Imputado: intendente de Río Grande pedía favores sexuales a obreros a cambio de empleo

0
107


El intendente de Río Grande, Gustavo Melella fue acusado formalmente por la Justicia de Tierra del Fuego por una denuncia que hizo una de sus presuntas víctimas.

Es intendente de la ciudad de Río Grande, formalmente fue imputado en el mediodía de ayer por “abuso sexual coactivo” por el fiscal mayor Guillermo Quadrini. Esta medida fue tomada en respuesta a un “requerimiento de instrucción penal” por la denuncia del obrero de la construcción Mario Lovera, una de las tres presuntas víctimas de Melella.

El obrero declaró que “lo obligó a materializar actos sexuales contra su voluntad frente al temor que implicaba negarse, dada su condición de Intendente y máxima autoridad de la ciudad”.

Guillermo Quadrini, por su parte solicitó al Juez de instrucción de la ciudad, Raúl Sahade, que se les pidan informes a las compañías telefónicas de la víctima y el imputado.

Quadrini consideró que “los hechos descritos y que forman parte del expediente -en principio y sin perjuicio del devenir de la instrucción- resultarían constitutivos del delito de abuso sexual bajo la modalidad de ¨abuso sexual coactivo o intimidatorio de una relación de dependencia, de autoridad o de poder¨, previsto y reprimido en el art.119, primer párrafo del Código Penal”.

A este relato se le sumarían dos casos más, el de Alfredo Suasnabar – un trabajador de la construcción de 55 años y Damián Rivas que es un carpintero de 48. El fiscal del caso, Pablo Candela desestimó la formación de una causa penal por entender que no se configuraba ni siquiera la sospecha del delito de abuso sexual. Sin embargo el fiscal mayor tiene otra visión.

La imputación del fiscal mayor del Distrito Judicial Norte por el artículo 199 del Código Penal es “sin perjuicio de las calificaciones que surjan en el transcurso e la investigación”, lo que implica que podría determinarse algún agravante cuando la investigación siga en curso.

Un dato que no hace a la causa pero si al intendente es que desde septiembre, cuando se completó el 15% de aumento a los empleados municipales, el Intendente de Río Grande pasó a cobrar más de 148 mil pesos y se convirtió en el político mejor pagó en la Provincia. Un dato que no es menor y que suma para caracterizar a este político que juega con el hambre de la gente mientras tiene sus bolsillos llenos.



Source link