La fuerza de las pibas ante la crisis económica

0
38


Hace poco se conocieron los datos estadísticos acerca de la composición de quienes buscan activamente trabajo y no encuentran o no los llaman. Entre ellos, la mayoría jóvenes, y entre los jóvenes, la mayoría son mujeres.

Las movilizaciones que hubo en el marco del paro de esta semana mostraron que la fuerza de las pibas sigue vigente. El lunes junto a la columna independiente y el martes en los cortes, junto al sindicalismo combativo y clasista, muchas y muchos estuvimos denunciando a las cúpulas sindicales que le dan tregua al gobierno, para que pase el ajuste de Macri, de los gobernadores y del FMI. En esas acciones se hicieron presentes muchas mujeres, muchas de ellas jóvenes, y no es “porque sì”.

Estuvimos acompañando los cortes de los distintos accesos para pelear que el paro sea activo, mostrando además la enorme contundencia que tuvo. Fuimos con nuestros pañuelos verdes y naranjas, con los que estuvimos también en la calle exigiendo que las Iglesias no se metan y que no muera una sola mujer más por aborto clandestino. Los mismos pañuelos con los que tomamos las facultades bancando a nuestros docentes. Este viernes volveremos a las calles. No nos detenemos. Estamos hartas, y vamos a salir para denunciar, como hicimos en el paro, que mientras se quita presupuesto a educación, a salud y a trabajo, se incrementa la plata que va a la Iglesia y eso lo pagamos las jóvenes, las trabajadoras y nuestras familias.

Te puede interesar: Ajustan al pueblo trabajador y siguen destinando millones a la Iglesia

En un contexto donde la crisis golpea con despidos, salarios de miseria y flexibilización laboral, tanto en el sector público como en el sector privado, las mujeres jóvenes sufrimos particularmente esa política de ajuste.

Si se toma el rango etario de jóvenes de 18 a 24 años, estos abarcan casi un 70 % dentro de quienes se encuentran buscando trabajo y no lo encuentran. Para las mujeres, la situación es peor. Según un informe del Indec, para nosotras la desocupación es un 4% más alta que para los varones.

En las acciones que hubo el lunes pude hablar con las que como yo, son mujeres y jóvenes y viven la desocupación y la precarización. Una de ellas me contaba que tuvo que dejar la carrera para ponerse a trabajar porque en la casa no llegaban: “No podía comprar las fotocopias ni pagar el colectivo para ir a cursar. En casa todo aumentaba, los servicios de luz, de gas”.

Otra mujer me decía que “ni los servicios esenciales se pueden conseguir en casa. A mi marido no lo veo porque está trabajando todo el día y yo me tuve que anotar para poder trabajar, porque si no es imposible comprar lo básico que tiene que haber en la casa, la leche, el pan”. Para ella, “realmente no se puede vivir así, vamos a tener que sacar a este presidente, juntarnos como fue en diciembre y sacarlo”.

Otra piba me decía: “trabajo desde los 16 años en Mc Donalds porque quedé embarazada y tuve que terminar lentamente el colegio secundario. Hoy tengo 22 y mis únicas opciones son calls centers con salarios que no alcanzan para vivir, me gustaría empezar a estudiar pero cada vez es un sueño más lejano”.

Como ella, muchas jóvenes dedican gran parte de su día a tareas domésticas que nadie paga, muchas veces convirtiendo los días de las mujeres en dobles jornadas laborales o impidiendo el acceso al mercado laboral porque claro, si tenés hijos, si estás embarazada, si sos mamá o querés serlo, no sos funcional para ninguna patronal.

Es necesario que la fuerza de esas pibas, mujeres jóvenes que conquistaron con la Marea Verde la “despenalización social” del aborto, que ven en la Iglesia enemigos claros, y por más que no hayan arrancado el derecho al aborto puso en la agenda cuáles son los problemas que nos ocupan, bañe de fuerzas a todo el movimiento de trabajadores junto a les estudiantes que hoy salen a la calle. Hay que paralizar todo, hacer una gran huelga general, organizarnos en nuestros lugares de trabajo y de estudio, salir a bancar a las trabajadoras y los trabajadores que se ponen de pie, porque esa es la única forma de tirar abajo este plan de ajuste, que solo traerá más miseria para las mujeres.

Claramente hay un saqueo en curso por eso es necesario desplegar ya todas nuestras fuerzas que venimos acumulando. Este 6 de Octubre en Argentinos Juniors habrá un Encuentro Anticapitalista convocado por la agrupación de mujeres Pan y Rosas y el PTS en el FIT que tiene por objetivo mostrar la fuerza y la disposición de lucha de todos los sectores que hoy están luchando, como somos las mujeres, y mostrar una alternativa distinta para salir de esta crisis y que esta vez la paguen quienes quieren descargarla en nuestra espalda.



Source link