La gestión de la UnPaz avala nuevamente el ingreso de la fuerza pública pese al rechazo estudiantil

0
439



La ley 24521, establece que las fuerzas policiales no pueden ingresar a los establecimientos, a no ser que tengan una autorización judicial, o que su presencia sea requerida por las propias autoridades de la universidad.

Esto parece no haber sido tenido en cuenta por la secretaria académica de la UNPAZ, quien no solo permitió que la oficial ingrese uniformada, si no que además escoltó a la misma hasta la cursada, sin tener en cuenta a los estudiantes que le solicitaban que se retirase.

No es la primera vez que un hecho de esta magnitud tiene lugar en la UNPAZ, ni es en la única universidad en la que ocurrieron hechos similares.

Sin embargo, no se trata solo de que el personal se saltee una ley o un artículo de la misma. Si no que el debate, es mucho más profundo.

A lo largo de la historia, y en los últimos años, hemos visto en reiteradas oportunidades, que las fuerzas policiales en general, la gendarmería, los militares, Etc, han reprimido y asesinado con la protección del estado. Los 30000 compañeros desaparecidos, los asesinatos de Kosteki y Santillán, Luciano Arruga, más recientemente, la desaparición y muerte de Santiago Maldonado, el asesinato de Rafael Nahuel, El caso del policía Chocobar, y la doctrina aplicada posteriormente en el caso de Facundo Ferreira, las represiones a los compañeros de PepsiCo, las de las manifestaciones y cacerolazos del 14 y el 18D, y hace pocos días la de los mineros de río turbio, entre tantas otras, nos dan la pauta de que los policías, son los garantes de la dominación del estado y de sus principales beneficiados, los empresarios capitalistas, en perjuicio de la clase trabajadora. Acá no se trata de un debate de si los policías son buenos o malos. Se trata acerca de la función de la institución a la que pertenecen.

Desde la secretaría de Género y Diversidad del CEUNPAZ de abogacía, la juventud del PTS y la agrupación de mujeres Pan y Rosas llamamos a toda la comunidad educativa, a pedir explicaciones a la gestión de la universidad, y convocamos al centro de estudiantes, a organizarse e impedir el ingreso de policías uniformados o que estén portando armas. A 42 años del último golpe de estado, y teniendo en cuenta las represiones perpetradas por el gobierno y llevadas a cabo por las fuerzas, no podemos permitir este retroceso, y este atropello por su parte.



Source link