La estanflación se avecina: desplome de la actividad económica y más invierno

0
131


La sequía y las corridas bancarias afectaron la economía. Es la peor caída en nueve años. Los analistas proyectan que se viene la estanflación. Golpe al poder adquisitivo y más despidos. El invierno llegó hace rato.

Los números de la economía comenzaron a mostrar que no se trató de una “tormenta” o “turbulencia” como le gusta decir al Gobierno, sino que se podría decir “¡es la crisis, estúpido!”.

La actividad económica se derrumbó en mayo un 5,8 % interanual, según publicó ayer el Indec. Se trata de la peor caída desde 2009. La sequía y las corridas cambiarias afectaron la economía.

Según el Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE) del organismo, en abril la baja fue del 0,6 % respecto del mismo mes del 2017. En tanto, si se toma el indicador desestacionalizado, es decir contra abril, la actividad disminuyó un 1,4 %.

Otro dato reflejó el parate de la economía. La industria se contrajo un 5 % interanual en junio, y acumuló en los primeros seis meses de 2018 una baja de 0,2 % anual, según la consultora de Orlando Ferreres.

Los analistas estiman que se viene una nueva estanflación, la combinación de estancamiento económico con inflación. Sería la sexta luego de la salida de la salida de la crisis de 2001.

Ganaron los especuladores

Según el EMAE, la rama de actividad de mayor incidencia en la caída anual fue “Agricultura, ganadería, caza y silvicultura” con una contracción del 35,2 %. El fuerte descenso se explica por la sequía sobre la cosecha gruesa (soja y maíz).

Otras ramas que contribuyeron a la baja del indicador fueron “Impuestos netos de subsidios” (-2,7 %) y “Transporte y comunicaciones” (-4,9 %). En tanto, la “Industria manufacturera” y “Electricidad, gas y agua”, retrocedieron 1,4 %, la “pesca” 29,2 %,

Mientras que los sectores de “Actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler”, “Intermediación financiera” y “Construcción” fueron los sectores de mayor incidencia positiva.

El sector de intermediación financiera, que incluye a los bancos, en mayo, en plena corrida cambiaria, el sector creció un 10,8 %.

Mientras la devaluación aceleró la inflación y erosionó el poder adquisitivo de los salarios, la corrida cambiaria generó ganancias récord para las entidades financieras locales y de capitales extranjeros.

Según el informe del Banco Central, en mayo, los bancos acumularon ganancias por $ 14.555 millones, un 76,1 % más que en el mismo mes del año pasado. Los ingresos los obtuvieron gracias a la diferencia de cotización de sus tenencias en moneda extranjera. La disparada del dólar fue un gran negocio para el sector.

El invierno más largo

Los analistas advirtieron que la economía entrará en recesión. El economista Martín Alfie de la consultora Radar, explicó al diario La Nación que lo que se observó hasta ahora son los efectos de la sequía, pero que, en los próximos meses, se van a ver de manera más fuerte “los impactos de la corrida como aceleración inflacionaria e impacto en consumo, postergación de decisiones de inversión, desaceleración UVA, el ajuste fiscal y la suba de tasas que encarecen capital de trabajo”.

El especialista agregó que “la perspectiva es que la economía siga cayendo, como mínimo, un trimestre más”.

Un informe del Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la Universidad de Belgrano, titulado “El regreso de la estanflación” sostuvo que todo indica que este año se caracterizará por un proceso de estanflación.

Víctor Beker, director del CENE, señaló que en el documento que “sería así el sexto episodio de esta índole a partir de la salida de la crisis de 2001/2002”.

Por su parte, el Gobierno estima que este año, luego de dos trimestres de recesión, la economía crecerá un 0,5 % y 0,6 %. El secretario de Política Económica, Guido Sandleris, declaró ayer en un encuentro con la prensa, según publicó el diario El Cronista, que en “el segundo trimestre va a ser relevante la caída, puede ser de 3 % tanto en la variación interanual como en la desestacionalizada frente al anterior trimestre; en el tercero todavía pega la tormenta financiera y esperamos que en el cuarto ya mejore”. El funcionario insistió con la tormenta, pero lo cierto es que se ve que la crisis continúa.

Deterioro de las condiciones de vida

El parate de la economía tiene implicancias en la calidad de vida de los trabajadores y los sectores más vulnerables. La contracción de la actividad económica y la inflación causada no por “tormenta” como justifica Cambiemos sino por el fracaso de su propio plan económico implicará un mayor deterioro del poder adquisitivo de los salarios, más despidos y aumento de la pobreza.

Según un informe de Cifra, el poder adquisitivo de los salarios podría caer un 12 % este año, si se mantienen las paritarias de 15 % con una inflación del 30 %. Si se actualizan los salarios al 25 %, la reducción sería del 4 %. En ambos casos, pierde el salario.

Un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) contabilizó sólo en el primer semestre de este año 26.206 despidos y suspensiones, un promedio de 4.368 casos por mes.

La desocupación, según el Indec, en el primer trimestre del año alcanzó el 9,1 %; casi dos millones de personas desocupadas en el país. En tanto, el 39,4 % de los desocupados lleva más de un año en la búsqueda de una ocupación. Esta situación puede agravarse con el freno en la actividad económica.

También se espera un aumento de la pobreza para el primer semestre. El director del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), Agustín Salvia, afirmó el mes pasado al diario Ámbito que el índice de pobreza podría llegar al 29 % para fin de año, y volver así a niveles de dos años atrás.

El Gobierno acordó con el FMI un acuerdo que implicará un mayor recorte del gasto. Macri recibió a Christine Lagarde con los brazos abiertos el fin de semana pasado y pretendió convencerla que llevará adelante el ajuste al que se comprometió.

Te puede interesar: Christine conducción: en falta por la inflación, Macri recibe a la jefa del FMI

A la actual situación de enfriamiento de la economía se agrega un año de más reducción que se plasmará en el Presupuesto del 2019. Su aprobación es un escollo que Cambiemos aún tiene que sortear en negociaciones con la oposición y los gobernadores.

La crisis aún no se cerró y se esperan meses recesivos. Es necesario enfrentar el plan antiobrero y de ajuste del Gobierno de Ceo.

Te puede interesar: Se acelera el desorden económico: ¿qué hacer para enfrentarlo?



Source link