La cuestionada Autovía de Punilla, a un paso de ser aprobada

0
796


El gobierno de Córdoba, a través de la Secretaría de Ambiente, se dispondría a aprobar este proyecto luego de responder las preguntas planteadas durante la audiencia pública. La falta de seriedad de las respuestas es señalada por científicos y ambientalistas.

La audiencia pública realizada en mayo pasado dejó como saldo más de 200 preguntas y objeciones, señalando las falencias del estudio de impacto ambiental realizado por el Instituto de Investigación de Servicios Públicos e Infraestructura (IISPI). Contratado por el gobierno de la provincia por la suma de 8,6 millones de pesos, este mismo organismo se encargó de elaborar respuestas, que fueron presentadas a la Secretaría de Ambiente el pasado 27 de junio. Estas respuestas servirán de base para que la Secretaría de Ambiente emita un dictamen respecto al proyecto.

Desde hace unos días, los medios oficialistas de Córdoba se han encargado de lanzar una campaña destinada a presentar estas respuestas como la suma del conocimiento científico y técnico, que despeja toda duda sobre la conveniencia de realizar esta obra. Prefieren ignorar que estas mismas respuestas fueron refutadas por especialistas de otros organismos técnicos. O más bien, pretenden aplicar el adjetivo “ambientalista” en forma peyorativa a estas opiniones profesionales, como si ser ambientalista fuera un insulto, una actividad terrorista o fuera incompatible con la actividad científica.

Luego de la presentación de estas respuestas, tanto el Foro Ambiental Córdoba como el Instituto Multidisciplinario de Biología Vegetal (organismo dependiente de la Universidad Nacional de Córdoba y CONICET) dirigieron notas a la Secretaría de Ambiente rechazando las respuestas presentadas y el estudio de impacto ambiental que avala el proyecto de autovía “pedemontana”. Estas notas muestran cómo se ignoró la información científica pertinente. Como fue señalado muchas veces durante la audiencia pública, la ponderación de las distintas alternativas no contempló aspectos socioambientales y sólo se centró en aspectos económicos o de la ingeniería de la obra.

Te puede interesar:Autovía de Punilla: Cinco proyectos en el cajón, cero licencia social

Las respuestas del IISPI afirman que la autovía “pedemontana” servirá como barrera a la urbanización: “Desde el punto de vista de la autovía, no es posible la instalación de loteos residenciales ni viviendas al este de la ruta las cuales quedan sin vinculación.” Interesante manera de reconocer que las leyes provinciales son ineficaces: la mayor parte del área al este de la autovía se encuentra dentro de la zona roja de la ley 9814 de Ordenamiento Territorial de los Bosques Nativos, es decir que no se puede realizar ninguna obra, salvo aquellas de interés público. La experiencia de otros sectores de la provincia indica que luego de la apertura de una ruta, la urbanización es el destino más probable. En especial si esta ruta facilita un acceso rápido desde la capital cordobesa.

Además de actuar como barrera a una urbanización prohibida por las leyes, la autovía sería una barrera contra los incendios forestales según el IISPI: “Es conocido el efecto barrera de las autovías y autopistas frente a los incendios forestales (…) Cumplen el triple rol de cortafuego, de permitir el acceso y circulación para vigilancia y facilitar la actuación en el caso del incendio”. Esta afirmación contradice abiertamente la información científica: la apertura de rutas promueve la aparición de incendios forestales, además de tener efectos sobre los cursos de agua, la vegetación, las poblaciones de animales y promover la invasión de especies exóticas. Por otro lado, la alternativa pedemontana es la única que atraviesa mayoritariamente una zona forestal, así que es la única que podría tener este efecto.

El proceso de mitigación de la obra es lo que más falencias presenta. Empezando por la falta de claridad sobre el área a desmontar y el número de árboles que se deberían plantar y siguiendo por algunas medidas imaginativas, sin ningún respaldo serio. Así, el plan de gestión ambiental plantea aspectos como “plantar tres árboles por cada árbol extraído”, “separar el suelo vegetal durante las excavaciones” y reutilizarlo en la cobertura de taludes y terraplenes, de manera de permitir la germinación de pasturas nativas. Ninguna de estas es una medida efectiva. Respecto a las especies nativas, no existe producción a gran escala en la provincia, y se ha demostrado que la recuperación se da principalmente por el rebrote desde las raíces presentes en el suelo o por el aporte de semillas desde parches de vegetación cercanos

La cuestionada obra, con un costo ocho veces mayor al promedio que se paga en la región no cuenta con ningún aval técnico más que el del propio organismo contratado para el proyecto, ya que la misma Universidad Nacional de Córdoba sugirió a la Secretaría de Ambiente que revise, revalúe y profundice el análisis de las seis alternativas disponibles para la realización de la autovía. En la pasada audiencia pública, el 80% de los 355 expositores se manifestaron en contra del proyecto. El gobierno de Unión por Córdoba busca hoy armarse de justificativos técnicos para aprobar un proyecto rechazado por la mayoría de la población.



Source link