso en el propio Encuentro de Mujeres, que no están conformes con la convocatoria de las conducciones a Luján. Juntas queremos dar la pelea contra quienes nos llaman a rezar, porque nosotras queremos luchar. ¡Y la lucha es Ahora! Necesitamos asambleas para debatir los pasos a seguir.

¿Cómo puede ser que las conducciones pretendan que las mujeres trabajadoras confiemos en que algo bueno puede venir de quienes se mostraron fervientes enemigos de nuestros derechos impidiendo que el aborto sea ley?

Necesitamos dar esta pelea juntas en primer lugar enfrentando junto a nuestras hermanas brasileñas el avance de Bolsonaro y el Golpe de la derecha en Brasil al grito de ¡EleNao!, llamando a que nuestros sindicatos movilicen a la embajada de Brasil este 20 de octubre a las 15hs, en simultáneo con las movilizaciones en Brasil y diferentes embajadas. Necesitamos evitar que se fortalezcan instituciones como la Iglesia, que ya se mostró enemiga clara de la marea verde, y fortalecer la fuerza de esta marea de mujeres en Argentina y en América Latina, para frenar el avance del imperialismo y la derecha golpista de Brasil. Este 20 de octubre no marchamos a Luján, vayamos a la embajada de Brasil junto a nuestros compañeros y compañeras y rodeemos de fuerza a nuestras hermanas y al pueblo brasileño.

Las mujeres del Movimiento de Agrupaciones Clasistas estamos a la cabeza de dar esta pelea junto a nuestros compañeros en cada uno de nuestros sindicatos y desde nuestras escuelas, oficinas, fábricas así como lo hicimos en el plenario de ATE capital para que nuestro sindicato convoque a movilizarnos ya a la embajada de Brasil. ¡La lucha es ahora!

Mujeres de Pan y Rosas en el Movimiento de Agrupaciones Clasistas en UTE-CTERA, ATE, Agtsyp, APA, FOETRA, La Bancaria

Agrupación Marrón Clasista- Estatales

Corriente Nacional Docente 9 de abril- Lista Marrón

Agrupación Marrón Bancaria

Agrupación Violeta- Telefónicos

Agrupación BORDÓ del Subte -Desde las Bases

Agrupación El Despegue- Aeronáuticos



Source link