La bronca y la organización de los secundarios por Santiago Maldonado

0
223


Los secundarios copamos una vez más las calles por Santiago Maldonado. Además, más de mil estudiantes le respondimos al gobierno: ni la reforma ni los avances de la yuta van a pasar.

En el marco de la multitudinaria marcha que exigió la aparición con vida YA de Santiago Maldonado, los secundarios gritamos bien fuerte que NO queremos ningún desaparecido más en democracia, ¡Y que el Estado es responsable!

Desde las primeras horas de la tarde, los estudiantes secundarios de distintos colegios de la capital nos encontramos en las puertas del Nacional Buenos Aires, donde convocamos junto con la Coordinadora de Estudiantes de Base (CEB) para salir todos juntos a la marcha.

Muchos estaban con sus centros de estudiantes o con sus amigos. En la esquina de Balcarce y Moreno, pintaron una bandera enorme con un dibujo de Jorge Julio López sosteniendo una foto de Santiago Maldonado y con la consiga: “sin Luciano,

Maldonado y Julio no hay NUNCA MÁS”.


De a poco, muchos se iban acercando a ver qué pasaba. Algunas preparaban stencils, otros pintaban remeras y también estaban los y las que preparaban las letras de los cánticos. La cuadra se iba llenando de pibes y pibas. Mientras sonaban los cantos y los bombos, la columna de los secundarios se iba preparando.

Al mismo tiempo nos enterábamos que en el colegio Mariano Acosta, la policía había intentado llevarse a un estudiante menor de edad por fumarse un porro. La bronca se iba acumulando y ya éramos cientos que estábamos listos para ir a la Plaza de Mayo.

El Estado vuelve a desaparecer. Hoy es Santiago Maldonado. Ayer fue Julio Lopez.

Le demostramos a los gobiernos que no vamos a dejar pasar como si nada un desaparecido, ni que la policía entre a nuestros colegios cuando nos organizamos, ni que nos repriman. No se las vamos a dejar pasar tan fácil. Se las vamos a cobrar.

Sabemos que el Estado que manda a la gendarmería a reprimir a los mapuches o a los trabajadores cuando salen a pelear por sus puestos de trabajo, como en PepsiCo, es el mismo que nos manda a la policía a las escuelas cuando realizamos medidas como la toma o las asambleas.

Te puede interesar: Moreno: Gendarmería intimida a docentes y estudiantes en una toma pacífica

Por eso hoy nos movilizamos por Santiago. Porque una desaparición y la violencia policial nos toca las fibras más sensibles. Queremos poder decir Nunca Más, pero nos faltan Julio, Luciano, y ahora Santiago.


Porque las fuerzas represivas son fundamentales para el gobierno si quiere que pase el ajuste. Nosotros no vamos a dejar que se fortalezcan. Porque nuestras vidas y nuestra educación valen más.

Por más lejano que parezca el Sur, a Santiago se lo llevaron por luchar junto a los mapuches y eso nos hermana. Porque nosotros somos los que luchamos contra el gatillo fácil, para encontrar a nuestras compañeras desaparecidas por las redes de trata y también en contra de la reforma que quieren instalar en nuestros colegios.

Ellos dicen que hablar de Santiago en las aulas es “adoctrinar”. Los mismos que no nos permiten tener educación sexual.

Pero el verdadero adoctrinamiento es el que el gobierno de Cambiemos intenta imponer en los colegios: una reforma educativa que recorta la currícula del último año (donde, no casualmente, se enseña sobre la dictadura) y divide el tiempo en 50% de pasantía y 50% de emprendurismo. Muy parecida a la reforma que impulsó por decreto Scioli en Provincia de Buenos Aires en 2011, por la cual los estudiantes tenían que hacer 200 horas de pasantías para poder terminar sus estudios.

Más información: “Secundaria del futuro” y precarización del presente

Macri ¿A qué número llamamos para denunciar que las empresas se meten en la educación pública? ¿A qué número llamamos para denunciar que nos adoctrinan cuando nos limitan a un futuro de precarización y nos enseñan a obedecer, aguantar el ajuste para trabajar más y responderle bien al jefe?

Eso es adoctrinar. El gobierno ya decidió el futuro de millones de jóvenes y nos quieren formar para ese futuro, para beneficiar a sus amigos empresarios para que tengan mano de obra gratis.

A los que no nos contentamos con eso nos mandan a la policía, como lo mostraron ayer después de la marcha, reprimiendo a muchos pibes que todavía estaban cerca de la plaza y deteniendo a 30 personas que al día de hoy siguen presas e incomunicadas.

Te puede interesar: Treinta detenidos luego de la provocación del Gobierno y una brutal cacería policial

Pero nosotros no nos resignamos a ser “esclavos de nuestro futuro”. Estamos convencidos de que si la peleamos, tenermos las fuerzas para frenarlos. Que el gobierno y todos sus “sirvientes” se enteren de que los secundarios queremos ser los dueños de nuestro futuro. Ni la yuta, ni los medios, ni el Estado nos van a parar. Que no nos subestimen. ¡Vamos a hacer todo lo necesario para defender nuestros derechos!



Source link