Insaurralde, el ajustador

0
55


A pedido del Intendente peronista se aprobó en Lomas de Zamora una suba en la tasa del alumbrado público de hasta un 150%. Los concejales macristas simulan sorpresa por el tarifazo, pero festejan que la medida está a tono con el ajuste que pretende Vidal.

El 26 de septiembre el Concejo Deliberante de Lomas de Zamora sancionó, en un tratamiento exprés ordenado por el intendente Martín Insaurralde, un aumento de hasta el 150% en la tasa de alumbrado que cobra el municipio. La suba sería de 67% para los vecinos que viven en la periferia de la ciudad y del 92% al 150% para el resto de la población del distrito. El aumento eleva el monto de $ 120 y $ 180 que se pagan hoy por este ítem dentro de las facturas de luz a $ 230 y $ 300, según la zona. El mismo fue aprobado con los votos de las bancas del FPV/PJ, mientras que la oposición de Cambiemos y el Frente Renovador votaron en contra, posando cínicamente como si estuvieran en contra de los tarifazos.

Este aumento en las tarifas, que estará integrado en las boletas de Edesur, está a tono con el aumento del 24% en las tarifas de luz que impuso la gobernación y muestra el claro compromiso de Insaurralde para cumplir con el “déficit cero” que piden el gobierno y el FMI. Con este nuevo tarifazo Insaurralde sigue el camino de Vidal para que seamos los trabajadores los que paguemos el traspaso a la órbita de la provincia y los municipios del pago de los subsidios a las empresas de electricidad y eliminación “en cuotas” del Fondo Sojero. A razón de un promedio de aumento de $ 100, teniendo en cuenta que en el último censo se contabilizaron 200.000 hogares en Lomas de Zamora, la recaudación con este nuevo tarifazo será de unos $ 20.000.000. Todo un billete que saldrá de trabajadoras y trabajadores y el pueblo de Lomas de Zamora, al servicio de Edesur que amenaza con cerrar las oficinas de atención en las zonas periféricas de la zona. Sin palabras.

El tarifazo de la “felicidad”

No es novedad para nadie que el PJ atraviesa hoy una feroz interna que promete varios capítulos más.

Ya desde hace tiempo que Insaurralde viene demostrando, con el apoyo de algunos intendentes, sus pretensiones de ser candidato a gobernador por la provincia de Buenos Aires, y por eso, a la vez que se convirtió en un sostén importante de Vidal, coquetea con los distintos sectores del peronismo. Aunque ya adelantó su apoyo a una posible candidatura de CFK, por las dudas se anota en la que venga. Primero paseó por la costa con Agustín Rossi. Y hace 15 días organizó un encuentro con Felipe Solá y el hasta el año pasado “randazzista” y “traidor”, Chino Navarro en Lomas de Zamora, bajo el lema “ la felicidad del pueblo y la grandeza de la Nación”.

Pero para subirse a la interna del peronismo no alcanza con frases lindas y fotos de campaña. Hay que tener currículum en el ajuste a trabajadoras y trabajadores, como a quienes trabajamos en el Hospital Alende, que sufrimos una rebaja del 20% del salario con el recorte de las horas extras.

Insaurralde ya mostró la misma predisposición aprobándole a Vidal el presupuesto 2018 para la provincia, o garantizándole el quorum para que se pueda tratar la reforma jubilatoria del Banco Provincia. La verdadera cara del “Hay 2019” del peronismo es la de continuar el ajuste de Macri, Vidal y el FMI. Su salida es garantizarle “la felicidad” a los empresarios y los políticos a su servicio, mientras saquean al pueblo y a la Nación.

La lucha es ahora

Menos de diez minutos duró la visita que el intendente realizó el miércoles 25 de septiembre al Hospital Alende. Después de posar para la foto, desapareció. Seguramente porque no quería que quienes trabajamos ahí le recordemos que mientras tenemos salarios básicos que no superan los $ 7 mil, él gana cerca de $300 mil. Y también porque las trabajadoras y los trabajadores del Alende hemos sabido enfrentar y resistir sus ataques y maniobra. Quizás su posible candidatura a gobernador le traiga a la cabeza malos recuerdos del 2013, ya que luego de su fracaso estando a la cabeza de la lista de diputados del FPV por la provincia de Buenos Aires, en el Hospital Alende llevamos adelante un inédito proceso de lucha antiburocrático, dirigido por mujeres, donde echamos a su burocracia amiga. Y en el 2017 realizamos un contundente paro de mujeres, acompañadas por nuestros compañeros varones, a pesar de todas las maniobras que quisieron impedirlo. Hace unos meses fueron las trabajadoras y los trabajadores comunitarios los que salieron a pelear para cobrar su salario. Ese es el camino.

No podemos esperar al 2019 para retomar esa experiencia y organizarnos. Tenemos que enfrentar el ajuste de Macri, Vidal, los gobernadores e intendentes del PJ y el FMI, para que la crisis la paguen los capitalistas.

¡La lucha es ahora!



Source link