Inés Blas: preside la Banca de la Mujer en el Senado y vota en contra del aborto legal

0
568


La senadora del bloque justicialista por Catamarca dice defender los derechos de la mujer, preside la Comisión Permanente Banca de la Mujer y votará en contra del aborto legal.

El martes pasado podría decirse que fue un día de “corrida de votos”. En el transcurso de unas horas tres senadores dieron a conocer su posición contraria al proyecto de legalización del aborto.

La tríada que, en una inocultable maniobra intentando demostrar la arrasadora mayoría del no, hizo público su voto estuvo encabezada por el radical Angel Rozas. Lo siguieron la santacruceña María Belén Tapia, por UCR-Cambiemos y la senadora Inés Blas del bloque Justicialista.

Inés Blas representa a la provincia de Catamarca y el día martes mediante un comunicado enviado a la prensa informó: “Luego de haber analizado el proyecto en revisión, he concluido en no acompañar el mismo por considerar que no se limita a la despenalización del aborto, sino que legisla sobre la legalización sin límites razonables en su implementación y acceso a la práctica”.

La senadora agregó que el proyecto con media sanción de diputados “pone en riesgo y vulnera en muchos aspectos la integridad psicofísica y social de la mujer”.

Blas emite un comunicado que choca con los argumentos científicos y legales que le dan solidez al proyecto votado en Diputados.

Lo paradójico es que Inés Blas es la presidenta de la Comisión Permanente Banca de la Mujer. Fue designada el 4 de abril de este año, a pocos días de que se iniciaran las jornadas de debate por la legalización del aborto en las comisiones de diputados.

Esta comisión está conformada solo por mujeres y no existe su igual en la Cámara de Diputados. Hay que señalar que Inés Blas fue elegida por unanimidad. En abril, cuando asumió se comprometió a realizar “una gestión abierta y trabajar por la preservación de los derechos de la mujer y de los que aún faltan conquistar”.

Es evidente que para la senadora Blas el derecho de la mujer a decidir sobre su propio cuerpo no forma parte de su ideario de “preservación de los derechos de la mujer”.

Ante el cinismo de legisladoras como Blas, la respuesta tiene que ser contundente. Solo la lucha en las calles puede doblarle el brazo a la enorme presión que está ejerciendo la Iglesia Católica para que el aborto siga siendo clandestino.



Source link