Irene Gamboa debatió en Radio Universidad sobre la separación de la Iglesia y el Estado

0
83


La referente de Pan y Rosas y consejera directiva de la facultad de Humanidades y Artes debatió sobre la separación de la Iglesia y el Estado, en una mesa con un sacerdote, un rabino, un pastor metodista, un historiador y una docente de la UNR.

Fabián Belay sacerdote, Pablo Jiut, rabino, Luiz Vázquez pastor metodista, Irene Gamboa, consejera directiva de Humanidades y Artes por el PTS- Frente de Izquierda, Diego Mauro, investigador e historiador, y Alicia Acquarone, docente de la UNR, debatieron este mediodía en la tertulia de viernes de Radio Universidad alrededor de las religiones, la Iglesia Católica y su relación con el Estado.

A propósito del mismo debate, esta semana otro referente del PTS-FIT, Octavio Crivaro, también participó de un contrapunto en la pantalla de Canal 3.

Te puede interesar: [VIDEO] Octavio Crivaro debatió sobre la separación de la Iglesia del Estado

El debate comenzó con la referencia al artículo 2 de la Constitución Nacional que señala que “el gobierno federal sostiene el culto católico apostólico romano”. Se reparó en que la Iglesia recibe aportes financieros directos, a través de subsidios o indirectos como las exenciones impositivas y otras, además de los ingresos por sus servicios pastorales y los aportes del sector privado.

El investigador Diego Mauro realizó un repaso de qué se entiende por laicidad, mientras que Alicia Aqcuarone planteó que la escisión de Estado y religión vino de la mano con el cambio de un modo de producción, con el capitalismo, y remarcó que “allí nace una organización política nueva, el Estado, que presuponía como condición la escisión entre religión y organización política”. Mientras que los referentes religiosos sobrevolaron el rol social de las iglesias y las valoraciones de los diferentes cultos en relación al culto católico.

La referente de Pan y Rosas y consejera directiva Irene Gamboa sostuvo: “Lo que estamos debatiendo, la separación de la Iglesia y el Estado, es un debata de larga data, pero se puso sobre la mesa desde que el movimiento de mujeres está en las calles y tiene un enfrentamiento muy grande contra sectores eclesiásticos por el derecho al aborto”. Por otro lado agregó que “la definición no es en función de lo que cada uno quiera creer, sino si corresponde o no que el estado lo financie”.

“Las leyes de financiamiento no son nuevas, de hecho con la reforma del Código Civil durante el kichnerismo no hizo más que afianzar el vínculo de la Iglesia con el Estado. Los 130 millones de pesos de los que habló Marcos Peña, es parte del presupuesto que se le otorga por leyes redactadas en la dictadura militar, por el genocida Videla” precisó Gamboa, y añadió que en el marco de la crisis económica, no da lo mismo que el Estado financie o no un culto privado, “un obispo cobra alrededor de 46.800 pesos, equivale a dos canastas familiares y media”.

En tanto que se refirió a la miserable oferta salarial que le ofrecen a los docentes universitarios, mientras que el 20% del presupuesto educativo se destina a escuelas religiosas. “Que los curas vayan a trabajar, esa canción que canta el movimiento de mujeres, significa que nosotras trabajamos todos los días y la mayoría no llegamos a una canasta básica mientras un obispo cobra más de dos y media”. A propósito de la heterogeneidad de la Iglesia, la referente de Pan y Rosas destacó: “Compartimos las calles con sectores de católicas por el derecho a decidir, pero sabemos que eso no quita que las cúpulas eclesiásticas tienen una posición más que clara, el Papa Francisco hasta nos comparó con los nazis, yo soy hija de exiliados y no voy a permitir que nos llamen de ese modo”.

Otro punto del debate se refirió a la injerencia de la Iglesia en la ley de Educación Sexual Integral, en este sentido Irene Gamboa señaló: “La discusión sobre la educación sexual que tuvo media sanción en la Cámara de Diputados de Santa Fe es fundamental, se trata no sólo de aprender sobre anticoncepción y preservativos, sino de una ley transversal que apunta al ejercicio de una sexualidad no heteronormativa, a reconocer y entender el placer, que nos enseñen a diferenciar desde temprana edad un abuso de un cariño, y para todas estas cosas se necesita presupuesto. Es fáctico, en la provincia de Santa Fe 7 mil millones de pesos son destinados a al educación privada, una gran parte de ella es religiosa, imaginemos si estuvieran dedicados a formar docentes en la ESI, o a la de infraestructura, creemos que es otra discusión central”.



Source link