Jerarcas lobbystas de varias religiones se juntan en Buenos Aires para aconsejar al G20

0
125


En una nueva avanzada de la iglesia, la semana próxima Argentina será sede del Interfaith Forum G20, un mega encuentro de religiones destinado a realizar propuestas a los países que integran el G20.

En apenas unos días, la Argentina será la sede de una mega reunión de diferentes iglesias y organizaciones religiosas en lo que se ha llamado Foro Interreligioso G20.

Poniendo negro sobre blanco, es una “cumbre” donde diferentes cultos religiosos y organizaciones civiles íntimamente ligadas a ellos harán “propuestas” a los gobiernos de los países que integran el G20. El encuentro entre otras cosas es posible porque el Estado garantiza, mediante su aporte económico, que esto suceda.

Este intercambio de colaboraciones no es desinteresado. El Estado que solventa los gastos que implica el Encuentro, es el mismo que necesita de las iglesias y de los movimientos sociales cercanos a las religiones para que “contengan” a los sectores más vulnerables, que son objetivos directos de los ajustes y planes de hambre que se descargan sobre ellos.

Y como en todo Foro habrá una ceremonia de inauguración. La encargada de llevar adelante el discurso será la vicepresidenta Gabriela Michetti.

Que la apertura esté a su cargo podría ser debido a las tareas que le corresponden por su investidura. Sin embargo es imposible no hacer mención al rol que jugó Michetti al frente de la campaña en contra del proyecto de legalización del aborto. De modo que su presencia en este mega “encuentro de fe” resulta una obviedad.

Integrantes del Foro indicaron que la intención es “llamar la atención sobre el papel clave que la religión y las creencias juegan en materia de desarrollo justo y sostenible y de un futuro digno para la humanidad”. En su comunicado oficial declararon que el foco este año será en áreas vitales para un desarrollo sostenible (trabajo, seguridad alimentaria, medio ambiente, trata de personas) y la economía internacional.

Durante la presentación formal de esta cumbre se hizo mención al ambiente extremadamente propicio para las interreligiones con el que se habían encontrado. Y no están alejados de la realidad, al menos en el nivel de jerarquías eclesiásticas. La máxima prueba de fraternidad la dieron cuando las dos iglesias más importantes del país, católica y evangélica, aunaron lobby político y destinaron dinero para campañas brutales y mentirosas en contra de la ley de interrupción voluntaria del embarazo.

Tan cínicos son los representantes religiosos, que ante tamaña crisis económica que está descargando un ajuste feroz en los sectores más vulnerables, decide utilizar para sus encuentros lugares lujosos como el hotel Sheraton, lugares que resultan inaccesibles para aquellos que dicen querer “proteger”.

Este Foro llega en un momento difícil para la Iglesia Católica. Por un lado el costo por haber llevado adelante la campaña en contra del derecho al aborto generó un repudio generalizado, incluso dentro de sus fieles, y se transformó en una demanda concreta: separación de la iglesia del Estado. La acción directa fue una apostasía colectiva.

Lo que llama la atención es la elección cuidadosa de los objetivos en los que se centrará este Foro. O mejor dicho los temas que claramente dejaron afuera de toda discusión.

En primer lugar podríamos mencionar los casos de pedofilia. Un escándalo del que se conoce el inicio pero que día a día suma cientos de denuncias en distintos países.

Esta institución empeñada en administrar la pobreza mantiene procesos judiciales por lavado de dinero a través de cuentas radicadas en el Banco del Vaticano.

La iglesia católica que levantó las banderas de salvar las dos vidas durante el debate en el Congreso por el aborto, será la responsable de todas las mujeres y cuerpos gestantes que dejarán la vida por la clandestinidad de esta práctica.

Sin dudas este Encuentro es una nueva avanzada de las iglesias, que avaladas por el Estado, intentan demostrar su poderío político y económico.



Source link