Judith Butler en la UNTREF: "El Estado metió dentro de sus leyes una moralidad cristiana"

0
110


En la Universidad Nacional de Tres de Febrero, la filósofa postestructuralista estadounidense habló ante cientas de participantes sobre la “solidaridad entre ricas y pobres”, el aborto, el poder de la Iglesia, el movimiento de mujeres a nivel internacional, entre otro temas.

Una vez más, una de las principales referentes mundiales del feminismo pisó el sur del continente. La conferencia sobre “activismo y pensamiento” reunió a alrededor de 3.000 personas, que colmaron las butacas del microestadio en la Universidad de 3 de Febrero.

En el escenario, la acompañaban Marta Dillon, Cecilia Palmiero y Verónica Gago, periodistas de Página 12 e integrantes del colectivo Ni Una Menos. Butler se refirió a una multiplicidad de temas sobre los que fue consultada, aunque muchas otras de las inquietudes del activismo y de la prensa, quedaron sin responder.

Horas antes, en medio de una conferencia de prensa, Judith Butler habló sobre uno de los temas más candentes del último año y medio en la Argentina: el aborto legal, seguro y gratuito.

Te puede interesar: Quién es Judith Butler

A lo largo de su exposición, Judith Butler reiteró la importancia del feminismo como fenómeno internacional, como un movimiento que traspasa toda frontera. En una fuerte crìtica al sistema social, la filosofa expuso que, “las vulnerabilidades producidas por el Capitalismo/neoliberalismo repercute principalmente sobre las mujeres y sus cuerpos”.

Y fue contundente al decir que “el feminismo tiene que luchar por la igualdad, tiene que contemplar a las mujeres pobres. No hay feminismo sin las mujeres pobres. Un feminismo transfóbico tampoco es feminismo”, dijo. “No hace falta que nos queramos para ser sororas. Pero el neocapitalismo está generando más pobreza y afecta más a la mujer”, agregó.

Sin embargo, el nombre que está en boca de todos por ser el causante de tanta miseria, no fue mencionado: el Fondo Monetario Internacional y el nombre de su directora, la famosa Christina Lagarde. Butler por un lado mencionó los poderes a los que nos oponemos, por otro, la pobreza que va en aumento en todo el continente. Pero no mencionó al principal responsable de dicha miseria. Por medio de la deuda externa, el FMI saquea la riqueza que producimos, nuestras tierras, nuestros salarios y nuestras vidas.

Podes leer: Hasta las manos: el FMI admitió que la crisis económica se agravará

Luego de afirmar que el movimiento de mujeres tiene que aprender a convivir con la fragmentaciòn, Butler, mencionó la necesidad de que exista una “solidaridad entre todas las mujeres, entre ricas y pobres”, es decir, entre todo tipo de mujeres. Tal vez, si se menciona al principal organismo internacional responsable de la profundización de la crisis social y económica, también se hubiera hablado de Christine Lagarde.

Más tarde en el Microestadio, Judith realizó una fuerte crítica a la Iglesia Católica, por ser la institución que promueve la criminalización de la decisión de las mujeres sobre sus cuerpos. Si hablamos de una demanda democrática negada sistemáticamente por todos los Gobiernos, la cuestión clerical es clave porque plantea la pregunta de “a quién pertenece el cuerpo de la mujer, quién tiene poder sobre los cuerpos”. Y agregó: “Esto también lleva a pensar cómo el Estado metió dentro de sus leyes una moralidad cristiana. Una mujer que decide ignorar la ley y decide con su propia autonomía termina siendo criminalizada. ¿De quién es el poder del que obliga a una mujer a tener un hijo cuando no lo tiene? Es el Estado y la Iglesia que fuerza a la mujer a un acto reproductivo. Entonces, esa ley es una violación, es un delito”, concluyó.

Podes leer: [Video] Claves: qué dice el Código Penal de Macri sobre el derecho al aborto

Un debate abierto

La radicalidad discursiva de Butler, al fin y al cabo, resultó ser aparente. La tibieza de su exposición eligió no mencionar la situación política y económica de la Argentina. Tampoco a los responsables de ella: Mauricio Macri y los Gobernadores. La conferencia de Judith Butler en UnTreF terminó con un puño en alto al grito de: “abortolegal en el hospital” y para que eso suceda es imposible unir pañuelos celestes y verdes.

Como ya informamos en La Izquierda Diario “la democracia radical que plantea Butler, bajo la aparentemente libre elección de los representantes, disfraza la dominación (de una clase sobre otra) de aceptación. Este es uno de los debates más interesantes, abiertos ante el fracaso de los planteos de una ampliación de derechos y la inclusión de las agendas feministas a la agenda de las democracias capitalistas”.



Source link