La deuda acumulada con la UNJu sería de 40 millones de pesos

0
312


El dato surge de la información brindada por el Consejo Superior. Si el dinero adeudado se destinara a satisfacer las necesidades urgentes de los estudiantes equivale a 3.700 becas.

En un resumido informe sobre los ingresos de recursos nacionales a la UNJu que se adjunta a la Resolución del Consejo Superior N° 205/18 del 15 de agosto, afirman que del presupuesto 2018 que asciende a 1.180.177.335 pesos, se encuentran asignados por resoluciones el 81 % de los fondos y quedarían pendientes 224.715.836 pesos.

Por su parte, el ministerio de Hacienda de la nación en su sitio web, informa que al 24 de agosto se ejecutó el 60,31 % del presupuesto de la UNJu ($712,1 millones), estos fondos de gastos corrientes se destinan al pago de los salarios de docentes y no docentes. A su vez, en el informe del las autoridades de la Universidad Nacional de Jujuy afirman que no existen demoras en el envío de los fondos para salarios.

Al problema de los fondos sin resoluciones de la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU) se agregan dos cuestiones irresueltas referidas al presupuesto destinado al gasto operativo. El primero surge por las acreditaciones pendientes de los meses de junio a agosto –inclusive- por $22.618.506. El segundo, es el resultante de la diferencia acumulada entre los fondos presupuestados y los efectivamente acreditados, una subejecución presupuestaria que involucra a 17.333.031 pesos. Ambas suman alcanzan un total de 39.951.537 pesos, el 3,4 % del presupuesto total de la universidad.

Sobre la deuda que ya acumula el gobierno nacional con la UNJu se desconoce el destino de los fondos, puesto que no figura en el informe brindado por las autoridades del Consejo Superior. Pero haciendo una suposición acorde a las necesidades más urgentes de los estudiantes, si este dinero fuera destinado al pago de becas PNBU de $900 por mes (10.800 anuales), estamos hablando de la afectación de becas para 3.700 personas, cerca del 25% del total de estudiantes de la UNJu.

Si este dinero fuera destinado al pago de becas PNBU de $900 por mes (10.800 anuales), estamos hablando de la afectación de becas para 3.700 estudiantes

En el caso de los salarios docentes se ven frente a un fuerte deterioro de su poder adquisitivo que ya viene en retroceso, desde 2011 la pérdida del salario real docente es del 25 %.

Te puede interesar: Lucha universitaria: mentiras PRO en ascenso, salarios y presupuesto a la baja

Plata para educación, no para la deuda externa

Mientras a las universidades les retrasan el envío de fondos y le subejecutan las partidas, le garantizan 23 veces el presupuesto de las 57 universidades a los usureros de la deuda externa que este año se van a llevar en efectivo 78.000

millones de dólares.

No hay forma de defender la universidad sin plantear claramente el no pago de la deuda externa, en conjunto con el rechazo al acuerdo del gobierno con el FMI que el año próximo implica un recorte, al menos de 300.000 millones de pesos, el equivalente a casi 1,5 veces el presupuesto nacional de educación y cultura de este año.

Con expresar preocupación por el presupuesto como hacen las autoridades no alcanza, es necesario rechazar el acuerdo con el FMI y el pago de la deuda externa. Esos fondos deben ir a la educación, salud y obra púbica. La discusión del presupuesto de la universidad de este año y del 2019, no puede quedar en manos de 57 rectores que solo defienden sus propios intereses.

Por el contrario, hay que democratizar la discusión con los estudiantes que son más de 1,5 millón en todo el país, junto a los docentes y no docentes. Hace falta poner en discusión qué presupuesto se necesita para garantizar todas las necesidades de los estudiantes, revertir la deserción por la cual solo 1 de cada 20 estudiantes que ingresan a la UNJu se reciben, el desarrollo efectivo de la ciencia y la investigación junto con las obras de infraestructura pendientes. Esta es la pelea de fondo que está planteada como parte del a defensa de la educación pública.



Source link