La desocupación en Córdoba trepó al 13,1 % y es la más alta desde el 2004

0
34


Según los datos publicados por el INDEC, el Gran Córdoba es el segundo aglomerado con más desocupación. Entre las mujeres jóvenes llega casi al 26 %.

El jueves pasado el INDEC dio a conocer un dato más de la extendida crisis económica que golpea con fuerza a los trabajadores y sectores populares del país. En el aglomerado del Gran Córdoba, la desocupación afecta al 13,1 % de la población económicamente activa, 99 mil personas. El valor es el más alto en 15 años: en el segundo trimestre del 2004 había llegado al 16 %. Como han resaltado varios economistas, estos datos no reflejan aun el efecto devastador de la devaluación pos PASO.

A nivel nacional, la tasa de desempleo se ubicó en el 10,6 %. La amplia diferencia entre ambos porcentajes (2,5 puntos) tiene que ver con que el Gran Córdoba es uno de los aglomerados más industrializados del país y con menor volumen relativo de empleo público. La actividad manufacturera es, precisamente, una de las más golpeadas por la crisis.

Un análisis más profundo da cuenta de que los problemas persisten inclusive teniendo trabajo. De las 657 mil personas con trabajo, 101 mil están subocupadas (trabajan menos de 35 horas por semana) y 167 están sobreocupadas (trabajan más de 45 horas por semana). Entre los asalariados, el 37,9 % no tiene descuentos jubilatorios, es decir que está en negro.

Otro valor que muestra el alcance de la crisis es que el 37,2 % de la Población Económicamente Activa (PEA), ocupada o no, busca trabajo. Es el tercer valor más alto entre los 31 aglomerados que mide el INDEC y representa a 281 mil personas.

Al igual que a nivel nacional, los porcentajes de desempleo se duplican entre los jóvenes. El 25,9 % de las mujeres menores de 29 años están desocupadas. Entre los varones de esa edad es donde más creció el desempleo el último año: saltó de 15,6 % a 23,5 %.

Responsabilidades

Con un cinismo que ya no sorprende, el ministro de Industria, Comercio y Minería de la Provincia, Roberto Avalle, declaró a los medios que “los porcentajes de desempleo no hacen más que reflejar la realidad. Estamos en recesión desde abril del año pasado y sin ninguna solución a la vista. Los niveles de actividad económica han venido cayendo todos los meses y eso, obviamente, en algún momento iba a verse reflejado en la ocupación”.

Además de reflejar “la realidad” de un país bajo el ajuste de Cambiemos y el FMI, ajuste que el Frente de Todos piensa profundizar, estos datos muestran el fracaso de la política de subsidios y beneficios impositivos a las grandes empresas que ha tenido el gobierno provincial durante años. Las terminales automotrices, por ejemplo, que tienen ganancias multimillonarias a nivel global, siguen recibiendo exenciones impositivas mientras despiden o directamente suspenden a la mayor parte de su personal. Lo mismo sucede en los call centers, donde gran parte de la juventud deja su salud por sueldos que arañan los 20.000 pesos. Ni qué hablar de los planes de empleo como el Plan Primer Paso o el programa PILA (para adultos), que consisten en un pago de entre 4.500 a 5.200 pesos. Las únicas ganadoras, nuevamente, son las empresas.

La única vía para frenar esta degradación de las condiciones de vida del pueblo trabajador es un planteo de conjunto para que la crisis la paguen quienes la generaron, empezando por romper con el FMI y no pagar la deuda externa. El Frente de Izquierda Unidad propone además medidas de emergencia: aumento salarial para llegar a la canasta básica familiar y que los sueldos se indexen con la inflación; prohibición de despidos y suspensiones; plan de obras públicas bajo gestión de los trabajadores para generar puestos de trabajo y que toda empresa que cierre o despida sea puesta a producir bajo control de sus trabajadores.

Retrocesos en todos los sectores

Los datos del INDEC son similares a los que arrojan otros relevamientos. Según la encuesta de indicadores laborales (EIL) que lleva adelante el Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación, el nivel de empleo no ha dejado de descender en el Gran Córdoba desde junio del año pasado. El último dato, de julio, muestra una caída interanual del 2,9 %.

Industria

Según el relevamiento mensual de la Unión Industrial de Córdoba y el Consejo Profesional de Ciencias Económicas, el 48,82 % de las 211 empresas encuestadas tuvo una disminución de la actividad en septiembre, por encima del 45,7 % de agosto y el 46,9 % de julio. Un 14,22 % informó un aumento en su actividad, un dato inferior al de agosto, cuando llegó a 19 %.

Automotrices

Casi todas las terminales de Córdoba están con esquemas de suspensiones. La fábrica de camiones Iveco trabajaría 10 días en septiembre, de tres a cuatro días en octubre y otro tanto en noviembre, para cerrar en el verano y volver a fabricar recién en febrero. Fiat Chrysler Automobile (FCA) tuvo en septiembre cuatro días de producción y en octubre tendrá solo dos.

Por su parte, Renault Argentina trabaja de lunes a viernes seis horas por turno, abonando el 70 % del salario. También hay adelanto de vacaciones, suspensiones y prórrogas de contratos.

Metalúrgicas

El Observatorio de la Actividad Metalúrgica en Córdoba indicó que el 40 % de las empresas de este sector redujeron su plantel en el segundo cuatrimestre del año. En ese lapso, el 42 % bajó su producción con respecto al mismo período de 2018, que ya venía en caída. El 63 % tendrá en diciembre menos trabajadores que al cierre de 2018.

El sector autopartista es el más complicado, ya que 68,7 % de las firmas que trabajan para las terminales vieron caer su actividad. Lo mismo sucedió con 53,3 % de las metalúrgicas que trabajan para autopartistas.

Eduardo Borri, titular de la Cámara de Industriales Metalúrgicos y Componentes de Córdoba, aseguró que “la situación del sector autopartista es muy difícil. Las terminales automotrices no informaron qué harán durante el verano, pero extraoficialmente algunas hablan de iniciar vacaciones en noviembre y seguir sin actividad hasta mediados de febrero”.

Comercio

La Cámara de Comercio de Córdoba informó que el nivel de locales vacíos en el Centro de Córdoba ronda el 18 %. “En números, esto representa unos 900 locales vacíos, sobre un total de cinco mil localidades disponibles”, dijo Cristian Pastore, director ejecutivo de la CCC.

Según el directivo, la principal explicación de esta situación pasa por la fuerte baja en las ventas. “Llevamos 19 meses consecutivos de caída, eso explica todo. Desde enero de 2018, no hubo un solo mes que nos permitiera asomar la cabeza arriba del agua”, indicó.

En los barrios, el cierre de locales también está a la orden del día. Según datos del Centro de Almaceneros de Córdoba, en lo que va de 2019 abrieron 166 comercios y cerraron 393, con un saldo negativo de 227 negocios que clausuraron definitivamente sus persianas. La medición interanual arroja el siguiente resultado: abrieron 286 negocios, y cerraron 665, con un saldo neto de 379 cierres definitivos. “Esto tiene un impacto directo sobre el empleo. Por cada negocio de barrio que cierra, se estima que 2,5 personas se quedan sin trabajo”, dijo Vanesa Ruiz, gerenta del Centro de Almaceneros.

Construcción

Córdoba registró en junio pasado 28.781 trabajadores en el rubro de la construcción, lo que implicó una caída de 2,9 % en el nivel de empleo en comparación con igual mes del año pasado.

Así lo indica el último informe del Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (Ieric), según el cual abril del año pasado fue el mejor mes en la historia reciente, con 36.056 trabajadores. Esto quiere decir que, en 14 meses, el sector perdió 7.275 puestos de trabajo.

Esta caída en el empleo fue incluso algo más profunda que la registrada a nivel nacional. En el país, la construcción registró 410.336 puestos de trabajo, lo que implicó una baja de 2,4 % comparada con el mismo mes del año pasado.

En junio, la remuneración promedio de la construcción en Córdoba se ubicó en $ 35.285,1. Por la inflación, el salario real del rubro registró una reducción de 21,7 % comparado con junio del año pasado.



Source link